Supera la crisis de los 50 y da un cambio positivo a tu vida

chico-2

” Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro. Vive tu propia vida. Todo lo demás es secundario” Steve Jobs

Madurar nos aporta equilibrio y un estado de ánimo más sereno y positivo. Con el tiempo, nos hacemos mayores pero también más sabios. Si sabemos aprovechar la experiencia que dan los años para mejorar como personas, conseguiremos disfrutar mucho más de la vida.

Mientras la década de los 40 es una época confusa y difícil, la de los 50 es mucho más agradecida. Ya hemos asumido el hecho de que ya no somos tan jóvenes , estamos más seguros de nosotros mismos y tenemos más experiencia. Con la madurez llega el equilibrio y comprendemos por fin el verdadero sentido de la vida, que no es otro que el de llevar una existencia lo más agradable y plena posible.

¿ No lo ves claro? ¡ Cambia tu actitud! Para que cumplir años siga siendo un motivo de felicidad y no de preocupación, necesitas dos cosas: por un lado, aceptar tu edad y, por otro, llevar la vida que realmente quieres llevar. si lo haces de esta manera, va a disfrutar mucho más de esta etapa.

  • No pierdas el interés por la vida. La edad biológica no tiene por qué condicionar tu forma de actuar. Mientras tengas ganas de disfrutar, seguirás siendo una persona activa y con ilusiones. ” No hay propiamente edad de la vejez. Se es viejo cuando se comienza a actuar como viejo” , decía el político, periodista y médico Georges Clemenceau.
  • Valora tu experiencia. La madurez llega cuando dejamos de ver la juventud como un privilegio. La vida es un camino y todos sus tramos tienen sus aspectos positivos y negativos. Aferrarse a una época en concreto no nos va a reportar nada bueno, sino todo lo contrario. Hay que seguir avanzando y disfrutar de lo que se nos ofrece en cada momento.
  • Cree en ti y en tus capacidades. Acaba de una vez por todas con la idea de que entrar en la cincuentena es sinónimo de decadencia. Según un estudio realizado por la psicóloga Laura Castensen, a partir de los 50 años, las personas trabajan más y mejor. A la experiencia y los conocimientos, se le une una mayor habilidad para resolver  conflictos y superar los problemas sobre la marcha.
  • Hacerse mayor no tiempo porque ser, por lo tanto, un rasgo negativo sino todo lo contrario. Si nos decidimos a llevar las riendas de nuestra vida y tomar parte activa de nuestro desarrollo personal, esta época puedes ser muy interesante y satisfactoria.
  • Tienes más claro qué es lo que quieres. A estas alturas, sabes perfectamente qué es lo que te conviene y lo qué no . Las dudas y las inseguridades ya han quedado atrás. Conoces la dirección que debes tomar y todo lo que debes hacer para seguirla.
  • Consigues centrarte en lo que es importante. A medida que se van cumpliendo años, se suele adoptar una actitud mucho más positiva. Dejamos de preocuparnos por temas intrascendentes y nos centramos en lo que realmente importa. Esto se traduce en un estado de ánimo más sereno y una mayor receptividad ante todo lo bueno que hay a nuestro alrededor.
  • Una oportunidad para crecer. Las crisis no tienen por qué ser negativas, sino todo lo contrario. A pesar de que no siempre es fácil lidiar con ellas, una vez  las hemos superado, solemos mejorar como personas. Una crisis implica modificar algunos de nuestros hábitos para adoptar otros. Se adquieren, además , nuevas habilidades que, unidas a las que ya tenemos, nos convierten en personas más capacitadas y valiosas.

¿ Qué hacer para mejorar esta década?

