La curiosidad, una motivación infinita

La curiosidad es una de las características más inherentes al ser humano. Somos curiosos por naturaleza y, probablemente, la curiosidad sea el motivo por el que nuestras posibilidades de movimiento resulten tan diversas y por el que hayamos acabado siendo tan versátiles. Tras mencionar cómo aprendemos de pequeños a movernos realmente, ¿ cuál crees que es el motor de aprendizaje y desarrollo? ¿Qué provoca que, por ejemplo, un bebé luche contra la fuerza de la gravead y persevere durante días, semanas y meses para lograr pasar de estar tumbado a reptar, y luego a gatear, y después a sujetarse de una silla para ayudarse a ponerse de pie? ¿Cómo se nos ocurre la brillante idea de abrir los cajones de una cómoda de manera escalonada a fin de poder treparla y subir a lo alto? ¿Por qué queremos caminar cada vez más lejos? ¿ Y tocarlo todo, agarrarlo todo, tirarlo todo, romperlo todo, montar y desmontar cuanto tenemos a mano? ¿Qué nos empuja a saltar un charco una y otra vez por más de media hora?

Y, lo más curioso , ¿acaso tenemos algún deseo o expectativa de hacerlo para ser más guapos, delgados, fuertes, rápidos o mantenernos sanos durante las miles de horas que entrenamos en nuestra infancia?

De niños, la curiosidad nos motiva, nos mueve a experimentar y probar cualquier forma de movimiento, sin pensar en el resultado, nos salga mejor o peor. El problema es que , gracias a la educación recibida, que consiste básicamente en ponernos límites y estandarizar nuestra forma de pensar y hacer para que seamos buenos trabajadores, poco a poco, la mayoría de nosotros terminamos perdiéndola. A este hecho hay que sumar también la transmisión de miedos por parte de nuestros adultos ,como es normal cuando ellos han sido víctimas antes que nosotros de la descorporalización creciente de nuestra cultura.

Pero hay un truco para descubrir que todavía eres curioso. Tu curiosidad sigue ahí, puede que dormida, pero latente. Tú mismo puedes comprobarlo. Simplemente estate atento. ¿ En algún momento sientes aburrimiento al entrenar? No me digas que no, porque no me lo creo. ¿ Qué crees que te está diciendo el cuerpo? ¿Qué te pide? Como te han educado para funcionar así, piensas que lo habitual es sentirte atrapado en un callejón sin salida y, de modo binario, concluyes:

  • Estoy aburrido. El cuerpo me pide algo más. Pero esto no lo quiero ya. No lo soporto. Me desmotivo. Lo dejo por un tiempo. O , justo al contrario, me sacrifico más, porque es lo que hay, es lo que debo hacer para ser más guapo y estar más fuerte y sano. Me vuelvo a motivar e insisto, y repito el bucle hasta el infinito. O, incluso, abandono definitivamiento.
  • Estoy aburrido. El cuerpo me pide algo más. ¡Pues se lo doy! Esta cantidad me aburre. Voy a hacerlo más rápido, o con más peso, o con menos descanso. En fin, sea lo que sea, más intenso. Aumentar la intensidad es una gran estrategia para silenciar la mente o el cuerpo,y combatir el aburrimiento. O, bueno, también puede combinar disciplinas y montar circos para distraerme, circuitos, entrenamientos cruzaos y demás, aunque siga basándome en la cantidad y la repetición.

Una pregunta que podrías hacerte es:¿qué será lo siguiente? Cuando vuelva a aparecer el aburrimiento , ¿ qué motivación te inventarás? ¿Qué buscarás fuera de lo que estás haciendo para seguir haciéndolo , repitiendo? ¿Más estética, más rendimiento, más salud?

La pregunta que aquí y ahora te planteo es otra:¿ y si el cuerpo no te estaba pidiendo «algo más» , sino «algo diferente»?¡Ahí lo tienes ! ¡Es tu curiosidad!

Explora tu curiosidad.

Ahora mismo, es muy probable que tu cerebro ya se esté anticipando a lo que voy a decirte y empiece a resistirse y te susurre:» No me líes. Yo ya estoy acostumbrado a funcionar en el piloto automático de la exigencia, el de al cantidad. ¿ Para qué quieres que me mueva? Me aburro, sí ,pero estoy cómodo. Aquí me siento seguro, controlo la situación y tampoco necesito esforzarme demasiado para hacerlo». Es normal, cambiar tiene un precio, es muy costoso energéticamente modificar nuestra conducta, y más cuando no estamos frente a una cuestión de vida o muerte.

Aún así, te invito a hacerlo, ¡te reto a hacerlo! Cuando intuyas que la curiosidad llama a la puerta, dale de comer. No pierdas ni un segundo en hacerlo. Usa esa curiosidad como motivación enseguida. Busca algún tipo de disciplina que te haya llamado la atención alguna vez y pruébala. Si no la hay, atrévete con cualquier cosa, lo primero que te venga a la cabeza. No busques motivos: hazlo. Seguro que conoces a alguien que baila claqué, juega al softball, practica parkour o hace malabares con un diábolo . Si te lo piensas demasiado, encontrarás razones y excusas para no salir de tu zona de confort y volverás a las tabletas, los cronos y los análisis de colesterol. Dale una oportunidad a tu curiosidad intuitiva. Sin conocerte voy a hacerte una promesa , que no quiero permitirme el lujo de no cumplirla, así que imagínate lo seguro que estoy de lo que te voy a decir: si lo haces, si le das espacio a tu curiosidad, vas a encontrar una forma de motivarte para siempre. Te lo prometo.

No olvides que la curiosidad es la chispa del aprendizaje. Y aprender cosas es el mayor vicio del ser humano, porque nuestra capacidad natural para aprender cosas es, sin ninguna dura, lo que nos ha llevado tan lejos. Curiosear y aprender nos encanta y nos sienta bien. El problema es que en un momento dado nos convencieron de que no había nada más que aprender en lo referente a la actividad física y el movimiento, de que ya no tenía sentido hacerlo o , incluso , de que tal vez para ti ya esta demasiado tarde, porque ya tienes una edad. Y entones aceptamos el statu quo de lo convencional , de los estándares y los límites de la actividad física, de la cultura de lo superficial y los números , de las motivaciones inventadas y los objetivos.

A propósito de la edad, fíjate cómo al hablar de motivaciones de estética , de rendimiento y de salud siempre nos topábamos con un obstáculo insalvable: los años. En cambio , nunca seremos tan viejos como para dejar de ser curiosos y seguir aprendiendo. Puede que todavía estés pensando en modo ejercicio o entrenamiento , pero se amplía a toda tus facetas, si necesitas moverte y debes moverte, ¡puedes moverte!

Cuando la curiosidad se convierte en el motor de tu actividad física y de tu entrenamiento , adoptas una actitud de aprendizaje, pues toda tu atención se focaliza , se condensa en el propio movimiento. ¿Quieres aprender a hacer correctamente flexiones o dominadas? No te importe cuántas hagas, ni lo fornidos que se verán tus brazos de aquí a unos meses . Céntrate en la estabilización escapular, el control de la trayectoria y el tempo de la repetición. Obviamente , esto solo funciona cuando te enfrentas a nuevos retos , nuevos aprendizajes sistemáticamente. En cuanto domines los fundamentos de la calistenia, perderás la magia de aquí y ahora y la cabeza se te marchará fuera del movimiento, para pensar en otra cosa. Una vez alcanzado ese punto sabrás que ha llegado el momento de volver a decidir entre repetir o elegir un movimiento diferente, ya sea dentro de la misma disciplina o en una distinta, a fin de seguir alimentando tu curiosidad.

Al estado mental que alcanzas en el aquí y ahora cuando estás completamente inmerso en la actividad que realizas se lo conoce como flow ( flujo del verbo fluir), estado de flujo definido por Mihály Csíkszentmihályi a mediados de la década de 1970 , que no te deja pensar, mientas todo tú estás presente en el desarrollo de tu actividad, fusionando razón, intuición y emoción, hasta alcanzar esos momentos en que sientes más bienestar y te sientes más realizado. Podrías creer que lo mejor de recurrir a la curiosidad como fuente de motivación es que te lleva a un estado de flujo. Pero no. Eso también lo consigues centrándote en la cantidad, cuando aumentas los números, la intensidad , el volumen, la carga de tu actividad física para hacerla más exigente, movido por tus deseos ajenos al propio movimiento. Lo mejor de la curiosidad es que te lleva al estado de flujo mientras te obliga a focalizar tu atención en la calidad del movimiento desplegado, en los detalles y matices de cómo te estás moviendo, en atender al proceso de aprendizaje, al movimiento mismo.

Fuente: Camina, salta , baila. Muévete más y vive mejor. Rober Sánchez.

Cuidado postural y corporal

Mírate al espejo si observas que echas los hombros hacia delante verás que tu barriga se comba hacia afuera, pero si echas los hombros hacia atrás y te pones bien recto, como si tuvieras un hilo recorriendo tu columna vertebras y alguien tirara del él hacia arriba, tu abdomen automáticamente se mete hacia dentro.

En la zona abdominal hay una musculatura muy potente que, lamentablemente, se cuida poco y mal y, en consecuencia, pierde tono con el tiempo pero puedes mantenerla activa en tu día a día. Un truco muy útil consiste en contraer ligeramente el abdomen, es decir, meter la barriga hacia adentro e intentar mantenerlo así a lo largo del día, el mayor tiempo posible. Este simple gesto fortalece mucho el vientre, aparte de que , en menos de un mes, tu abdomen se acostumbrará y lo mantendrás contraído de forma automática, sin darte cuenta.

Acostúmbrate también a utilizar la potencia de tus músculos abdominales para situaciones cotidianas en las que tengas que hacer fuerza para algo, por ejemplo, levantar algo pesado. Prueba entonces a contraer esta zona y «tirar» con ella, para que participe de ese esfuerzo, de este modo fortaleces estos músculos y la barriga permanece contenida y firme.

No comprimas la zona abdominal, evita ponerte fajas y ropa demasiado ajustada, ya que provocan flacidez y mala circulación.

Los músculos abdominales ejercen una función muy importante, actuando como una «faja natural » que sostiene en su posición correcta el paquete intestinal y todos los órganos vitales situados en la cavidad abdominal. Además, sirven también de refuerzo a la columna vertebral, manteniéndola en su eje. Es importante tener fuerte la musculatura del abdomen, ya que si estos grupos musculares están laxos o débiles no cumplirán adecuadamente su función. Mantener en forma estos músculos, por tanto, no es solo una cuestión estética.

Los abdominales están ahí, todos los tenemos. pero hay que entrenar duro si queremos marcarlos ya que habrá que eliminar la capa de grasa que los cubre. El ejercicio, por supuesto , es fundamental si queremos reducir la grasa acumulada en el abdomen. Es cierto que si tienes grasa en esa zona desde siempre , es decir ,por genética, es algo más complicado y te costará eliminarla . Debes tener constancia y paciencia.

Realiza ejercicios aeróbicos y HIIT ( rutina a intervalos), que queman mucha gasa , y completa tu rutina con ejercicios de tonificación.

¿ Qué orden es preferible llevar cuando entrenes ?¿es mejor empezar por cardio o pesas? Para quemar grasa, siempre resulta más eficaz hacer primero la tonificación y después el cardio. Con la tonificación quemamos glucógeno almacenado en los músculos de modo que, cuando a continuación hacemos cardio, ya empezamos a quemar directamente la grasa acumulada. Además, si hacemos primero el cardio, al ir a hacer la tonificación después los músculos están cansados y no responderán bien, por lo menos no tan bien como si hacemos la tonificación primero.

Por supuesto, debes hacer ejercicios de abdominales varias veces por semana para reafirmar estos músculos. Ejercita todos los músculos abdominales ( altos, bajos y oblicuos) no te centres solo en uno de estos grupos, suele ser éste un error muy frecuente. Incorpora a tu rutina distintos ejercicios para asegurarte que trabajas el abdomen en su totalidad.

Introduce periódicamente variaciones en tu entrenamiento y en tus rutinas de abdominales. Es muy importante no estancarse: hay que variar ejercicios, el tiempo de recuperación, la velocidad de ejecución… Para mejorar tu rendimiento busca estímulos nuevos con los que «sorprender» a tu musculatura.

Si, pese a que dedicas tiempo y trabajo a tus abdominales, todavía no has conseguido marcarlos como te gustaría, puede deberse principalmente a dos causas: tu porcentaje de masa corporal o porque los sobreentrenas, es decir, los entrenas a diario o los machacas a base de repeticiones sin intensidad.

Mucha gente lo que hace es entrenar, entrenar y entrenar , cuando en realidad los abdominales deben trabajarse con intensidad, sí, pero al día siguiente hay que dejar que descansen las fibras musculares se regeneren y aumenten. Fatigando el músculo de esta manera solo conseguiremos anularlo, obteniendo incluso lo contrario de lo que estamos buscando. Puedes dedicar a los abdominales más o menos días de entrenamiento a la semana y trabajarlos con mayor o menor intensidad, en función de los resultados que busques, pero lo que no debes hacer, bajo ninguna circunstancia, es trabajarlos a diario.

Si realmente quieres reducir la grasa abdominal tendrás que prestar más atención a tus piernas. Si, las piernas hay que entrenarlas porque la forman los grandes músculos del cuerpo y para entrenarlas se necesita utilizar una gran cantidad de energía, de modo que trabajando las piernas estás aumentando tu metabolismo, quemando más calorías y, en consecuencia, quemando grasa abdominal.

Otra forma efectiva para aumentar el consumo calórico, y así reducir la gras más rápido, es hacer ejercicios que movilicen grandes masas musculares o que trabajen varios grupos musculares a la vez ya que de esta manera el cuerpo necesita un esfuerzo mayor para abastecer a cada músculos con lo que consumen más energía. Esto es válido tanto si hacemos trabajo con pesas como con ejercicio aeróbico. Así que recuerda: cuantos más grupos musculares movilicemos con el ejercicio, mayor gasto calórico tendremos.

Practica yoga. Hay muchas posturas que facilitan la digestión y también otras que tonifican, estilizan y fortalecen el abdomen.

Una buena forma de trabajar de forma efectiva es tener en casa un fitball que ayuda a ejercitar todo el cuerpo y, en el caso del abdomen, tiene excelentes resultados. Entrenar sobre una superficie inestable hace que la zona abdominal trabaje intensamente para mantener el equilibrio y, en consecuencia, los músculos abdominales se fortalece.