Si has entrado en la cincuentena o estás a punto de hacerlo, es posible que sientas la necesidad de modificar algunos aspectos de tu día a día. Éstos son los más importantes:

  • Haz menos cosas, pero más interesantes. Puede que tu nivel de energía haya decrecido, pero eso no te impide llevar la vida que quieres. El secreto está en hacer una lista de prioridades y eliminar todo aquellos que te disguste o no te aporte nada.
  • Trata de disfrutar más de la vida. Es posible que, hasta este momento, hayas vivido de una forma demasiado acelerada. Ahora te toca bajar el ritmo, echar un vistazo a todo lo que hay a tu alrededor y aprender a valorarlo.
  • No temas los cambios. No caigas en el error de pensar que ya es tarde para seguir una nueva dirección. Nunca lo es. Siempre estás a tiempo de aprender cosas nuevas, adquirir u nueva afición… Además,  estas modificaciones te ayudarán a mantenerte ocupado y aumentar tu autoestima.
  • Sé un poco egoísta. Hasta ahora has dedicado la vida a complacer a los demás, a tus hijos, a tu familia , a tus amigos…Ahora ha llegado el momento de pensar más en ti.
  • Emprende un nuevo proyecto. ¿ Tienes un sueño por cumplir o meta por alcanzar? Puede que sea un buen momento para ir a por ello. Estás más tranquilo , tienes más experiencia, dispones de más tiempo…Tienes todos los puntos para conseguirlo, así que , ¡adelante!

Fuente: Heres publicaciones . Mariano Nadal

 

 

 

 

Síndrome del túnel carpiano: prevención y ejercicios que te benefician

mano   Desde hace poco tiempo ha surgido el fenómeno creciente de un tipo de trastorno que afecta a quienes trabajan en oficinas, especialmente a los que utilizan ordenadores. Aunque estas lesiones no son del mismo grado que algunos problemas médicos ( como hipertensión, artritis o cáncer), constituyen, por desgracia, un aspecto usual en la vida de numerosos trabajadores.

Este tipo de trastorno se denomina  movimiento repetitivo  o lesiones por acumulación de estrés    , y acostumbra a afectar a personas que ejecutan acciones repetitivas con sus manos. Aunque afecta tanto a oficinistas como a obreros, la intervención quirúrgica sobre el canal carpiano es actualmente la segunda más habitual en los EEUU según  Techonology Review.

Lesiones repentinas como romperse un hueso o una lesión de la parte inferior de la espalda se producen al cargar un peso excesivo, pero estas lesiones por estrés son el resultado de una gradual y continua acumulación de pequeños , y  a veces , imperceptibles cambios que eventualmente causan dolor. A menudo , este tipo de proceso invade nervios o tejidos dañados como resultado de la tarea repetitiva que realiza la persona, o por una posición inadecuada de la mano, brazo, pierna o espalda durante un periodo muy largo. Trabajar con el teclado del ordenador parece ser la causa del creciente número de molestias, lesiones y pérdidas de días de trabajo en la oficina.

El nombre de síndrome del canal carpiano viene dado por los huesos carpianos de la muñeca.  El canal carpiano es un espacio estrecho formado por huesos y un ligamento en la base de la palma de la mano, justo por encima de la muñeca.  A través de este canal pasan:

  • El nervio medio, que transmite los estímulos sensitivos al pulgar y a la mayoría de dedos.
  • Los tendones, que hacen funcionar los músculos de la mano.

Antes , los mecanógrafos realizaban numerosas tareas manuales: correcciones a mano, enroscar la hoja de papel hacia dentro y hacia fuera del carro, rodar el carro manualmente, cambiar las cintas… Esto permitía que las manos se movieran en direcciones diferentes y los descanso breves daban un reposo a las muñecas.  Con los ordenadores , sin embargo, todas las funciones se automatizan. En un día pueden llegar a  realizar 20.000 pulsaciones durante un único periodo de trabajo, sin cambio alguno ni un momento de ” descanso ” para la muñeca.

¿Cuándo se daña el nervio? Flexionar de modo continuo la muñeca, especialmente bajo una posición anormal, puede hacer que los tendones se hinchen y que ejerzan presión sobre el nervio medio, muy sensible, que extiende por el canal carpiano. Alguien dijo que es ” como pisar una manguera cuando está saliendo agua”.