Duerme. La cama es el mejor amigo de tus abdominales. Las hormonas que regulan la quema de grasas se ven muy afectadas por la falta de descanso, lo que provoca una mayor acumulación de grasa en zonas críticas como la cintura. Cuando el entrenamiento es cada vez más exigente y, además se sigue una dieta estricta, es fundamental respetar las siete u ocho horas de sueño diarias. Si no hemos descansado no nos recuperaremos correctamente del entrenamiento y, al mismo tiempo nuestro metabolismo graso se hará menos eficiente y quemará menos calorías. El secreto para sacar el máximo partido al entrenamiento ,y por tanto mejorar el rendimiento físico, es la recuperación. Sin descanso no hay mejora.

Vía: Cuidaté . Susana Cardiel.

Simplifica tu vida: treinta horas para reinventarte

La ejecutiva Elaine St. James llevaba una vida rápida y complicada. Ella y su marido vivían en una casa en las afueras que apenas disfrutaban, tenían amarrado un barco que no usaban y sus trabajos los mantenían alejados a uno del otro durante toda la jornada.

A partir de un fin de semana de retiro en una cabaña, Elaine se replanteó lo que estaba sucediendo en su vida. Fue entonces cuando decidió mudarse con su marido a una casa más pequeña y fácil de mantener cerca del trabajo, y se deshicieron de todos esos cachivaches inútiles que tendían a acumular.

Elaine St. James volcó sus experiencia en el manual Simplifica tu vida, en el que ofrece cien consejos para suprimir lo accesorio y así ganar tiempo para hacer lo que realmente deseamos. El primer paso para simplificar nuestras vidas es invertir una hora al día para reflexionar, es decir, que en un mes tendremos treinta horas. ¿ Y qué debemos preguntarnos?

Pues se trata de pensar qué es lo que más complica nuestra vida : un trabajo que o nos gusta o al que dedicamos demasiadas horas, una casa que se nos cae encima, unas amistades de compromiso a las que dedicamos demasiado tiempo… para a partir de ahí ver cómo podemos eliminar y simplificar nuestra vida.

Aunque cada cual debe llegar a sus propias soluciones según su situación, estas fueron quince de las medidas a las que llegó la autora de este best seller internacional:

  • Eliminar el desorden de tu vida y librarse de los trastos.
  • Reducir a la mitad el tiempo para hacer la compra, con menos viajes ( y más eficaces ) al supermercado.
  • Trasladarse a una casa más pequeña.
  • Conducir un coche pequeño.
  • Simplificar el vestuario a aquello que realmente le gustaba.
  • No contestar el teléfono o abrir la puerta solo porque están llamando.
  • Tomarse de vez en cuando unas vacaciones en casa.
  • Saldar las deudas y empezar a ahorrar parte del sueldo.
  • Reducir las necesidades.
  • Poner la agenda a su servicio en lugar de ser esclava de ella.
  • No intentar cambiar a la gente.
  • Hacer una sola cosa a la vez.
  • Decir que no y que cada vez que sea necesario.
  • No quedar con nadie por obligación durante el tiempo libre.

El secreto del kaizen.

Así como hemos desgranado consejos sencillos para consumir de forma racional y bien dirigida , cualquier gran transformación que queramos introducir en nuestra vida parte de pequeños cambios que, introducidos en nuestro día a día, acabarán revolucionando positivamente nuestra vida.

Los japoneses son unos maestros del detalle , y fue precisamente esta pasión por mejorar lo pequeño la que les llevó al milagro económico después de la Segunda Guerra Mundial. La filosofía que se oculta tras esa pasión por la excelencia, que podemos aplicar a nuestra propia vida, se ha denominado kaizen.

En los años cincuenta, el ejército de los Estados Unidos ocupó Japón y llevó consigo estadistas expertos en el control de la calidad para levantar el nivel industrial del país. Durante la posguerra, W. Edward Deming y Joseph M. Juran impartieron lecciones sobre métodos de trabajo a la industria civil japonesa. Así fue como la filosofía de la superación de los japoneses se fusionó con la inteligencia racional de los occidentales, lo que dio lugar al kaizen o cambio para mejorar.

Etimológicamente, kai significa » cambio , la acción de enmendar , y zen significa «bueno , beneficioso» , en el sentido de hacer un bien altruista. Es decir, el kaizen es una filosofía para mejorar cada día un poco más. El objetivo es muy sencillo: no debe pasar un solo día sin que haya mejorado algo en tu entorno, no solo en el ámbito profesional, sino también en tu vida personal y en tu sociedad.

En la empresa, kaizen se ocupa de eliminar desperdicios, lograr el grado óptimo en el trabajo sin importar la sección que ocupe cada trabajador y, como norma general, logar un mejor rendimiento con el tiempo que tenemos asignado a cada tarea.

Aunque en el entorno de una fábrica el kaizen se centra en el control de calidad para diferenciarse , a través de la excelencia, de los competidores , esta filosofía puede aplicarse a todos los ámbitos de nuestro día a día: no basta con desear mejorar cada día , sino que es necesario actuar.

Pequeños grandes pasos.

En nuestra vida diaria, para seguir la filosofía kaizen y mejorar cada día, lo primero que debemos hacer es reconocer que tenemos problemas. Solo a partir de este reconocimiento lograremos mejorar , ya que la complacencia es nuestro enemigo. Un hábito aprendido puede desaprenderse, cambiarse por otro más efectivo y así mejorar nuestras vidas.

Bien mirado, esta filosofía no deja de ser un método para resolver problemas. Una vez los detectamos y los reconocemos, lograremos elevar la calidad global de nuestra vida introduciendo pequeñas modificaciones.

En su libro El camino del kaizen, Rober Maurer analiza cómo podemos modelar lamente a través de pequeños cambios en nuestro modo de pensar. Este ejercicio de artesanía psicológica puede generar una revolución personal que nos acerque a objetivos que nos parecían inalcanzables. ara ello, nos propone seguir los siguientes pasos:

  1. Aísla la tarea que temes o te resistes a hacer. Concédete un mes para poder llevarla a cabo con éxito. Considera el tiempo que media hasta ese momento un simple entrenamiento.
  2. Dedica unos segundos al día a modelar la mente para esta tarea. No es necesario ni siquiera que sean minutos, lo importante es que hagamos este ejercicio cada jornada.
  3. Ponte cómodo y cierra los ojos para visualizar la situación difícil. ¿Dónde tiene lugar? ¿Quién o quienes hay? ¿Cuál es su aspecto? ¿Hace frío o calor? ¿Qué olores u otras sensaciones me llegan?
  4. Imagínate realizando la tarea. Sin mover un músculo, debes verte habiendo aquello que temes con total comodidad. Conviértete en actor de tu propia película tal como te gustaría que se desarrollara.
  5. Visualiza una respuesta positiva a esta actividad. Si por ejemplo estás dando una conferencia, imagina a los oyentes entusiastas inclinados hacia delante en sus asientos y el sonido de los lápices rasgando notas.
  6. Aumenta poco a poco el tiempo diario que dedicas a modelar tu mente. La idea es que te sientas cómodo realizando mentalmente esta actividad y puedas trasladarla al exterior sin esfuerzo.
  7. Empieza por lo pequeño. Cuando estés listo para pasar a la acción, da primero un paso menor para adquirir confianza. Por ejemplo, si vas a dar una conferencia, ensaya primero ante uno o dos amigo.

El economista y conferenciante Alex Rovira decía en una entrevista qu épocas personas se recuperan de un éxito, mientas que del fracaso todo el mundo aprende algo.

Hay maestros del fracaso que lograron extraer oro de sus errores. Solo a través de nuestros errores tenemos l oportunidad de aprender algo nuevo. Es así como subimos peldaños en nuestra evolución personal. El fracaso y las crisis son la manera que tiene la vida de enseñarnos a caminar por territorios que de otro modo nunca habríamos descubierto.

Así como las crisis son oportunidades para madurar y nos permiten distinguir lo importante de los accesorio, el fracaso nos aporta importantes lecciones, empezando por la humildad, a la vez que estimula nuestra capacidad de inventiva y de explorar nuevas soluciones.

Si superamos el miedo a que no se cumplan nuestras expectativas, descubriremos que cuando eso sucede se abren otros caminos.

Charles Dickens decía que cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender. A continuación veremos ocho ejemplos de personalidades que, gracias a sus fracasos, encontraron la llave del éxito, porque no hay que olvidar que el fracaso enseña lo que el éxito oculta:

  • Cristóbal Colón descubrió América debido a un error garrafal en el cálculo de la navegación hacia las Indias Orientales. Gracias a su fracaso, hoy se habla español en gran parte del mundo.
  • Ernest Shackleton fue un explorador aventurero que vio frustrados sus intentos por viajar al Polo Sur cuando otros se le adelantaban, hasta que la mala fortuna hizo que los hielos atraparan su barco. Aun así Shackleton arriesgó su vida para salvar a su tripulación y en ningún momento dudó que lo lograría. Al relatar esta gesta, reconoció que este había sido el mayor éxito de su vida.
  • Thomas A Edison fue un inventor que consideraba cada fracaso como un nuevo paso hacia su meta, un error que le revelaba dónde debía mejorar y le mostraba hacia dónde encaminarse. Por ello no escatimó en tiempo y recursos para inventar la bombilla , y probó con miles de filamentos hasta que se hizo la luz.
  • Hellen Keller perdió sus sentidos, incluida el habla, a causa de una enfermedad. Gracias a su optimismo, a su tenacidad y a su deseo de superarse, llegó a ser una mujer que estudió en la universidad y dio conferencias por todo el mundo.
  • Ingvar Kamprad, el fundador de IKEA, ha creado todo un imperio con una sola brillante idea: muebles baratos que uno puede montar por sí mismo. Pero no todo fue fácil, ya que cuando Kamprad estaba despegando, los fabricantes suecos decidieron vetarlo en las ferias del mueble, algo que, lejos de desanimarlo, le obligó a abrir horizontes y proyectarse hacia el extranjero. Gracias a eso, hoy encontramos IKEA en todo el mundo.
  • Richard Branson, creador del imperio Virgin, fracasó en sus primeros negocios, pero le mantuvo a flote su carácter optimista, convencido además de la necesidad de ayudar a los demás y devolver parte de lo que la vida te da.
  • Steve Jobs, el creador de Apple, sufrió un terrible contratiempo cuando fue despedido de la propia compañía que había fundado. sin embargo, aprovechó el fracaso para empezar de nuevo y lanzar la compañía de animación Pixar , donde nacieron películas que batieron el récord de taquillas como Toy Story.
  • J.K Rowling, autora de los libros d Harry Potter, vivió en la pobreza durante una larga temporada después de trabajar como profesora. Se encontraba en el paro , tenía una hija y no sabía cómo salir adelante, pero justamente ese estado fue el que le hizo darse cuenta de que lo que realmente le gustaba era escribir.
  • Edith Piaf tuvo una vida terrible. Abandonada por su madre y maltratada por su padre, de pequeña, hasta los 10 años, vivió en un prostíbulo. Cantó en la calle, en los tugurios de Montmartre en París… pero su voz llegó a ser el alma de esta ciudad.
  • Juan Pablo II se quedó de niño sin madre, que murió cuando él tenía 9 años. Vivió el nazismo y el comunismo. Enseñó con su ejemplo que la fe y la razón pueden ir de la mano. Ha sido para el Time, The New York Times y el Fankfurter Allgemeine, entre otros periódicos, el hombre humanista del siglo XX.

Fuente: No te rindas. Enrique Rojas

Bienestar asegurado

Estirando relajas la mente y alejas la negatividad.

Cuando nos sentimos tan fatigados que la vida cotidiana se convierte en un reto que nos parece imposible afrontar, todo nuestro cuerpo se resiente, pero nuestra mente también sufre. Nos cuesta dormir , nos levantamos ya cansados, no podemos concentrarnos en el trabajo, nos olvidamos detalles importantes… Todo ello nos genera más estrés , más ansiedad y más agotamiento. Vivimos en un bucle perverso que nos empequeñece cada vez más y no sabemos cómo salir de él. La buena noticia es que podemos hacerlo.

El estrés a raya.

Los momentos de crisis hacen que todo nuestro mundo salte en mil pedazos. Somos conscientes de que tenemos que recomponerlo, pero no sabemos cómo ni por dónde empezar. Una situación así acaba por bloquear nuestro cuerpo , que se paraliza. Y la presión para reconstruirnos aumenta cada vez más, consumiendo nuestra energía hasta agotarla. Un primer paso a nuestro alcance para recuperarnos consiste en empezar a trabajar nuestro cuerpo ,porque realizar estiramientos entre 15 y 30 minutos diarios es una herramienta muy eficaz para salir de la espiral de estrés o ansiedad que nos invalidad. Tal como han descubierto investigadores de las Universidades de Duisburg-Essen ( Alemania) y Australia del Sur, estirar nuestro sistema muscular reduce los niveles de cortisol (hormona del estrés) y mejora la percepción subjetiva que tenemos del estrés. A una conclusión similar llegó el Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton ( EEUU): trabajar el cuerpo organiza nuestro cerebro de tal modo que somos más capaces de mantener a raya el estrés y de responder mejor ante las situaciones estresantes de nuestra vida. Así, alejamos la ansiedad, empezamos a recuperar la energía y todo, poco a poco , vuelve a colocarse en su lugar.

Hormonas de la felicidad.

También se ha demostrado que practicar una actividad física como los estiramientos musculares aumenta nuestros niveles de serotonina, una hormona que controla nuestros movimientos, nuestras percepciones y nuestras capacidades para aprender y recodar, además también participa en la regulación de miedo, la angustia y el dolor ,y en la producción de melatonina, una proteína que regula el sueño y nuestro reloj biológico. Así , la serotonina se convierte en una gran aliada para recuperar la energía que hemos perdido, porque incide directamente en todos aquellos factores que contribuyen a mermarla. Además, la actividad física también nos hace producir otras hormonas como las endorfinas, que actúan directamente en nuestra percepción del dolor y son como analgésicos naturales. También son responsables de que nos sintamos felices tras ejercitarnos y esa sensación placentera la recuerda el cuerpo, con lo que nos impulsa a seguir haciendo ejercicio. Practicando estiramientos , empezamos por devolver a nuestros músculos su forma y sus funciones originales, aquellas para las que están diseñados. Lo hacemos de fuera hacia dentro, con tranquilidad y sin sobreesfuerzos . A medida que vamos liberando nuestra musculatura de tensión, generamos reacciones químicas en nuestro organismos y segregamos más y más serotonina y endorfinas, que nos ayudan a liberarnos de la ansiedad y la negatividad que invade nuestra mente. Dormimos y reaccionamos mejor ante el estrés, estamos más atentos. Recuperamos el control y nos sentimos más vitales. A la vez, el mundo cambia a nuestro alrededor, porque no solo estamos enérgicos, también nos ven mejor y nuestras relaciones mejoran en cantidad y en calidad.

El cerebro se beneficia.

Es estrés crónico puede provocar que perdamos volumen cerebral , que se pierdan conexiones cerebrales , y que eso altere tanto nuestras emociones como las capacidades cognitivas que nos permiten aprender y recordar, dos funciones básicas para nuestra supervivencia, según ha establecido un estudio de la Universidad de Yale ( EEUU).

El volumen cerebral. La práctica regular de ejercicios de estiramiento incrementa el volumen cerebral, tan como afirma la Radiological Society of North America, que demostró en una investigación que gracias a ellos aumenta, sobre todo, el tamaño del lóbulo temporal del cerebro, encargado de que descifremos las percepciones auditivas, de nuestra capacidad para recordar, de la comprensión del lenguaje, de que reconozcamos las caras y de nuestras respuestas emocionales.

La plasticidad. Nuestro cerebro tiene una capacidad casi mágica: puede transformarse a partir de los cambios en su entorno. Gracias a los TAC y a las resonancias magnéticas se ha demostrado que las experiencias que vivimos provocan cambios en la forma y en las funciones de las neuronas ( las células nerviosas ) y otros componentes del sistema nervioso. Esa capacidad se llama plasticidad cerebral o neuroplasticidad. Se ha constatado que una actividad física como los ejercicios de estiramiento potencian esta plasticidad cerebral. ¿ Y cómo nos afecta eso? Nuestras neuronas se regeneran y se conectan más y mejor entre ellas. Así, nuestras capacidades cognitivas para aprender y recordar mejoran considerablemente .

Más neuronas. Según un estudio publicado en The Journal Of Physiology, si practicamos estiramientos de forma regular, activamos la neurogénesis, la creación de neuronas. Y lo hacemos, sobre todo, en una zona del cerebro llamada hipocampo, que es fundamental en los procesos de aprendizaje y memoria.

Una mente más sana. Todos los cambios que experimenta nuestro cerebro cuando trabajamos nuestra musculatura están directamente relacionados con mejoras en nuestra salud mental.Además de reducir los niveles de estrés y de ansiedad, como ya hemos visto, practicar estiramientos a diario aleja de nuestras vidas el fantasma de la depresión, incluso de aquella más profunda. Así lo ha demostrado una investigación de la Universidad de California ( EEUU). Un grupo de sus académicos ha publicado un estudio en Journal Of Neuroscience en el que afirman que el trabajo corporal puede restaurar neurotransmisores como el glutamato y el GABA. Estos mensajeros del cerebro experimentan un descenso e sus niveles cuando vivimos un proceso de depresión. Si nos ejercitamos, podemos ir recuperándolos. Según los investigadores estadounidenses practicar una actividad física, incluidos los estiramientos musculares, puede ser una eficaz herramienta para el tratamiento de la depresión. En el mismo sentido se han manifestado dos grandes estudios llevados a cabo por el Campus Alberta de Psicología Aplicada ( Canadá) y la Universidad de Cincinnati ( Estados Unidos). Tras un exhaustivo trabajo con personas que padecían cuadros de ansiedad y depresión, concluyeron que en algunos casos mejoraban realizando ejercicios sencillos de estiramientos. Los beneficios de dedicar unos minutos al día a estirar nuestro cuerpo no acaban ahí, porque también se ha demostrado que los adultos físicamente activos corren menos riesgo de desarrollar demencia, tal y como han establecido científicos canadienses. igualmente , aquellos que padecen Alzhéimer pueden experimentar mejoras en su movilidad y en la ejecución de las tareas diarias, así como en sus capacidades cognitivas y equilibrio.

Más placer.

La dopamina. Cuando estiramos también segregamos dopamina y la sensación de placer que nos ofrece tras ejercitarnos nos » engancha».

Menos tóxicos. buenos niveles de dopamina ayudan a reducir fuentes de placer poco saludables como tabaco, dulces, alcohol, … que están detrás de la falta de energía.

Fuente: Estírate. RBA publicaciones.

Motivación divino tesoro: las medidas de prevención básicas para una vida larga y saludable.

No siempre sale todo como uno había planeado.

Podemos hacerlo todo bien y el resultado puede salir mal. en tiempos de Laplace, que dijo que conociendo las condiciones iniciales del universo podría predecirse todo el futuro , y que pensaba que todo efecto tiene una causa, hubiéramos podido culparnos a nosotros mismos – o a los demás- del mal resultado.

Pero de esto hace ya doscientos años Hoy vemos el universo con los ojos de Planck, estamos en tiempos de indeterminación cuántica. Sabemos que hay elementos de azar que trastocan los mejores planes y que a veces nadie tiene la culpa.

El azar gobierna las partículas del universo, que obedecen a las leyes aparentemente absurdas de la física cuántica y que han permitido que se formaran el Sol y la Tierra y que surgiera la vida. Y también afecta a los seres vivos , que no pueden controlar todo lo que ocurre en el interior de su organismo ni todas las interacciones con el entorno exterior. El cáncer llega sin motivo, las mutaciones del ADN, el mosquito con malaria que nos pica, una bacteria inesperada, el rayo caído del cielo, las conexiones que forman entre neuronas, las conexiones que se pierden… Todos estos son ejemplo de lo que llamamos fenómenos estocásticos. Fenómenos impredecibles por la influencia de variables aleatorias.

Lo cual no significa que estemos indefensos ante el azar. Dentro de lo imprevisible, tenemos estrategias para reducir el margen de incertidumbre y ampliar el control. Estrategias para decidir cómo queremos vivir. Para cerrar los espacios a las bacterias indeseadas, para minimizar los daños en el ADN , para evitar accidentes y en definitiva para disfrutar de una vida larga y saludable.

Estrategias como mantenerse activo físicamente, conservar el cerebro en forma, cuidar las relaciones afectivas, evitar una dieta de excesos , controlar el estrés, seguir nuestro camino y no e que otros quieren que sigamos… Pero incluso haciendo todo esto bien, no estamos a salvo de imprevistos. Podemos ser víctimas de daños estocásticos. De modo que todas estas recomendaciones hay que añadir una más: no descuidar las medidas de prevención de diagnóstico precoz.

La recomendación número uno, la más importante es no fumar. Todos , incluso los que fumáis, saben que el tabaco es perjudicial. Saben que aumenta el riesgo de múltiples cánceres, que es perjudicial para el sistema cardiovascular y que aumenta el riesgo de infarto y de ictus, saben que aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias como el EPOC, que no tiene cura y es la tercera causa de muerte en el mundo… No hace falta que insistamos en ello.

Lo que tal vez no sepan es hasta qué punto aumenta el riesgo. Porque la mayoría de los fumadores no desarrollan cáncer de pulmón, así que, si ustedes fuman, lo más probable es que no les afecte, ¿ no es cierto? Y lo más probable es que , si fuman, tampoco tengas un infarto. Así que, ¿ por qué no encender otro cigarrillo? ,ya dejarán de fumar otro día. Unos pocos números nos pueden ayudar a poner la cuestión en perspectiva.

Aproximadamente uno de cada seis hombres que fuman desarrollarán cáncer de pulmón según un estudio de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer basado en datos de seis países del este de Europa. Un estudio independiente realizado en Canadá ha llegado al mismo resultado: uno de cada seis. Es posible que la cifra sea distinta en España o en otros países, porque pueden influir variables como el número de cigarrillos al día, la edad en que se empezó a fumar o la manera de consumir el tabaco. Pero no tenemos datos equiparables de España, de modo que nos quedaremos con uno de cada seis como la mejor aproximación que tenemos.

Esto significa que , si encuentran un grupo de seis personas fumando ante la puerta de un bar, una de ellas probablemente sufrirá un cáncer de pulmón. Nadie sabe a priori cuál de las seis será. Puede ocurrir que tengan suerte y no le toque a ninguna de ellas. Pero también puede ocurrir que tengan mala suerte y les toque a dos. O muy mala suerte y que les toque a tres.

Ahora imaginen por un momento el mismo grupo de seis personas ante una vía de tren. Deben cruzarla y se acerca una locomotora a toda velocidad. Supongamos que la probabilidad de que los atropelle la locomotora es una entre seis. Si los seis cruzan, uno morirá. Si ustedes fueran una de estas seis personas, ¿cruzarían? ¿Invitarían a los demás a cruzar? Si vieran a su pareja, o a sus hijos, o a alguna persona que les importe, a punto de cruzar, ¿ intervendrían para parlarlos? Esta locomotora es el tabaco. Atropella con un cáncer de pulmón a una de cada seis personas que se cruzan en su camino .

Uno de cada seis, si quieren tener una idea de la magnitud del riesgo, es la probabilidad de morir de un disparo de la ruleta rusa. Suele hacer seis compartimentos para balas en el tambor del revólver, se coloca una bala en uno de ellos , se gira el tambor y se dispara.

Los otros cinco fumadores, los que han cruzado la vía y han esquivado la locomotora , aún no están a salvo. Tengan en cuenta que los compuestos cancerígenos del humo del tabaco no solo entran en contacto con los pulmones, sino también con otros tejidos vulnerables al cáncer. Por este motivo, la gran mayoría de cánceres de laringe, de esófago o de la cavidad bucal- entre otros- se dan en personas fumadoras. Algunos de estos compuestos pasan después a la sangre y se distribuyen por todo el cuerpo, donde pueden causar cánceres de vejiga, de riñón, de páncreas… En total, más de quince tipos de cáncer distintos.

En la sangre, ya se sabe, los compuestos del tabaco afectan también al sistema cardiovascular, donde provocan un estado de inflamación crónica en los vasos sanguíneos y aumentan el riesgo de daños catastróficos en forma de infartos en el corazón y de ictus en el cerebro.

En los pulmones, merman la capacidad respiratoria de manera sigilosa, antes de que las personas fumadoras se den cuenta de ello, y con el tiempo llevan a limitar las actividades que cada una pude hacer.

No es fácil calcular a cuánto asciende la factura total para la salud de cánceres, daños cardiovasculares y daños respiratorios causados por el tabaco. Hay gente que fuma durante décadas y aparentemente no sufre ningún daños sin que nadie sepa explicar por qué. Jeanne Calmer fumó durante noventa y seis años y esto no le impidió convertirse e la personas más longeva del mundo. Otras personas, por el contrario, son altamente vulnerables al tabaco, aunque no lo descubren hasta que es demasiado tarde.

Para hacer una estimación de la factura total, investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard han analizado datos de más de 100.000 mujeres de Estados Unidos recogidos a los largo de 25 años. Se registraron 12.483 muertes en este periodo , lo que permitió comparar la mortalidad entre las que fumaban y las que se abstenían. Una vez procesados los datos, se descubrió que un 64% de las fumadoras habían muerto de manera prematura por daños derivados del tabaco . Un 64 % equivale aproximadamente a dos de cada tres. Lo cual es bastante más peligroso que jugar a la ruleta rusa.

Otro grupo de investigación ha calculado, también a partir de datos de Estados Unido, cuánto acorta la vida el hábito de fumar. Han descubierto que, en mujeres , la probabilidad de llegar a los ochenta años es de un 70 % si no se fuma, pero se reduce a un 38% si se fuma. En hombres, que tienen una esperanza de vida menor, los porcentajes son más bajos: 61% en no fumadores y 26 % en fumadores. En conjunto, el tabaco acorta la vida de los hombres en doce años y la de las mujeres , en once.

Por eso les decimos que, si tienen intención de disfrutar de una vida larga y saludable, la recomendación de prevención más importante que les podemos hacer es no fumar.

El tabaco, por supuesto, no es la única agresión que acelera el envejecimiento. La obesidad, crea un estado de inflamación crónica en el organismo que acorta la vida y sabemos que el cuerpo humano necesita estar activo para estimular sus mecanismos de regeneración y reparación, mientras que el sedentarismo acelera la degradación de los órganos y tejidos. También el estrés tiene un efecto perjudicial directo porque acorta los telómeros y favorece la inflamación, y también un efecto indirecto porque lleva a conductas poco saludables. Y les hemos hablado del efecto protector de una dieta variada y sin excesos, así como de los riesgos de abusar de sal, azúcares y grasas saturadas.

Si se paran a pensarlo, todas las conductas poco saludables que aceleran el envejecimiento tienen algo en común. todas anteponen la gratificación a corto plazo al beneficio a largo plazo. El placer inmediato del azúcar, el tabaco o el sofá ante que el deseo abstracto de encontrarse bien mañana.

Así es como funciona nuestro cerebro y así es como funciona también la sociedad. Lo quiero todo y lo quiero ahora, cómo cantaba Freddie Mercury. Si os miramos al espejo honestamente, debemos reconocer que estamos mal equipados para resistirnos a las tentaciones. Tenemos estructuras cerebrales que han evolucionado durante cientos de millones de años para responder a la llamada del placer. Por el contrario, no tenemos ningún control en el cerebro que responda a la llamada de la salud.

No nos malinterpreten, no queremos decir que las experiencias placenteras sean negativas y que haya que evitarlas. Poco disfrutaríamos de la vida si renunciáramos a toda forma de placer. Pero, si tenemos una mínimas expectativas de futuro, conviene no perder de vista que algunas de estas experiencias pueden acabar perjudicándonos.

A falta de una estructura cerebral especializada en proteger la salud, la mejor estrategia que tenemos para controlar nuestra tendencia a actuar a corto plazo es la motivación. Cuando uno está motivado por algo , significa que tiene un objetivo que va más allá de la urgencia y que está dispuesto a renunciar a lo que más le apetece en ese momento para conseguir más adelante algo que le importa.