Con el tiempo, la tensión atrofia el nervio y los músculos del pulgar, y los primeros tres dedos que el nervio controla. Esto puede originar parálisis, pérdida de habilidad y ” hormigueo” en la mano que le impidan dormir por la noche. si no se ha examinado el dolor durante mucho tiempo, puede convertirse en permanente y, de hecho, la lesión del canal carpiano ha forzado a muchas personas a cambiar de empleo.

Remedios para el síndrome del canal carpiano.

  • Varíe la posición de la muñeca en el trabajo. Intente no trabajar con las muñecas en una posición flexionada.
  • Efectúe pautas frecuentes al teclear.
  • Interésese por el material ergonómico. Un nuevo diseño en mesas o sillas puede aliviar este problema.
  • Un medicamente antiinflamatorio, como una aspirina, puede ser de ayuda.
  • Cubra la muñeca con hielo para disminuir la inflamación.
  • Alce las manos por encima de la cabeza y mueva los brazos en círculos durante unos minutos o bien deje las manos colgando a los costados y agítelas, con las muñecas relajadas , sueltas. El objetivo es restablecer la circulación.
  • Apriete los dedos , y después estírelos hacia fuera varias veces, o bien estruje una pelota de tenis.
  • Se pueden llevar por la noche y en el trabajo, siempre que sea posible, una muñequeras especiales compuestas de unas tablillas de aluminio y ajustadores de tipo ” velcro”  que impiden la flexión de la muñeca. Se pueden adquirir en farmacias.
  • Puede necesitar un día o dos de descanso, quizá con la muñeca sobre una tablilla.
  • La intervención quirúrgica es el último recurso. Existen dos tipos. en las intervención a ” mano abierta” se practica una incisión en cambas palmas y muñecas, esta operación requiere un largo periodo de recuperación. En la técnica más nueva,  la intervención a ” mano cerrada”, se recurre tan solo a la anestesia local para realizar una incisión de unos 2 cm, por la cual el cirujano divide el ligamento carpiano con un instrumento especial. El periodo de recuperación habitual para este procedimiento es de 2-6 semanas. Aun así, ninguno de los dos tipos de intervención cura todos los casos, en especial si la parte dañada no se ha examinado durante demasiado tiempo.

mano 2

Fuente: Bob Anderson. Estar en forma.

 

 

 

 

¿ Por qué es necesaria la musculatura?

chico-4

 

Estar en forma significa ser operativo, y esto se traduce en la práctica en ser capaces de llevar a cabo acciones sin demasiado esfuerzo , o con un esfuerzo acorde con las necesidades de esa acción: subir escaleras sin resoplar, salir del coche sin ningún problema, agacharse a coger algo del suelo sin que resulte dificultoso volver a recuperar la posición erguida… Esos sería estar en forma . Realizar esas acciones sin esfuerzo significa tener tonificación muscular. ¿ Y cómo se alcanza esa tonificación de la musculatura del cuerpo?  Sencillo: con un entrenamiento cuyos ejercicios y cuya intensidad se adapten a cada persona, ejercicios breves y poco frecuentes pero cuyos resultados con cien por cien efectivos para la salud y el tono físico.

Muchas personas mayores creen que el ejercicio físico no les aportará nada, porque todo está enfocado a la gente joven. Por el contrario, un programa de entrenamiento intenso, breve y poco frecuente pero regular puede proporcionar numerosos beneficios fisiológicos y psicológicos.

Suele decirse que, simplemente permaneciendo activo, puede mantenerse uno en forma. Es decir, que puede mantener la flexibilidad y la resistencia solo con el movimiento del cuerpo. Pero el hecho de mover los músculos no va a mejorar el componente muscular, de lo contrario , podríamos ver a maratonianos muy musculados por el hecho de ser los que más se mueven.