Cuidar la salud y disfrutar de una larga vida es uno de estos objetivos a largo plazo que ,para muchas personas, merecen la pena. No es que sea el objetivo supremo. Cada personas es libre de decidir lo que es prioritario para ella. Pero , en nuestra opinión, hay pocos objetivos que puedan ser más importantes para ustedes.

Vamos a asumir que tienen confianza en el futuro, que desean estar aún muchos años en este mundo y que están motivados por cuidar su salud. ¿ Qué más pueden hacer? Piensen cuáles son las causas principales de la enfermedad y de muerte prematuras y tendrá una respuesta. Porque estas son las enfermedades que más acortan la vida y que más reducen la calidad e vida. Son , por lo tanto, las que más conviene prevenir y diagnosticar precozmente .

Para averiguar cuáles son, investigadores de la Universidad de Harvard idearon en los años noventa una unidad de medida que tenía en cuenta tanto los años de vida perdidos por muerte prematura como aquellos pasados con mala calidad de vida. Conocida como DALY ( por las iniciales en ingles de Años de Vida Ajustados por Discapacidad) , esta unidad es la que mejor refleja los años vividos con buena salud y la que mejor nos guía a la hora de decidir las estrategias idóneas de prevención y diagnóstico precoz.

En los países desarrollados, a causa principal de DALY- es decir años de salud perdidos- son las enfermedades cardiovasculares, seguidas por este orden , de cánceres, dolores musculoesqueléticos y enfermedades del sistema nervioso.

Dentro de las cardiovasculares, el factor de riesgo más importante es la hipertensión, que causa casi dos millones de muertes al año en los países desarrollados y más de nueve millones en el mundo. Nueve millones, para que se hagan una idea de la magnitud de la tragedia, es el triple que todas las muertes del sida, la tuberculosis y la malaria juntas. Y son casi todas ellas muertes prematuras evitables.

Para prevenirlas, la Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda empezar a controlar la presión arterial a partir de los veinte años. Se hace con una prueba rápida y sencilla que en España se puede realizar en farmacias . Si el resultado es inferior a 120/80 milímetros de mercurio , se recomienda repetir la prueba cada dos años. Si la máxima es superior a 120 o la mínima a 80 , entonces se recomienda consultar a un médico para que la tensión vaya a más.

Puede parecer exagerado empezar los controles a los veinte años si las enfermedades cardiovasculares raramente se manifiestan antes de los cincuentas. Pero tiene la ventaja de que permite detectar el problema en sus fases iniciales , cuando hay más opciones de corregirlo. Especialmente con la hipertensión, que no suele presentar síntomas y suele pasar inadvertida a menos que uno se la controle.

La AHA también recomienda iniciar a los veinte años el control del colesterol y triglicéridos en la sangre. La prueba es más molesta porque requiere un análisis de sangre en ayunas. Pero si el resultado es correcto, no hace falta repetir el control hasta cinco años más tarde.

Asimismo, el control del peso debe iniciarse alrededor de los veinte años, según las recomendaciones de la AHA. Conviene que el índice de masa corporal ( IMC) se sitúe entre 18,5 y 25, tanto para hombres como para mujeres. Para calcularlo basta con hacer dos operaciones sencillas con una calculadora: deben dividir su peso ( en kilos) por su altura ( en metros) , y después dividir el resultado de nuevo por su altura. Este índice de masa corporal corresponde a lo que se llama peso ideal. Si el resultado hubiera sido superior a 25 , esta persona habría tenido sobrepeso. Si hubiera sido superior a 30, habría tenido obesidad, lo cual requiere atención médica. Si hubiera sido inferior a 18,5, habría tenido bajo peso, lo cual también requiere atención médica.

Finalmente, la AHA recomienda controlar el nivel de azúcar en la sangre a partir de los cuarenta y cinco años y repetir el análisis por lo menos cada tres años. Un nivel excesivo puede ser la antesala de una diabetes tipo 2, que aumenta de manera significativa el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Si se cumplen estos controles, y toman las medidas de corrección oportunas en el caso de que los resultados sean anómalos, pueden estar tranquilos. su riesgo de tener un infarto, un ictus o cualquier otro accidente prematuro de circulación sanguínea será mínimo.

Esto nos deja los cánceres como el siguiente gran problema que conviene prevenir y diagnosticar precozmente. Por desgracia, no todos los cánceres se pueden evitar ni detectar en sus fases iniciales. Dios juega a los dados con nuestras células , ¿ recuerdan? Hay mucho azar en la biología. Podemos tener mala suerte, nada más que mala suerte, y no disponemos aún de una prueba simple como un análisis de colesterol o de tensión arterial que nos indique si tenemos a vamos a tener un cáncer.

En un futuro probablemente no muy lejano tendremos esta prueba. A partir de un análisis de sangre, se podrá saber si hay prueba. A partir de un análisis de sangre, se podrá saber si hay ADN circulando por las arterias procedentes de un cáncer. Es lo que se llama la biopsia líquida. Hay decenas de grupos de investigación en el mundo trabajando ahora para poner a punto una prueba de este tipo. A la espera de que llegue la biopsia líquida para el diagnóstico precoz, tenemos pruebas específicas para detectar a tiempo algunos de los cánceres más comunes.

Para el más frecuente en España, que es el cáncer colorrectal lo cual tal vez les sorprenda porque falta concienciación sobre la frecuencia y la gravedad de este tipo de cáncer, se recomienda un simple análisis de heces a partir de los cincuenta años, lo cual no supone ninguna molestia más allá de recoger la muestra y llevarla al ambulatorio. En el caso de que se detecte sangre oculta en las heces, es preciso realizar una colonoscopia para comprobar si hay un cáncer.

En mujeres, en España se recomienda la realización de mamografías a partir de los cincuenta años para detectar tumores de mama antes de que se causen síntomas, cuando las posibilidades de curación son prácticamente del cien por cien. si hay antecedentes familiares de cáncer de mama a edades tempranas, conviene consultar con un médico especialista si está indicado iniciar las mamografías antes.

También en mujeres , el cáncer de cérvix ( o de cuello uterino) que causa más de 250.000 muertes al año en el mundo , se puede contrarrestar fácilmente con citologías ginecológicas que detectan lesiones precancerosas o tumores incipientes sque se pueden tratar con éxito. Dado que la gran mayoría de cánceres de cérvix están causados por virus del papiloma que se transmiten por vía sexual, se aconseja iniciar las citologías poco después del inicio de las actividad sexual. Por esta misma razón, la vacunación contra el virus del papiloma en la adolescencia reduce drásticamente el riesgo de desarrollar años más tarde cáncer de cérvix. Sobre este punto los datos son inequívocos y hay un acuerdo total entre sociedades médicas.

En hombres, por el contrario, no hay acuerdo sobre la conveniencia de las pruebas de detección precoz de cáncer de próstata, que es el más frecuente en la población masculina. Las dos pruebas actualmente posibles, el tacto rectal y el análisis de la proteína PSA en sangre, tienen dos inconvenientes. Por un lado, no detectan todos los casos de cáncer ( lo que en medicina se llama falso negativo, porque el resultado de la prueba es negativo cuando deberías ser positivo) . Por otro lado, no todos los casos sospechosos que se detectan son cánceres ( lo que se llama falso positivo, porque el resultado es positivo cuando debería ser negativo) . A falta de una prueba más precisa, la mejor recomendación que se puede hacer hoy día es consultar a un urólogo , a partir de la sexta década de la vida, para valorar si conviene hacer alguna prueba en función de los factores de riesgo y los síntomas de cada persona.

Tampoco hay aún pruebas precisas que se puedan recomendar a toda la población para diagnosticar precozmente enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer. Al igual que con el cáncer de próstata, en el cado de duda conviene consultar a un especialista que valorará de manera personalizada si conviene realizar alguna exploración.

Ante esta incertidumbre sobre lo que nos depara el futuro ,han surgido empresa que prometen respuestas amparándose en el lenguaje de la genómica. En realidad, el negocio no es nuevo. Antes se leían las líneas de la mano para adivinar el futuro, o se echaban las cartas del tarot, hoy se ofrecen análisis de genoma. Lo cual resulta útil en algunos casos , por ejemplo para decidir el mejor tratamiento de un cáncer o el riesgo de desarrollar alguna enfermedad concreta. Pero no permite predecir todo nuestro futuro como le hubiera gustado a Laplace.

Tal vez les parezca que exageramos .¡ Cómo vamos a comprar las cartas del tarot con los análisis de genoma! El tarot no se basa en ninguna lógica racional, mientras que el genoma se basa en el método científico. De acuerdo , es cierto . Pero fíjense en los puntos en común. Ambos son negocios que se aprovechan de la angustia humana por el futuro . Ambos dan respuestas que son verosímiles aunque no necesariamente ciertas. Ambos nos invitan a creer lo que nos dice aunque no lo entendamos. Y ambos remiten a causas que están fuera de nuestro control para explicar lo que nos ocurre. Si me va bien o mal en el futuro, es el destino o, en versión moderna, es el genoma. Que es exactamente lo contrario de lo les queremos enseñar.

El genoma , afortunadamente , no es el destino. No elegimos los genes que tenemos ,pero lo que hacen nuestros genes depende hasta cierto punto de decisiones que nosotros tomamos. Depende de nuestra dieta, de nuestro nivel de actividad física, de nuestra actividad intelectual, de cómo gestionamos las emociones… De modo que disfrutar de una vida larga y duradera depende en gran parte de nosotros mismos. Depende de si decidimos coger las riendas de nuestra salud y nos responsabilizamos de cuidarnos , o si por el contrario preferimos no asumir esta responsabilidad, desistimos de decidir sobre nuestro propio cuerpo y renunciamos a ser amos de nuestro futuro.

Fuente: La ciencia de la larga vida por los doctores Valentín Fuster y Josep Corbella.

La frecuencia en el movimiento es clave

Hacer ejercicio puede ser una pequeña parte del movimiento total que necesitas. Está claro y nadie discute que es mejor dedicar cierto tiempo de la semana a realizar actividad física adrede que no hacerlo para nada, de hecho, practicar ejercicio de manera intencionada, a conciencia, al margen del movimiento que desarrollemos integrado en lo cotidiano. Pero, no es suficiente.

En nuestra evolución, más allá de los principios ancestrales de diversidad, complejidad e incertidumbre que empezaron a diluirse a partir de la revolución agrícola del Neolítico, había uno que todavía estaba presente en la vida de los agricultores y peones y que se ha mantenido a lo largo de toda nuestra historia biológica hasta hace poco más de medio siglo, cuando emergieron los oficinistas: la frecuencia.

Siempre nos hemos movido. Con frecuencia. A diario. y esa frecuencia diaria es lo que mantiene al cuerpo despierto, preparado , lubricado, activo , vivo. Así, pues, pasar largos periodos de tiempo sentados, quietos ,sin hacer nada que requiera un mínimo de esfuerzo físico, ni siquiera caminar. nos machaca corporalmente:

  • Los músculos se atrofian.
  • Se eleva la presión arterial.
  • Los huesos se descalcifican.
  • Te predispones a tener mala circulación.
  • El cerebro no se oxigena lo suficiente y disminuye el ritmo de sus funciones.
  • La columna vertebral y el centro abdominal se debilitan.
  • La secreción de hormonas se debilita.

Estos perjuicios y otros muchos ocurren a pesar de que hagas ejercicio esporádicamente. La única forma de prevenirlos, la única manera de estimular el cuerpo para que lleve a cabo sus funciones fisiológicas , metabólicas y neuronales adecuadamente y se mantenga vivo consiste en imitar a nuestros ancestros, que ni iban al gimnasio ni leían la Men´s/Women´s Health , interrumpiendo el estatismo deliberado con un movimiento frecuente.

No con ejercicio. Ni tampoco con deporte. Sino con movimiento.

¿ Y si entreno dos veces al día, o incluso tres?

Vamos a suponer que:

  1. Tu motivación es infinita y eres capaz de entrenar todo el santo día durante el resto de tu vida, algo que no soportan ni los deportistas de élite porque la mayoría acaban quemados.
  2. Te lo puedes montar para hacerlo, porque has heredado una fortuna de tu abuelo, no tienes hijos o nadie de quien hacerte cargo y decides dedicar tu vida a hacer ejercicio o deporte a jornada completa. Como te estarías moviendo con más frecuencia, las cosas mejorarían ,por supuesto, aunque podrías seguir pasando horas y horas sin moverte nada durante el resto del día ,o sea, siendo sedentario. Se puede decir que ser sedentario activo es mejor que ser sedentario absoluto, pero sigue siendo insuficiente.

Además, debido a su naturaleza, tanto el fitness como el deporte siguen sin respetar el principio de diversidad, tan necesaria para ser coherente con tu programa evolutivo. Por un lado, el fitness convencional comete varios errores de concepto, reducciones simplistas del movimientos humano.

El primero, dividir las tareas físicas en dos grandes grupos: las que son de índole aeróbica, ejercicios cardiovasculares como correr o remar, y las que son más anaeróbicas , como levantar pesas o hacer una clase dirigida de tonificación. Para el fitness es muy importante tener clara la diferencia entre ambas actividades, ya que parece ser que conjuntarlas es algo que el cuerpo no es capaz de hacer ,como si fueran fisiológicamente incompatibles.

El cardio suele consistir en montarse sobre un aparato ( cinta , elíptica, bicicleta…) o hacer una clase de zumba, para moverse generalmente a un ritmo constante ( lo contrario de diverso en intensidad), sobre todo si quieres conservar la línea, porque ( dice el mito que) para quemar grasas debes mantener una frecuencia cardiaca en torno al 60% y el 80% de tu frecuencia máxima.

Además, desde un punto de vista gestual y postural, ya sea corriendo, nadando , remando o pedaleando sobre una bicicleta elíptica, siempre mantienes una única postura, la misma , casi sin mover tu tronco. Desde la pelvis hasta la cabeza pareces una estatua. Esos sí, una estatua con una postura perfecta. El abdomen recogido, el pecho fuera y la vista al frente, control postural excelente para trabajar mejor los músculos de la columna y el core abdominal. Mientras tanto , tus brazos y piernas se mueven siempre igual. Los brazos bracean repitiendo ángulos y recorridos milimétricamente. Las piernas repiten longitud de zancada , cadencia, impacto. Los pies propulsa el peso de todo el cuerpo cientos de veces de una manera exactamente igual para cada zancada, cada remada, cada pedaleo.