La masa muscular empieza a decrecer al legar a los veinticinco o treinta años. con los años sufrimos un deterioro físico progresivo, pero esa atrofia muscular se puede recuperar aplicando un trabajo muscular correcto. La decadencia del cuerpo pues, puede frenarse y ser revertida.

Investigadores de la Universidad de Wisconsin han demostrado que se puede mantener ,e incluso ganar,  masa muscular a medida que se envejece porque nunca es demasiado tarde para empezar a recuperar el tono muscular . Cualquier edad es buena para esa primera sesión de entrenamiento. Después de consultar con el médico y que éste dé el visto bueno, todos, jóvenes, adultos y ancianos, descubrirán que pueden mejorar muchísimo su tono muscular aunque hayan permanecido sedentarios durante años.

Los músculos son los motores del movimiento. Una de sus principales funciones es contraerse, y , al hacerlo, se acortan, acercan sus extremos y tiran de los huesos y los aproximan. Por el contrario, un músculo no puede extenderse, esos solo ocurre debido a una contracción de su antagonista ( el músculo que se opone ) o por una presión externa.

El músculo va de un extremo a otro del hueso ( cuya zona proximal se llama origen), suele ocupar un área amplia del hueso y su inserción es, generalmente, distal , tendinosa y en una zona pequeña del hueso. El origen se refiere al punto en el que el músculo se fija a un hueso, normalmente menos movibles.

 

Fuente: Dr. Ricardo Cánovas

 

¿ Cómo te ayuda el Pilates a ponerte en forma?

images[9]

             ” Nos deleitamos con la belleza de la mariposa, pero rara vez reparamos en los cambios que ha tenido que sufrir para conseguir esa belleza” Maya Angelou

 

El Pilates es una metodología única que mejora tanto la mente como el cuerpo. Te ofrece un montón de beneficios tanto para tu cuerpo como para tu mente entre los que se incluyen: una faja abdominal sólida como una roca, una mejora en la postura y en la flexibilidad , y unos músculos tonificados.  También reduce el estrés y las toxinas, y te enseña a tomar conciencia de todo tu cuerpo y a controlarlo.

Incrementarás tu inteligencia. Las últimas investigaciones neurológicas mundiales afirman que ¡el ejercicio nos hace pensar más!

Joseph Pilates seguro que estaría de acuerdo. Allá por 1934, impulsó la idea de que cuanto más tiempo pasamos sin aprender a controlar el cuerpo, más disminuye nuestra vitalidad y más mengua nuestra capacidad mental. El efecto del Pilates sobre el cerebro , según explicaba Joseph, tiene lugar mediante la reanimación de miles de células musculares inactivas, que a su vez activan miles de neuronas dormidas: es decir, aumenta la función y la capacidad mental.

Joseph se adelantó a su época. En 2011, un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois puso cuatro grupos de ratones en distintas dependencias: un grupo disponía de comida deliciosa y lujosas jaulas, otro de pienso estándar sin ningún tipo de adornos, los dos grupos restantes tenías las misma condiciones, y además una ruda. Los científicos pusieron a prueba a los ratones y descubrieron que lo único que diferenciaba sus mejoras cognitivas era la rueda. Los ratones que hacían más ejercicio poseían cerebros más anos y realizaban los test cognitivos significativamente mejor que los otros.

 

Te convertirás en un experto en estrés. Sabías que, ¿ el ejercicio no solo reduce el estrés sino que además te prepara para sobrellevar mejor cantidades mayores de estrés? Los investigadores de Society o f Neuroscience han descubierto que, cuando se somete a las ratas a condiciones de estrés, aquellas que han podido correr antes reaccionan mejor que las que no han corrido.  Parece que el ejercicio es capaz de reestructurar nuestro cerebro para que soporte mejor el estrés negativo. La respiración consciente, la liberación de tensión muscular, así como la descarga de las ” hormonas de la felicidad” ( endorfinas, serotonina, dopamina) durante los ejercicios hace que ¡Pilates sea el método perfecto para acabar con el estés!