Las pesas y las clases de tonificación están estrictamente planificadas. Se trabaja cada grupo muscular según su función y disposición en el cuerpo; pectoral, dorsal , cuádriceps, glúteos. Es muy necesario hacer este análisis ,ya que , si pretendes desarrollar tu musculatura, tienes que fatigarla aisladamente hasta la extenuación y la congestión, » romper fibras y destruir músculo» -¿qué narices significa esto?- para que este, después, se reconstruya y sea más fuerte y más grande y más duro y más de todo. Como para el cardio durante la ejecución cualquier ejercicio muscular es primordial parecer una estatua; hay que seguir contrayendo el centro abdominal, para prevenir lesiones. Pero si durante el ejercicio cardiovascular tu cuerpo se movía más bien poco- especialmente tu tronco_ , ahora lo hace todavía menos. De lo que se trata es de analizar, de notar cómo quema el músculo, aislarlo y estrujarlo al máximo .¿Toca el tríceps? ¿Extiende el codo? Pues hazlo 120 veces, repartidas en tres ejercicios de cuatro series con diez repeticiones para cada ejercicio. Repite, repite, repite. y ,por aquella manía de fijarnos en los detalles:¿cómo son los objetos ( las pesas) que movemos en un entrenamiento? ¿Varían de forma, tamaño , tipo de agarre o son siempre iguales? ¿ Las manos y los dedos se ven expuestos a diversos estímulos o siempre tienen que cerrarse con el mismo diámetro de agarre?

En resumen, si la actividad física de nuestros ancestros se caracterizaba por una diversidad extrema en gestos, posturas , intensidades, esfuerzos, movimientos de precisión, , frecuencias, ángulos,orden… el fitness convencional se sitúa en el lado totalmente opuesto. ¿ Nivel de coherencia evolutiva? Cero.

Por otro lado, cualquier deporte tiene un gran hándicap: la especialización. Especializarse, ya sea en un deporte más específico o más generalista, tiene un precio: la repetición, de nuevo.

Ojo, no todos los deportes son iguales. Dependiendo de infinidad de matices, hay deportes que podemos considerar mucho más ricos que otros, superiores en términos de movimiento. Por ejemplo, la escalada, el parkour, la gimnasia artística, Pilates variado , el waterpolo y las artes marciales mixtas, muy superiores al ciclismo de carretera, el golf, los cien metros mariposa o tiro con arco. Solo hace falta, una vez más, fijarse en la diversidad, la complejidad y la incertidumbre que implican en cuanto a gestos ,posturas , patrones, intensidad, adaptación al medio, interacción con otros contrincantes, capacidad de reacción, anticipación, memoria, improvisación… No te tomas estos ejemplos y valoraciones como algo personal en caso de practicarlos. No te estoy diciendo que renuncies a tu deporte favorito. Que practique golf por ejemplo, es algo que considero estupendo, siempre que seas consciente de lo que supone.

Incluso dentro de una misma disciplina, hay distintos niveles de riqueza. Como veremos enseguida, no es lo mismo correr por el parque del Retiro de Madrid que correr por un sendero en pleno monte. Ni tampoco es lo mismo que el acto de correr sea parte de una actividad más compleja, como una carrera de obstáculos o un partido de balonmano.

Resulta imprescindible comprender estas diferencias para cuando uno escoja qué hacer, cómo moverse -profundizaremos más sobre esto cuando hablemos sobre tus elecciones-. en función de ellas, estarás sacándole mayor provecho a lo que hagas, a cómo te estés moviendo y, además, estarás exponiéndote a tener más o menos problemas de salud.

-Por suerte tengo un trabajo físico y no me tengo que preocupar por estas coas.

Vale, un poco de suerte sí que tienes. La frecuencia la tienes cubierta . Al fin de al cabo, te pasas seis, siete , ocho horas al día o más en movimiento. Y eso está bien- hasta que deja de estarlo-. En general, el problema de desempeñar un trabajo físico es exactamente el mismo que el que conlleva practicar un único deporte: la especialización. Lo más probable es que, si te dedicas a las hostelería, la peluquería, las reformas, las mudanzas o la instalación de aire acondicionado, por ejemplo, tu trabajo consista en realizar los mismos gestos jornada tras jornada durante años , puede que toda tu vida. Tú conoces mejor que nadie as consecuencias ,porque las habrás sufrido o las estarás sufriendo. Tendinitis en los hombros, lumbalgias, sobrecarga en las rodillas, contracturas en la parte alta de la espalda…. El resultado de saturar el cuerpo en un sentido concreto del movimiento por la reiteración incesante de unos pocos gestos y posturas , mientras otros quedan abandonados, lo que provoca un notable desequilibrio corporal.

Ojalá fuera de otra manera. Lamentablemente , si tu trabajo consiste en estar todo el día haciendo lo mismo durante semanas, meses y años, tanta repetición de gestos, posturas y patrones suele ser garantía de problemas físicos.

Fuente: Camina, salta, baila. Muévete más y vive mejor. Rober Sánchez

Contaminación: así afecta a tu salud

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado, un grave problema que influye muy negativamente en la salud. Te contamos cómo puedes limitar su impacto.

Los altos niveles de contaminación ambiental y doméstica que sufren muchas ciudades no solo perjudican al medio ambiente y favorecen el calentamiento global ,sino que ponen en grave riesgo nuestra salud. De hecho desde la OMS se apuntan que cerca de 7 millones de personas ( 10.000 españoles, según el Ministerio de Sanidad) mueren cada año a causa de ellos. sus efectos perjudiciales pueden manifestarse a corto , medio y largo plazo, siendo entre los más destacados el agravamiento de las enfermedades respiratorias, los accidentes cardiovasculares y el aumento de los cánceres de pulmón, entre muchos otros trastornos.

Al respirar las partículas contaminantes que se encuentran en suspensión en el aire, originadas principalmente por el tráfico y algunas industrias, éstas pasan por nuestro torrente sanguíneo, afectando a numerosas partes de nuestro cuerpo. Entre las más perjudicadas se encuentra el corazón, ya que , según un reciente estudio de investigadores alemanes, entre el 40 y el 80% de las muertes por contaminación estaban provocadas por enfermedades cardiovasculares. Desde la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón apuntan que la patología más asociada con la polución es el infarto de miocardio, seguida del ictus isquémico y la insuficiencia cardiaca.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica alerta de que, en España, el 35% de la población respira aire contaminado, especialmente en áreas urbanas, y en sus efectos nocivos son comparables a fumar entre 5 y 10 cigarrillos diarios, ya que es considerado, desde 2013, un agente carcinógeno. La exposición a él, tanto a coro como a largo plazo , aumenta el riego de padecer enfermedades respiratorias aguas, como la neumonía, y crónicas como el cáncer de pulmón.

Al respirar las enormes cantidades que hay de ozono en el aire, las personas asmáticas tienen más riesgo de sufrir una crisis ,y en el caso de los niños, pueden llegar a desarrollar esta enfermedad , ya que un reciente estudio español publicado en la revista científica Science of the Total Envoronment ha confirmado que la contaminación no solo agrava el asma, sino que lo puede causar. En el caso de las alergias, la Sociedad Española de Alergología e inmunología Clínica alerta del notable aumento de las mismas debido a las pésimas condiciones del aire que respiramos, siendo las más destacadas la alergia al polen o la rinitis alérgica.

Otro efecto es que nuestra dermis no respira. La polución reduce su oxigenación e hidratación, lo que acelera el envejecimiento cutáneo y puede provocar irritaciones, problemas de dermatitis y acné. Al penetrar en el organismo con el aire que respiramos y viajar por el torrente sanguíneo, los agentes contaminantes se depositan en las capas de la piel, tanto las más superficiales como las más profundas, y no la dejan respirar correctamente.

Cabello seco y sin color. Las partículas se posan sobre el pelo y el cuero cabelludo , provocándole estrés oxidativo, un trastorno que desemboca en un deterioro de su color hacia tonos amarillentos o anaranjados muy poco favorecedores. Para evitarlo , es recomendable usar productos capilares con componente antipolución, que combatan la oxidación y los otros efectos de la contaminación.

Disminución de la fertilidad. Investigadores de la Universidad de Sao Pulo, en Brasil, han demostrado que las partículas finas del aire disminuyen la cantidad y la calidad de los espermatozoides y alteran el papel de las hormonas femeninas.

Problemas oculares. El síndrome del ojo seco solía afectar principalmente a personas mayores y ahora los sufre el 30% de la población debido a la polución.

Estrés. Según un estudio de la Universidad china Fundan, respirar aire contaminado eleva los niveles de hormonas relacionadas con esta patología ,como el cortisol.

¿Cómo podemos protegernos frente a la polución?

  1. Reduce el uso del coche. Siempre que puedas, opta por ir en transporte público, caminando o en bicicleta.
  2. Regula la calefacción. La temperatura debe estar entre los 20 y 22 grados.
  3. Recicla. Hacerlo ayuda a mantener el aire más limpio, ya que se reducen los procesos generadores de gases nocivos.
  4. Vigila tu dieta. Aumenta el consumo de alimentos de origen vegetal y disminuye los de origen animal, asociados con altas emisiones de metano, ya que según la Organización Mundial de la Alimentación y Agricultura, la ganadería es el sector que más gases de efecto invernadero emite.
  5. Evita las calles con más tráfico. Un estudio del King´s College de Londres constató que ir por calles paralelas recude hasta un 60% la exposición a la contaminación.
  6. Vigila los consumos de casa. No derroches agua y usa bombillas de bajo consumo para promover una energía eficiente.
  7. Practica ejercicio responsable. Evita hacerlo al aire libre en zonas muy contaminadas y opta por parque o áreas verdes.
  8. Ojo con tus productos de higiene. Búscalos que sean respetuosos con el medioambiente y lo más naturales posibles.
  9. Sí a las vitaminas. Numerosas investigaciones de Universidades americanas han demostrado que las vitaminas B, C, D y E reducen los efectos de la contaminación.
  10. Ventila tu casa a diario. para purificar el aire de tu hogar, abre las ventanas cada día y procura mantener un grado de humedad por debajo del 60%.

Fuente: Heres publicaciones

Cuando estiras relajas la mente

Cuando nos sentimos tan fatigados que la vida cotidiana se convierte en un reto que nos parece imposible afrontar, todo nuestro cuerpo se resiente, pero nuestra mente también sufre. Nos cuesta dormir, nos levantamos ya cansados , no podemos concentrarnos en el trabajo, olvidamos detalles importantes… Todo ello nos genera más estrés , más ansiedad y más agotamiento. Vivimos en un bucle perverso que nos empequeñece cada vez más y no sabemos como salir de él. La buena noticia es que podemos hacerlo.

Los momentos de crisis hacen que todo nuestro mundo salte en mil pedazos. Somos conscientes de que tenemos que recomponerlo, pero no sabemos cómo ni por dónde empezar. Una situación así acaba por bloquear nuestro cuerpo , que se paraliza. Y la presión para reconstruirnos aumenta cada vez más, consumiendo nuestra energía hasta agotarla. Un primer paso a nuestro alcance para recuperarnos consiste en empezar a trabajar nuestro cuerpo, porque realizar estiramientos entre 15 y 30 minutos diarios es una herramienta muy eficaz para salir de la espiral de estrés o ansiedad que nos invalida. Tal como han descubierto investigadores de la Universidad de Duisbur-Essen ( Alemania) y Australia, estirar nuestro sistema muscular reduce los niveles de cortisol y mejora la percepción subjetiva que tenemos del estrés. A una conclusión similar llegó el Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton ( EEUU) : trabajar el cuerpo organiza nuestro cerebro de tal modo que somos más capaces de mantener a raya el estrés y de responder mejor ante situaciones estresantes de nuestra vida. Así, alejamos la ansiedad, empezamos a recuperar energía y todo, poco a poco , vuelve a colocarse en su lugar.

También se ha demostrado que practicar una actividad física como los estiramientos musculares aumenta nuestros niveles de serotonina, una hormona que controla nuestros movimientos, nuestras percepciones y nuestras capacidades para aprender y recordar, además también participa en la regulación del miedo, la angustia y el dolor , y en la producción de melatonina, una proteína que regula el sueño y nuestro reloj biológico. Así, la serotonina se convierte en una gran aliada para recuperar la energía que hemos perdido, porque incide directamente en todos aquellos factores que contribuyen a mermarla. También son responsables de que nos sintamos felices tras ejercitarnos y es sensación placentera la recuerda el cuerpo, con lo que nos impulsa a seguir haciendo ejercicio. Practicando estiramientos, empezamos por devolver a nuestros músculos su forma y funciones originales, además para las que están diseñados. Lo hacemos de fuera hacia dentro, con tranquilidad y sin sobreesfuerzos. A medida que vamos liberando nuestra musculatura de tensión, generamos reacciones químicas en nuestro organismo y segregamos más y más serotonina y endorfinas, que nos ayudan a liberarnos de la ansiedad y la negatividad que pueda invadir nuestra mente. Dormimos y reaccionamos mejor ante el estrés, estamos más atentos. Recuperamos el control y nos sentimos más vitales. A la vez , el mundo cambia a nuestro alrededor, porque no solo estamos enérgicos, también nos ven mejor y nuestras relaciones mejoran en cantidad y en calidad.

El estrés crónico puede provocar que perdamos volumen cerebral , que se pierdan conexiones cerebrales , y que eso altere tanto nuestras emociones como las capacidades cognitivas que nos permiten aprender y recordar, dos funciones básicas para nuestra supervivencia.

La práctica regular de ejercicios de estiramiento incrementa el volumen cerebral, sobre todo el tamaño del lóbulo temporal del cerebro, que es el encargado de que descifremos las percepciones auditivas, de nuestra capacidad para recordar, de la comprensión del lenguaje, de que reconozcamos las caras y de nuestras respuestas emocionales.

El cerebro tiene la capacidad de transformarse a partir de los cambios de su entorno. Los TAC y las resonancias magnéticas han demostrado que las experiencias que vivimos provocan cambios en la forma y en las funciones de las neuronas y otros componentes del sistema nervioso. Esa capacidad se llama plasticidad cerebral o neuroplasticidad. ¿ Y cómo nos afecta? Haciendo que nuestras neuronas se regeneren y se conecten más y mejor entre ellas. Así, nuestras capacidades cognitivas para aprender y recordar mejoran considerablemente.