 

Conseguirás el equilibrio entre músculo y movimiento.El prototipo de fuerza ha sido siempre el culturista con un cuerpo lleno de músculos abultados, pero , de verdad, ¿ para qué sirve tanta fuerza si te deja tan anquilosado que no puedes moverte? Cuanta más masa muscular hay , mas difícil resulta moverse y más difícil resulta aminorar la velocidad, parar o cambiar de dirección.

Con Pilates el núcleo corporal ( el centro vital o core) es el punto de encuentro de todas las extremidades. Un cuerpo con un núcleo estable soporta muchísimo mejor los cambios y giros súbitos del ejercicio, los deportes y la vida. El Pilates combina un centro sólido con una base más amplia, gracias a que ayuda a crear unos pies más eficaces ( hay una diferencia entre tropezar cuando llevar puestos unos tacones de quince centímetros y tropezar cuando vas descalzo) y una columna equilibrada mediante el perfeccionamiento de la postura.

Los malos hábitos nos atrapan en patrones de movimiento repetitivos ( sentarse con la pierna derecha cruzada sobre la izquierda, llevar el bolso colgado del mismo hombreo todos los días, sentarte encorvada sobre un techado durante horas y horas)  y nos llevan a desarrollar en exceso algunos músculos y a inmovilizar otros sin ningún contramovimiento que atenúe los desafortunados efectos. Cuando el cuerpo se desequilibra mucho, algunos de los músculos realizan el grueso del trabajo mientras que otros se atrofian. Es entonces cuando se produce la lesión. Ya habrás oído eso de ” Si no se usa, se pierde”, pero las lesiones provocadas por desequilibrios encajan mejor en eso de ” si tus músculos no reparte, tú tendrás que ocuparte”

El Pilates incrementa uniformemente la fuerza y la longitud de los músculos largos como también de los cortos ,y los músculos equilibrados crean cuerpos ágiles, coordinados, flexibles y menos propensos a las lesiones.

Fuente: Brooke Siler

Estrés y respiración

GAFAS

Nuestra manera de respirar puede  repercutir en nuestra manera de vivir ,y viceversa. Si adquirimos el hábito de respirar rápidamente y sin llenarnos los pulmones, es muy probable que tengamos la sensación de que estamos  constantemente apurados.

La postura y la respiración son inseparables, y cada una de ellas afecta directamente a la otra. Es fácil comprobar esta interrelación sentándonos con la espalda muy encorvada. Si prueba a hacerlo un momento (¡no muy largo!)  verá que no puede respirar hondo. Lo mismo pasa si nos ” sentamos erguidos” de manera rígida, arqueando excesivamente la espalda. Si la mala postura es un hábito, también lo será respirar mal, y esto desembocará en problemas respiratorios. Si aprendemos a usarlos de una manera más equilibrada, entorpeceremos menos nuestra respiración, y si además aprendemos a respirar bien, reduciremos la tensión muscular , y ello nos ayudará a sentarnos , a estar de pie y a movernos con mayor elegancia y equilibrio.

Nuestra manera de respirar también afecta a nuestro estado mental, nuestro nivel de energía, nuestras emociones e incluso nuestra manera de movernos. A corto plazo, una respiración rápida y superficial no es perjudicial, pero a largo plazo normalmente puede provocar o exacerbar estados mentales negativos como por ejemplo angustia, inquietud, crisis de ansiedad y estrés en general. Cualquiera de estas afecciones puede, a su vez , entorpecer más el mecanismo respiratorio, con lo que se crea un círculo vicioso. Cuando alguien de muestra inquieto ante una situación que requiere calma y serenidad , a menudo le decimos que ” respire hondo” para que se tranquilice. Del mismo modo, prestando atención a nuestra manera de respirar , podemos empezar a tomar conciencia de los malos hábitos con los que entorpecemos este delicado proceso y poderlos cambiar. Reaprendiendo el ritmo natural de nuestra respiración podemos modificar nuestra manera de pensar, sentir y actuar mientras llevamos a cabo nuestras actividades cotidianas.