Cuando estiramos también segregamos dopamina y la sensación de placer que nos ofrece tras ejercitarnos nos » engancha». Además teniendo buenos niveles de dopamina ayudamos a reducir fuentes de placer poco saludables como el tabaco, los dulces, el alcohol… que están detrás de la falta de energía.

Los beneficios de dedicar unos minutos al día a estirar nuestro cuerpo no acaban ahí, porque también se ha demostrado que los adultos físicamente activos corren menos riesgo de desarrollar demencia, tal y como han establecido científicos canadienses. Igualmente, aquellos que padecen Alzhéimer pueden experimentar mejorar en su movilidad y en la ejecución de las tareas diarias, así como en sus capacidades cognitivas y equilibrio.

Fuente: Estírate. Las mejores posturas para ganar energía. Ed. RBA

Claves para no engordar con los años

Aunque a medida que cumplimos años el metabolismo se vuelve más lento, con una dieta adecuada puedes lograr mantener tu figura , o adelgazar si lo necesitas.

Aunque sea más lento de lo deseado no es algo que no se pueda solucionar ( se puede regular en gran parte mediante algunos hábitos de vida) , así que no vale poner como excusa el metabolismo y pensar que, a partir de cierta edad, no hay nada que hacer si te sobran unos kilos.

¿ Qué es metabolizar? El metabolismo se define como el proceso orgánico mediante el cual se transforman los alimentos o bebidas que ingieres en energía para funcionar. En este proceso lo más importante sin duda es el equilibrio.

Si tomas más calorías de las que necesitas el organismo en lugar de usar toda la energía » para funcionar» guarda el excedente en forma de grasa y lo amacena para el futuro. Para que eso no pase hay que comer lo justo e intentar aumentar el gasto calórico.

En el metabolismo, el ritmo es fundamental. El proceso de metabolizar gasta calorías en sí mismo y cuanto más rápido funciona, más calorías » quema». Cuando es lento, gasta menos energía y, por tanto, sobran calorías que se almacenan en forma de grasa. pero hay hábitos que ayudan a metabolizar de forma más eficaz, y muchos de ellos tienen que ver con la forma en la que comes.

¿De qué depende las calorías que quemas? La tasa metabólica es la velocidad a la que tu cuerpo quema calorías. Entre los factores que influyen en ella destaca la herencia genética: hay personas que tienen un metabolismo lento, por lo que siempre deben controlar lo que comen, ya que les resulta difícil perder peso. Pero no solo depende de eso:

  • La masa muscular influye. Cuanto más músculo hay , más rápida es la tasa metabólica y por lo tanto se almacena menos grasa. Por ejemplo, lo hombres suelen tener menos grasa y más músculo, por tanto, queman más calorías que las mujeres. En este punto, la edad cuenta. A partir de los 40 años la tasa metabólica tiende a hacerse más lenta porque a medida que pasan los años perdemos masa muscular ( que se reemplaza por grasa, más aún si no nos preocupamos por la dieta)
  • Hábitos y alteraciones. La dieta y la actividad física, así como algunos trastornos hormonales, el sueño, la fiebre, las temperaturas ambientales extremas, las distintas fases del ciclo menstrual… influyen en la velocidad del metabolismo.

¿Tenemos maneras de acelerarlo? Hay 3 formas de controlar el aumento de peso y conseguir regular el proceso de metabolización, podemos proponer:

Elegir los alimentos. Existen alimentos con efecto termogénico, es decir, que tienen la capacidad de aumentar el gasto energético del cuerpo y conviene incluirlos en nuestros menús ( pimienta negra, chile, jengibre, mostaza, curry, cúrcuma, canela y café

-Organizar las comidas. Comer de forma frecuente y sin saltarte ninguna comida evita que el metabolismo se ralentice. Pero atención, con eso no nos referimos a «picar» cualquier cosa y sin control. sino a repartir las comidas del día con cabeza.

Comer lo justo. Excederte con las calorías ( o no quemar por culpa del sedentarismo) no conviene. Pero tomar menos de 1.500 calorías al día también frena el metabolismo. Para adelgazar se suele aconsejar una restricción aproximada de 500 kcal respecto a las que se toman normalmente.

Pero ingerir calorías no significa necesariamente que comas menos comida ( si comes poco el metabolismo se enlentece porque se vuelve «ahorrador» , de manera que quema menos calorías y reserva más de forma de grasa).

El secreto está en incluir en tu dieta alimentos con una alta densidad nutritiva, es decir, ricos en nutrientes esenciales y ligeros a la vez, y no olvidar los que tienen efecto termogénico. Por eso un plato aderezado con alguna de estas especias aumenta dicho gasto hasta en un 33% frente a otro igual sin esos ingredientes. Además, el efecto se prolonga hasta 3 horas después de haber comido. Si no consigues adelgazar porque tu metabolismo está ralentizado, modificar algunos hábitos dietéticos te ayudará a conseguir activarlo de forma sencilla y, sobre todo, sin correr ningún riesgo para la salud .

¿Cuántas calorías se necesitan según la edad?

Entre los 16 y los 39 años. Los hombres requieren unas 3.000kcal diarias y las mujeres deberían consumir alrededor de 2.300kcal al día.

De los 40 a los 49 años. Las necesidades calóricas masculinas están en torno a las 2.850 kcal por día y las femeninas en unas 2.185kcal diarias.

De los 50 a los 59. Se recomienda tomar unas 2.700kcal por día a los hombres y a las mujeres consumir unas 2.075 kcal.

A partir de los 60 años. La ingesta calórica de hombres se sitúa en las 2.400kcal/día , y las calorías que necesitan la mujer serían 1.875 kcal/día

Estas kcal son recomendadas si el peso corporal es correcto, pero si necesitas adelgazar el numero de kcal/día no debería sobrepasar las 1.500 en una mujer adulta.

¿Sabías que si estás estresada engordas más? Porque el cuerpo responde con hormonas como el cortisol , que despierta la alerta y lleva al organismo a acumular grasa, sobre todo en la zona abdominal. Para alejar el estrés incluye en tu dieta alimentos como la avena, la lechuga y el plátano ( que son relajantes).

¿Sabías que una de las claves para tener un metabolismo eficaz es lograr un equilibrio energético y eso significa que es esencial ajustar las calorías consumidas a la energía que se necesita para funcionar?

Por tanto, ajusta las calorías, cuando comes más calorías de las que tu cuerpo puede quemar, tienes un balance energético positivo, lo que hace que el exceso de energía lo almacenes como material de reserva y, por tanto, aumentes de peso. En cambio, si tu aporte calórico es menor del que necesitas, caerás en un balance negativo, adelgazar pero a costa de sufrir carencias nutricionales, entre otros problemas. Lo ideal es tomar la cantidad justa del calorías que tu cuerpo precisa. Recuerda que cualquier exceso o déficit conlleva un incremento de la producción de radicales libres y, por lo tanto, desgasta tus funciones orgánicas en pos del envejecimiento prematuro.

Y, quema los excesos, tan importante como comer bien es practicar ejercicio físico. Hacerlo entre tres y cinco veces a la semana conseguirá aumentar tu tasa metabólica y te ayudará a conseguir el equilibrio energético. y, en este sentido, el mejor momento para hacer deporte es por la mañana, así que procura desayunar bien.

Fuente: Joven a los 50 , el manual para llegar sana y sentirse bien. Rba publicaciones

Ante los excesos de Navidad… entrena tu autocontrol

Las fiestas, cenas con amigos, las vacaciones, las reuniones familiares, los días de celebración, la riqueza de nuestra gastronomía… son innumerables los motivos o las excusas que nos llevan a excedernos en este mes de diciembre. Un exceso no es un problema. el problema aparece cuando un exceso se convierte en una norma durante un mes.

El mes de diciembre y los primeros días de enero pueden tirar por la borda todo el tiempo que llevas tratando de comer de forma saludable, llevar una vida activa haciendo ejercicio de forma regular o priorizando el sueño para dormir las horas que necesitas. Si quieres ser capaz de tener algún exceso pero que este exceso no se convierta en un » hasta el diez de enero no empiezo de nuevo» puedes trabajar estas directrices que te ayudarán a tener más autocontrol.

  • Descansa y duerme. Glucosa, descanso y capacidad de autocontrol están estrechamente relacionados.
  • Medita. Además de darte serenidad, es un estado emocional que facilita la paciencia y el autocontrol. También permite entrenar la capacidad de estar en el ahora. Muchos de los momentos en los que pierdes tu autocontrol están relacionados con la incapacidad para permanecer concentrado. Tu deseo, tu impulso te llevan a estar fantaseando con el objeto del deseo, en lugar de seguir centrado en tu trabajo. -Quiero comer, quiero un cigarrillo…-. La meditación hará que sepas aceptar el deseo y que dejes de luchar contra tu impulso.
  • Ten claras las consecuencias de la ausencia de control. La mayoría de las veces nos saltamos el control por no pararnos a pensar qué ocurrirá si lo hacemos o por minimizar el riesgo . ¿ Qué es lo peor que podía pasar? Existen diferentes tipos de consecuencias, las propias de no controlarte que pueden afectar a tu salud, coger peso, estar agotado por la falta de sueño, en segundo lugar las emocionales , como la culpa o la frustración y en tercer lugar las que afectan a terceros , ¿ qué imagen doy cuando me comporto de esta manera?¿soy un modelo para mis hijos/familia/amigos cuando pierdo el control?
  • Busca tu motivación intrínseca .¿Qué sentido tiene esto para mi?¿Por qué y para qué lo hago? Cuando tratamos de motivarnos con premios externos, como darnos un capricho. a motivación se pierde. Es más fácil controla el impulso cuando hay algo que de verdad tira de nosotros porque nos apasiona.
  • Anticípate. Elabora un plan. Antes de que llegue la comida de navidad o la cena de empresa, decide cómo quieres relacionarte con el alcohol y la comida. Cuántas copas de vino vasa beber, si tomarás postre, turrones, mazapanes ,polvorones o si solo te decantarás por uno de ellos. Decidir antes de actuar permite que el cerebro sepa más o menos cómo debe actuar.
  • Entrena la atención. Si eres consciente de lo que está pasando en este momento, serás capaz de frenarlo. solo tienes que, antes de actuar, pensar qué quieres hacer. La mayoría de las veces perdemos el control porque no damos espacio a reflexionar. Decide, incluso para comer algo que esté fuera de tus planes. Hazlo desde la reflexión y la elección, pero no porque el diablillo de tu cabeza te empuje.
  • Retrasa, simplemente retrasa. Retrasar significa darte 10 minutos. No se trata de prohibir, porque esto incrementa el deseo. Solo de decirte que a pesar de que tienes unas ganas locas de tomar un polvorón, vas a esperarte 10 minutos. si dentro de 10 minutos tienes el mismo nivel de deseo, cómetelo. Solo se trata de aprender a entrenar la paciencia y de darle valor a lo que sentimos. A veces parece que el deseo tiene tal intensidad que es irrefrenable, pero cuando lo desatendemos durante 10 minutos,tiende a perder esa intensidad. ¡Felices fiestas!

Fuente: Patricia Ramírez Loeffler , psicóloga del deporte y de la salud.

¿Cómo puedes evitar el dolor de rodillas y los crujidos?

A veces notamos una sensación punzante, que la rodilla se queda » clavada» o que cruje. son molestias comunes a cualquier edad, y se puede hacer mucho por disminuirlas.

Es una de las articulaciones más grandes de nuestro cuerpo , y también una de las más complejas. Huesos , meniscos, ligamentos, tendones, bursas. forman un perfecto engranaje que permite que la rodilla soorte casi todo el peso del cuerpo. » Pero precisamente debido a esta complejidad y sobre todo a la presión y a la carga a la cual está sometida, es mucho más vulnerable a las lesiones» advierte la doctora Mercé Torra, experta en patología musculoesquelética y miembro del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Mutua Terrasa ( Barcelona) . Por eso, si no la cuidamos como se merece, la aparición de dolor en la rodilla es frecuente.

El peso justo libera presiones. Sin duda, uno de los principales enemigos de la salud articular es el sobrepeso » Se calcula que cada kilo de más supone unos 5 kg de presión extra en la rótula al subir y bajar escaleras» nos cuenta la especialista.

Cuando las rodillas empiezan a quejarse y sobra algo de peso, es posible que el dolor se deba a u exceso de presión. si crees que es tu caso, ya tienes un motivo más para plantearte, este año sí , adelgazar y no volver a recuperar los kilos perdidos. Pero mientras lo consigues debes tener muy en cuenta también otros factores que pueden acabar provocando dolor frecuente en las rodillas.

Hay posturas que las cuidan. Una correcta higiene postural es fundamental para evitar lesiones y dolor » Hay que controlar siempre la postura de las rodillas, sobre todo evitando flexionarlas excesivamente y durante mucho tiempo» remarca la doctora Torra.

No sobrepases los 90º de flexión de rodilla si estás mucho tiempo sentado . y si ya has tenido algún problema que te ha generado dolor en la zona, la experta aconseja no doblarlas más de 45º.Es igualmente importante usar un reposapiés cuando no se llega con los pies al suelo, de esta forma soportarán menos presión.

Al hacer ejercicio también debes ser muy cuidadoso en cuando a la posición de tus rodillas. De hecho, movimientos que en principio son beneficiosos para ellas porque contribuyen a reforzar su musculatura sin sobrecargar la articulación ( como ir en bici) pueden acabar perjudicándote si la postura en la que los haces no es la correcta( por ejemplo, cuando el sillín está muy bajo y obliga a doblar mucho la articulación. Por eso es tan imporrante ,ante de comenzar a practicar un nuevo deporte o una rutina de ejercicios, que un buen profesional te asesore.

Las malas posturas, como empujar las rodillas hacia atrás mucho rato mientras estás de pie ( en extensión), también pueden empeorar trastornos que ya han aparecido como el quiste de Baker (ocurre cuando , por un exceso de presión , se acumula líquido en la rodilla debido a un defecto en la cápsula articular). Si no hay otro trastorno detrás ( como por ejemplo , un daño de los meniscos o un esguince) no suele ser doloroso y lo habitual es que con el tiempo acabe reabsorbiéndose. Pero » si eso no ocurre, los médicos podemos drenarlo y, en ocasiones excepcionales, incluso existe la opción de operar» apunta la doctora.

El calzado influye. Unos zapatos gastados ,una suela que no amortigüe el peso o un tacón muy alto sobrecargan tus rodillas. » Al aumentar la presión sobre la rótula, los tacones muy altos pueden incluso acabar desgastando el cartílago, generando rigidez y dolor» advierte la rehabilitadora.

La forma en la que caminas es otro factor a tener en cuenta, hacerlo con los pies hacia dentro o hacia fuera provoca una mala posición de tus rodillas que, sostenida en el tiempo, causa dolor. Consulta a un profesional.

¿Cómo reforzar su musculatura? Para la experta este es uno de los aspectos más importantes. No es de extrañar si tenemos que cuenta que «son precisamente los músculos que rodean esa zona (cuádriceps , gemelos, isquiotibiales …) los que soportan la mayor parte del peso y la tensión que sufren cada día». Pr eso, si están débiles, acaban desestabilizando la articulación , y el riesgo de que se dañe con cualquier pequeño esfuerzo es mucho más alto.

Los deportes que más te convienen, además de la bicicleta ( de forma segura) , puedes hacer elíptica, pilates, natación , aquagym o caminar. Estos ejercicios fortalecen las musculatura sin sobrecargar la articulación porque son de bajo impacto articular. en cambio, es mejor evitar otros de alto impacto ,como correr o saltar sobre todo si se llevan a cabo en superficies duras como el asfalto de las ciudades.

En tus platos pon colágeno que es una proteína fundamental para mantener las rodillas flexibles. Los huevos, el limón y los frutos secos ayudan a nuestro organismo a producirla.

¿Qué puedes hacer si ya te duelen? Lo primero que debes tener en cuenta es que, pese al daño que notas, el reposo excesivo no te conviene. si no mueves la rodilla, sus músculos se debilitarán aun más , y eso puede hacer que el dolor sea más intenso. Para que esto no ocurra, la doctora recomienda fortalecerlos con ejercicios isométricos, en los que se provoca una contracción sin cambiar la longitud del músculo . «Esto permite fortalecer la musculatura pero sin mover la articulación, evitando así la aparición o el empeoramiento de las molestias», nos cuenta. Si mientras se realizan se siente dolor, la especialista recomienda dejar de hacerlos e informar al médico de ello.

Una vez que los músculos han ganado tono, se puede empezar a mover la articulación con ejercicios en la piscina, pedaleando… Con el objetivo de que el dolor no vaya a más es importante reducir el riesgo de caídas: guarda las alfombras de casa y usa un calzado antideslizante los días de lluvia.

Si tienes un golpe o una caída… la rodilla puede hincharse debido a una respuesta natural del organismo, que envía más sangre a la zona para curarla. Ponte un poco de hielo para desinflamarla ( durante 10-15 minutos cada 2-3 horas )

Ponerse de puntillas ayuda a trabajar los músculos de detrás de la rodilla.

¿El clima les afecta? Los cambios de presión pueden hacer que el dolor empeore en algunas personas que ya tienen un problema articular en sus rodillas. Aunque no repercute en todas por igual » Parece que hay pacientes más sensibles que otros a estos factores » afirma la doctora Mercé Torra. En invierno, además, solemos ser más sedentarios y , si las rodillas están tocadas, esto favorece la rigidez articular y la aparición de contracturas.

¿ Por qué las rodillas crujen tanto? Los crujidos sin dolor ocurren cuando se da una diferencia de presiones en los gases que forman parte del líquido sinovial, que sirve para lubricar las articulaciones y evitar el desgaste. Es un proceso natural, y hay gente más propensa que otra.

¿ Y cuándo pueden darse esos cambios de presión? ES frecuente que se produzcan al mover la rodilla y forzarla un poco, porque el movimiento provoca que esas pequeñas burbujas que contienen gas exploten ,produciéndose el característico crujido.

¿ En qué momento hay que preocuparse? Debemos hacerlo si son frecuentes y , sobre todo , si van acompañados de dolor, bloqueo y sensación de inestabilidad. Cuando esto ocurre podemos estar delante de luxaciones, roturas de menisco, desgaste articular… Lo mejor es consultarlo con un médico.

Fuente: Dra Mercé Torra Parra , Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Mutua Terrassa.

Visualización en Pilates

A la hora de practicar o enseñar Pilates, una de las herramientas que más se utilizan es la visualización. Una imagen puede transmitir de manera instantánea grandes cantidades de información, mientras que una explicación requeriría de muchas palabras técnicas y largas descripciones que podrían incluso confundir y resultar contraproducentes De hecho, a menudo es imposible describir una descripción de forma anatómica. Imagina ,por ejemplo , que quiere que el movimiento resulte fluido ¿ qué indicación anatómica concreta podría dar? Sin embargo, el simple hecho de decir «fluye», y acompañarlo de un gesto ilustrativo o un tono de voz suave, muy posiblemente consiga el efecto deseado.

Se debe utilizar la visualización con cierto criterio, para evitar malentendidos o cortes en la comunicación. La imagen tiene que ser adecuada para el vocabulario visual del cliente/ paciente , de manera que pueda identificarla y transformar su significado. De no ser así, la imagen puede resultar vacía o incluso absurda. Algunas expresiones de uso habitual como » llevar el ombligo hacia la columna» o » ahuecar el abdomen» son ejemplos de visualización, van enfocadas a utilizar en los ejercicios el centro energético , todo un reto, debido al alto nivel de conciencia, concentración y control que se requiere. La clave está muchas veces en la visualización.

La utilización de imágenes a la hora de dar indicaciones efectivas para la ejecución de un ejercicio exige una elevada compresión del movimiento. Dar pautas es todo un arte que se expresa de diferentes maneras ( táctil, verbal y visual) y cada una de estas maneras se puede transmitir de diferentes formas. Por medio de las indicaciones se transmite, recibe e integra la información. Unas indicaciones concisas darán lugar a una buena comunicación y una buena comunicación hará posible una mejor comprensión. Una buena comprensión es la base de la práctica efectiva y la práctica consistente, de alta calidad , es el camino hacia el dominio de la actividad y el éxito.

Un componente esencial a la hora de mejorar las indicaciones es la experiencia. las indicaciones para un ejercicio pueden variar también de persona a persona y de día a día. El conocimiento, la práctica, la experiencia, la intuición, la compasión y el entendimiento son, todos , ingredientes para formar una buena indicación.

Alargar.

En Pilates se utiliza mucho la palabra alargar, o elongar. Es una directriz compleja, pues cada personas entiende algo diferente con ella. el trabajo con rangos de movimiento completos puede animar a elongar. También suele ayudar pensar en la contracción simultánea de la musculatura, a lo largo de la cadena cinética y con las articulaciones en extensión total. Así da la impresión, desde fuera y desde dentro , de estar trabajando toda la cadena cinética, como un alargado segmento ( alargándose en el espacio), más que sus cortos segmentos individuales.

A la hora de utilizar imágenes , es importante enfatizar la diferencia entre concepto y realidad fisiológica, y no confundirlas. Cuando se dice ,por ejemplo , » Eleve la pierna desde atrás ( los isquiotibiales) alargando la pierna desde la articulación dela cadera» » Alargue el brazo desde la axila» estamos empleando la visualización para conseguir un efecto físico ,pero anatómicamente es impreciso. Esto no quiere decir que estas imágenes no deban usarse, al contrario, se pueden usar y suelen ser muy efectivas. Pero debemos saber distinguir siempre entre realidad y licencia poética. Un punto de discusión relacionado con el anterior es la cuestión de cómo de estirado es estirado. Debido a la indicación habitual de no bloquear las rodillas o los codos se está refiriendo a no hiperextender la articulación. Debemos evitar hiperextender la articulación al practicar Pilates. Sin embargo, por el hecho de existir esta precaución no debemos evitar extender la articulación, significa que se debe alcanzar la línea más recta posible, sin pasar la extensión verdadera ( una línea recta). Para conseguir esto hay que tomar conciencia de lo que significa recto. En primer lugar, imagine una línea recta que atraviesa la articulación. Luego active los grupos musculares agonista y antagonista en la contracción simultánea. En el caso de la rodilla, lolos isquiotibiales y los cuádriceps debe estar contraídos simultáneamente con la rodilla en extensión total. En esta posición, la articulación disfruta de un buen soporte, los músculos correctos están plenamente activos y se ha conseguido una línea larga.

Recuerde que un miembro estirado es más largo que uno en hiprextensión o ligeramente flexionado. Notar esto resulta sencillo al realizar el trabajo de pies sobre el reformer. Mientras el carro se desplaza y aleja de la barra de pies, la pierna se está estirando. Una vez que la pierna está completamente estirada, el carro no podrá moverse más en esa dirección y será el momento de flexionar la rodilla y regresar. Si la rodilla continuase extendiéndose más allá de la línea recta, hacia hiperextensión, lo que hará el carro en realidad es aproximarse de muevo a la barra de pies. Es un movimiento pequeño pero claro a la hora de identificarlo, que demuestra que la hiperextensión es más corta que la extensión total. Por último, el alargamiento se trata tanto de una cualidad anatómica como interna, más fácil de conseguir cuando el movimiento es relajado que cuando es tenso.

Relajar las costillas.

Al hablar de visualización, hemos de prestar una particular atención a la parte inferior de la caja torácica, que suele abrirse o proyectarse hacia delante en posición erguida o levarse en la colchoneta en posición supina. Hacer esto puede desembocar en un acortamiento de los extensores de la columna lumbar y en hiperlordosis. Yo imagino que las costillas inferiores están conectadas a la sínfisis púbica por medio de una goma elástica que permite a las costillas moverse, deslizarse m deslizarse de arriba a abajo por la parte anterior del cuerpo , y permanecer controladas. Esta imagen favorece la relajación de los músculos de la zona lumbar, lo que aumenta la probabilidad de mejorar la activación abdominal. Oirá a menudos a profesores de Pilates decir » Cierre las costillas » o » Relaje las costillas» . Lo que psicológicamente se transmite es la activación de los músculos abdominales y el descenso de actividad de los extensores de la columna lumbar ( sin ir a la flexión de columna) , lo cual determina una alineación ideal y una apropiada activación muscular. La respiración puede representar un papel muy importante en este proceso. en general, espirar profundamente consigue el resultado deseado.

Imprimir las vértebras.

Eve Gentry, una de las mejores profesoras de pilates de primera generación, fue quien acuñó el término imprinting. Fue el tema central de sus enseñanzas y una de las potentes imágenes que utilizó con mucho éxito.

Tumbado sobre la colchoneta, visualice cómo el cuerpo se hunde sobre una tierra suave, dejando su huella. A partir de ahí, los huesos se acercan y se separan a esa huella o impresión. Con este modo de trabajar se deja de pensar en el movimiento de cada músculo individualmente y se presta más atención a movimiento de cada parte del cuerpo. Lo ideal es que termine resultado un movimiento fluido y libre de tensión. Por ejemplo, al realizar un despegue de la pelvis puede usted imaginar la impresión que deja su columna en la arena. Cada una de las vértebras se van separando de la huella , para luego volver a caer sobre ella. El resultado es una articulación secuencial de la columna, sin un exceso de actividad muscular ( o al menos sin la tensión que surge al esforzarse mucho en algo) . Este concepto puede aplicarse a cualquier parte del cuerpo y en cualquier posición. Permite que el cuerpo se mueva con una grácil corrección, sin ser sobrecargado de información.

Como conclusión, aprender y enseñar estrategias con efectividad depende del tipo de patrón de movimiento. Aun más, las diferentes personas puede preferir distintas formas de aprender. Algunos individuos aprenden mejor si se les enseña un dibujo o una maqueta del movimiento que le permitan practicar con la simulación. Otros aprenden mejor si diseccionan el ejercicio en movimientos más pequeños. Y otros prefieren una explicación o la utilización de indicaciones táctiles. En la mayoría de los casos lo mejor es una combinación de técnicas, empleando todos los ángulos posibles para mejorar el rendimiento y aumentar la comprensión.

Fuente: Rael Isacowitz . Pilates.

Casualidad y suerte

Las casualidades son pícaras e inseparables compañeras de viaje que parecen comportarse sin orden ni concierto. Eso sí, actúan democráticamente, pues afectan por igual la vida de hombres y mujeres, mayores y pequeños, ricos y pobres. Sin embargo, muchas personas tratan de exiliar el azar de sus vidas e ignoran o niegan su influencia. Suelen ser individuos fatalistas que aseguran que todos los acontecimientos están sometidos a leyes inalterables e irrevocables. Creen profundamente que el futuro ya está decidido, sea por principios científicos, disposiciones divinas, decretos del destino o influencias astrales. No faltan tampoco quienes al tirar los dados borran el elemento de azar que en realidad guía su caída y leen en el resultado la fuerza implacable del destino. Algunos imaginan incluso que Dios hace que llueva o salga el sol intencionadamente, para facilitarnos o complicarnos la vida el día de la boda al aire libre.

Hablando del rechazo al factor casualidad, recuerdo una noticia publicada en octubre de 2003. Explicaba la reseña que a Jan Michelini, ayudante de dirección de la película de Mel Gibson La pasión de Cristo, le cayeron dos rayos y otro al actor principal, Jim Caviezel, mientras rodaban el polémico filme en Italia y se resguardaban bajo un paraguas de una aparatosa tormenta. Por fortuna, excepto por quemaduras sin importancia, ambos sobrevivieron a las descargas eléctricas que les enviaron las nubes del cielo. Numerosas personas creyentes irritadas por el planteamiento «superficial» que había hecho Gibson del Nuevo Testamento o por considerar la cinta antisemita o, incluso, antiislamista ( la película fue prohibida en Arabia Saudí, Kuwait y Bahrein) vieron claramente la castigadora mano de Dios en el suceso.

La casualidad es más llamativa cuando pasan cosas improbables. Esto me hace recordar un relato emocionante que escuché hace poco al científico y escritor Leonard Mlodinow, sobre una experiencia de su padre mientras fue prisionero de los nazis en el campo de concentración de Buchenwald. Al parecer un día el buen hombre se sintió tan muerto de hambre que robó unas pocas rebanadas de pan de la panadería del campo. Cuando el oficial jefe de este servicio notó el hurto , hizo que los agentes de la Gestapo pusieran en fila a los diez presos sospechosos. » ¿ Quién ha robado el pan? , les preguntó. Al no obtener respuesta ordenó a los carceleros fusilar a los aterrados prisioneros uno por uno ,hasta que todos muriesen o uno cantara. El padre de Mlodinow dio entonces un paso adelante y confesó el robo. No lo hizo tanto por altruismo como por fatalismo, explicaría más tarde, ya que estaba seguro de que iba a ser ejecutado de todas formas. Sin embargo ,y para su sorpresa, el jefe de la panadería no solo le perdonó la vida, sino que además lo nombró su ayudante. Gracias a ello el padre de Mlodinow vivió para contarlo.

Y mientras anotaba estas ideas también ocurrió algo insólito en Nueva York. El viernes 5 de diciembre de 2007 el andamio de madera en el que trabajaban los hermanos Edgar y Alcides Moreno, limpiadores de ventanas, se desplomó al vacío desde el piso cuarenta y siete de un rascacielos del este de Manhattan ( una altura de 160 metros). El cuerpo de Edgar se desintegró por el impacto, pero Alcides sobrevivió a la caída. Pese a haber sufrido múltiples fracturas y roturas de órganos internos, los bomberos se lo encontraron consciente y sentado en los restos del andamio. Hospitalizado en estado crítico, Alcides fue sometido a nueve operaciones y transfusiones de varios litros de sangre. Pero al final, este hombre de treinta y siete años, casado y con tres hijos pequeños , sobrevivió. Los médicos que lo trataron nunca habían visto un caso parecido. cuando el periodista James Barron del diario The New York Times preguntó al jefe del servicio de traumatología que lo trató cómo se lo explicaba , se limitó a decir » Si usted cree en los milagros, este sería claramente uno».

La verdad es que , si reflexionamos un poco, se hace evidente que las casualidades juegan un papel determinante en nuestra existencia. La coincidencia de circunstancias imprevisibles con factores personales y sociales configura nuestras decisiones y determina los desenlaces de nuestros enfrentamientos con los avatares de la vida. Y cuando pensamos sobre los hechos que hemos vivido, casi siempre nos referimos a la buena o a la mala suerte para catalogar los resultados insospechados, favorables o adversos.

La suerte es una idea tan arcaica como universal, cuyo poder ha sido casi siempre atribuido a misteriosas fuerzas externas . De hecho, además de la antigua y venerada diosa Fortuna, casi todas las divinidades que han surgido a lo largo de nuestra historia han retenido su popularidad en tanto en cuanto sus intervenciones han sido consideradas beneficiosas por sus seguidores. Nadie va al templo para atraer la mala suerte, es verdad que si bien todos podemos hablarle a Dios y rogarle que nos libre del mal, no resulta nada fácil obtener respuesta. Con todo, las religiones de hoy son vehículos que permiten a millones de personas canalizar la ilusión y la esperanza que ya florecen de forma natural en sus mentes y les ayudan a neutralizar la indefensión que sienten ante posibles calamidades. En este sentido, las religiones son herramientas de nuestro natural optimismo y de nuestra inclinación natural a encontrar razones esperanzadoras y motivos para luchar por sobrevivir.

Mucha gente se protege del mal agüero adoptando costumbres que están basadas en pensamientos mágicos. Por ejemplo, en Nueva York , los actores de Broadway nunca se desean buena suerte unos a otros ni mencionan el nombre de Macbeth. en muchas partes del mundo son legión quienes no se atreven a pasar por debajo de una escalera, abrir un paraguas dentro de casa o se inquietan a las vista de un gato negro. U a nuestro alrededor abundan las personas inteligentes y sensatas que confían ciegamente en los poderes sobrenaturales de amuletos , fetiches, talismanes o mascotas para atraer la buena fortuna y ahuyentar la mala.

La fortuna se presta a la subjetividad. No pocos se sienten afortunado sin serlo objetivamente, mientras que otros, desde luego afortunados, se consideran auténticos cenizos. Además , la suerte es un motivo muy popular de autodisculpa. Todos hemos protegido alguna vez la autoestima o la imagen pública trasladando la responsabilidad de nuestros fallos y decisiones erradas a la mala pata y atribuyendo nuestros éxitos a la propia competencia, y cuántas no habremos pensado que nuestros contrincantes triunfan por fortuna y pierden por ineptitud.

La verdad es que mis vínculos con la suerte han sido bastante buenos hasta ahora. Quizá el momento culminante de esta feliz relación tuvo lugar la trágica mañana del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. A causa del cargo oficial que ocupaba entonces, como directos del sistema de Hospitales Públicos de la ciudad, tras producirse los atentados me desplacé al puesto de mando provisional que había improbidad el Departamento de Bomberos en la calle Vesey, al pie mismo de las Torres Gemelas. El increíble espectáculo y las imágenes alucinantes me dejaron sin habla, casi hipnotizado. A pocos metros de nosotros, los dos rascacielos ardían como inmensas teas, mientras los jefes de bomberos y sus veteranos ayudantes, embutidos en sus pesados trajes negros con franjas amarillas, iban y venían incansablemente , en un denodado esfuerzo por ayudar a las víctimas de los ataques. Cuando al fin la lucidez me devolvió a la realidad , decidí dar la alarma por teléfono al hospital público más cercano. Pero mi móvil no funcionaba. En aquel momento, que sería crucial para mí, un desconocido surgió de la vorágine y se ofreció amablemente a acompañarme a las oficinas de un cercano edificio de oficinas para que pudiera acceder a un teléfono fijo. No llevaría más de cinco minutos hablando con el director del Hospital Bellevue cuando la comunicación se cortó en seco, las luces se apagaron y el inmueble comenzó a temblar violentamente en medio de un rugido ensordecedor. Tras unos instantes interminables cesaron las sacudidas y después deque un líder espontáneo nos guiara a la salida, los pocos que nos encontrábamos allí encerrados escapamos aterrados del edificio, abriéndonos paso a través de una espesa e irrespirable polvareda gris, montañas de escombros y un tropel de hombres y mujeres que corrían aterrados en todas direcciones.

Un par de horas después de haber huido de aquel inolvidable infierno, me enteré de que la especie de terremoto que había sentido mientras hablaba por teléfono fue causado por el derrumbamiento de la primera torre. Trágicamente su desplome había aplastado a todos los bomberos que se hallaban en el puesto de mando, donde yo había estado apenas momentos antes de ir en busca de un teléfono , incluyendo a los jefes Bill Feehan y Peter Ganci. Gracias a la buena suerte de que no me funcionara el móvil había salvado la vida.

El factor suerte llama la atención principalmente en estas situaciones en las que no podemos predecir el desenlace. Nos consideramos con suerte cuando obtenemos buenos resultados pese a no haberlo intentado, y aún más cuando los buenos resultados ocurren a pesar de haber adoptado resoluciones improcedentes o de llevar a cabo comportamientos erróneos. Por el contrario, nos sentimos especialmente desdichados cuando las cosas se tuercen pese a haber invertido mucho esfuerzo y tomado todas las precauciones posibles. Los enfermos que se curan con rapidez a pesar de ingerir medicinas incorrectas, que no son pocos, son enfermos afortunados. Quienes empeoran pese a seguir el tratamiento adecuado son ostensiblemente desafortunados.

Fuente: Dr Luis Rojas Marcos Supera la adversidad

Ejercicio diario para beneficiar la salud y el buen funcionamiento del cerebro

El ideal para empezar a moverse es por la mañana antes de desayunar. Hacer esto tiene entre otras ventajas la activación del metabolismo, con lo cual se reduce la posibilidad de tener sobrepeso.

Andar deprisa es una de las mejores estrategias para estar en un magnifico estado físico, mental y anímico. Recordemos que el objetivo es elevar, aunque sea de forma discreta, tanto la frecuencia respiratoria como la cardiaca. Esa es la señal de que estamos haciendo ejercicio aeróbico. También hay que levantarse de la silla de vez en cuando en lugar de pasar hora interminables sentados delante de la pantalla del ordenador. la cantidad de tiempo que pasamos mirando a una pantalla, sea de ordenador o de televisión, ha aumentado muchísimo el sedentarismo de la población. Dar unos simples pasos después de estar dos horas ante el ordenador o la televisión y caminar media hora al día son dos tipos de acciones que, a pesar de ser sencillas, pueden aportarnos grandes beneficios.

Si se padece algún trastorno como el colon irritable o el reflujo gastroesofágico ,un paseo antes de acostarse mejora ambas dolencias. No puede haber justificación para no moverse cuando hay tanto en juego.

Si creemos que no disponemos de media hora al día, busquemos tres espacios a lo largo de la jornada y caminemos rápido durante diez minutos cada una de las veces. el efecto es igual de beneficioso que si camináramos treinta minutos seguidos. La Organización Mundial de la Salud define la inactividad física cuando se hace menos de ciento cincuenta minutos de actividad moderada ( andar deprisa) por semana. Estamos hablando de una media de treinta minutos diarios durante cinco días a la semana. ¿ Quién realmente no puede hacer esto? No olvidemos que nuestro cuerpo es un cuerpo del Paleolítico y hace ciento cincuenta mil años todos caminábamos kilómetros al día para obtener la caza y los tubérculos que necesitábamos para poder sobrevivir.

Hay mucha gente que hoy utiliza una serie de dispositivos para calcular el número de paso que camina. Las personas sedentarias caminan menos de cinco mil pasos, mientras que las que no lo son caminan por encima de los siete mil quinientos pasos. Entre medias hay una franja de efectos no tan claramente beneficiosos para la salud. Recordemos aquí y como hemos señalado antes que cuando hablamos de andar, hablamos de hacerlo con cierto ritmo. No es un ir de tiendas a ver escaparates.

¿ Sabes el impacto beneficioso que tiene el ejercicio físico en la prevención de infartos de miocardio y de ictus?

El corazón necesita el ejercicio físico porque de lo contrario su capacidad de bombear la sangre se va reduciendo significativamente. Además , durante el ejercicio se generan nuevos vasos en el corazón. Esta ha sido la causa que ha permitido que personas con obstrucciones importantes en las arterias coronarias no fallecieran de un infarto si se ejercitan regularmente. Durante todas esas horas , días, semana y meses que hicieron ejercicio físico , sin ser ellas conscientes, fueron desarrollando esta circulación colateral que, a modo de » caminos accesorios» permitió que siguiera pasando la sangre cuando una arteria, una » autopista» del corazón, había quedado súbitamente bloqueada por un trombo .

Lo mismo ocurre en el cerebro. Ya hemos visto que durante el ejercicio físico se favorecen se formen más vasos cerebrales por los que pueda circular la sangre .

Importancia del entrenamiento de pesas. Junto con el ejercicio aeróbico, hemos de considerar hacer ejercicio con pesas. Este es importante tenerlo presente porque a partir de los cuarenta años , e incluso antes, empezamos a perder masa muscular y masa ósea, favoreciendo lo que se denomina osteoporosis. la masa muscular es de excepcional importancia para que las articulaciones no sufran. Muchos dolores bajos de espalda son debidos a unos abdominales débiles. Hay dolores de rodilla que desaparecen fortaleciendo el músculo cuádriceps femoral, que es esencial en la extensión dela pierna. Muchas personas con cierta edad tienen propensión a las caídas por su falta de masa muscular. Por eso revertir la osteoporosis es importante para reducir la posibilidad de fracturas si uno se cae. Esas caídas y esas fracturas posiblemente no se habrían producido si hubieran tenido más desarrollados los músculos de sus extremidades inferiores y unos huesos con mayor matriz ósea y, por tanto, más sólidos. Recordemos que al menos en Estados Unidos la causa principal de muerte traumática en personas de más de sesenta y cinco años son las caídas. No estamos hablando ,por tanto , de un asunto menor.

Fuente: Dr. Mario Alonso Puig . Tus tres superpoderes para lograr una vidad más sana ,prospera y feliz.

10 soluciones para un sueño reparador

La clave es crear las condiciones idóneas para que el cerebro genere suficiente melatonina, hormona del sueño.

  1. Luz tenue en el comedor, cortinas opacas en la habitación. La luz eléctrica ha puesto fin al orden natural y engaña al cerebro haciéndole creer que el sol no se ha puesto, lo que ha retrasado de dos a tres horas nuestro reloj interno.
  2. Si lees antes de dormir , mejor en papel que en la tablet. Hay que hacer un esfuerzo especial en disminuir la exposición a las luces LED azules, que reducen a la mitad la segregación de melatonina en comparación con las antiguas bombillas incandescentes.
  3. Un baño 2 horas antes de dormir ayuda al descanso, la razón es que el baño caliente provoca que la sangre se concentre en la superficie, lo que ayuda a expulsar poco a poco el calor del interior del cuerpo. Además regula la temperatura corporal .
  4. Procura que tu habitación esté a 18º de temperatura.
  5. Apaga el botón de repetición del despertador. Puede que prescindir del despertador no sea realista pero si te despiertas cada día a la misma hora, incluido el fin de semana , tu cuerpo se acostumbrará y posiblemente llegues a no necesitarlo.
  6. No des vueltas en la cama , sal y haz algo relajante. La recomendación es que no aguantes despierto más de 20 minutos. Levántate , lee un libro , escucha música suave…pero oblígate a estar despierto. Así tu cerebro genera adenosina, y con ella esa fantástica sensación de tener sueño.
  7. Haz ejercicio pero nunca dos horas antes de acostarte. La razón es que la temperatura corporal puede permanecer alta durante una o dos horas después del ejercicio. Si esto ocurre demasiado cerca de la hora de acostarte costará bajarla lo suficiente como para conciliar fácilmente el sueño.
  8. Ni cenes en exceso ni te quedes con hambre ( la sensación de estómago vacío te despertará de madrugada).Las dietas que implican una fuerte restricción calórica está demostrado científicamente que reducen la cantidad de sueño no-REM.
  9. Al final del día , aparca las preocupaciones y desconecta. Cuando estás angustiado, el sistema nervioso simpático esta hiperactivado esto provoca un aumento de la temperatura corporal que no facilita el sueño y una elevación del cortisol, la adrenalina y la noradrenalina ( aceleran el ritmo cardiaco, lo contrario que debe ocurrir al dormir).
  10. Café, tabaco y alcohol , un trío que desvela.

Fuente: Dr. Matthew P. Walker , profesor de Neurociencia y Psicología de la Universidad de California

Otro sitio realizado con WordPress