Por ejemplo, si nos fijamos en un bebé o un niño pequeño, observaremos que su abdomen y caja torácica se mueven rítmicamente hacia dentro y hacia fuera cada vez que respiran. El resto del cuerpo permanece relajado mientras el aire es inspirado y espirado casi sin esfuerzo . De hecho, parece que todo su cuerpo esté respirando.

En los adultos se observa en muchas ocasiones que el respirar lo hacen demasiado deprisa, demasiado superficialmente o de manera irregular, a menudo ni tan solo se dan tiempo para acabar de espirar antes de empezar a inspirar de nuevo. Esto refleja directamente cómo han estado viviendo su vida, y explicarán con frecuencia que para ellos el día nunca tiene suficientes horas. Este ritmo de vida acelerado, en el que mucha gente se cree atrapada, provoca la tensión excesiva de muchos músculos , y con ello una pauta de respiración limitada, lo que a su vez es perjudicial para su salud física, su estado mental y su calidad de vida.

Fuente : Richard Brennan

 

La postura y el calzado

PIE 2

 

   El verdadero milagro no es volar por el aire ni andar sobre el agua, sino caminar sobre la tierra.

Proverbio chino

Muchos de nosotros estamos dispuestos a sufrir para ir a la moda y vestimos ropas ceñidas e incómodas que nos limitan la libertad de movimientos, pero , en lo que respecta a la postura, la peor prenda de todas es el calzado. ¿ Se ha preguntado alguna vez por qué sentimos tal alivio cuando nos quitamos los zapatos al final del fía o por qué a tantos niños les encanta ir descalzos? ¡Quizás nuestros pies intentan decirnos algo!

Cada año se diseñan y comercializan nuevos tipos de calzado cuya publicidad dice que nos ayudarán a ” caminar correctamente”  o a ” quemar calorías mientras andamos” . Al mismo tiempo, cada vez se usan más plantillas ortopédicas para intentar corregir los pies planos, aunque la experiencia nos ha enseñado que estas plantillas pueden provocar otros problemas posturales que inciden negativamente en las articulaciones de los tobillos, las rodillas o las caderas. El aumento de necesitar plantillas ortopédicas  en los niños indica que en nuestra manera de estar de pie y caminar hay algo que hacemos terriblemente mal.

El podólogo William A. Rossi , en su artículo ” Por qué los zapatos impiden caminar con normalidad” sostiene que los defectos de diseño del calzado afectan a esta compleja acción humana. Y argumenta :” Costó millones de años de evolución desarrollar el excepcional pie humano y nuestra consiguiente forma característica de aminar, una proeza notable de la ingeniería natural. Sin embargo , en tan solo unos cuantos milenios y por culpa de una prenda diseñada de manera inteligente ( el calzado) hemos deformado la manera anatómica pura del andar humano entorpeciendo su eficacia, sometiéndola a tensiones y privándola de su elegancia formal y facilidad de movimientos de la cabeza a los pies. Y prosigue afirmando que ” es biomecánicamente imposible que una persona calzada ande de manera natura. Todo calzado convierte lo natural en contranatural. Y no existe terapia ni aparato mecánico alguno, por preciso que sea su diseño, por experimentado que sea el fisioterapeuta, que pueda corregir totalmente nuestra manera de andar”.

PIE

Los pies son a menudo la única parte del cuerpo humano que está en contacto con el suelo. Se trata de una estructura muy compleja y resistente: cuando nos movemos de acuerdo con nuestro diseño natural los tobillos sirven de excelente amortiguador, mientras que los dedos y los reflejos actúan como mecanismo de propulsión altamente eficaz. Los pies pueden soportar una gran presión, sin que ello les impida seguir siendo tan flexibles que a menudo vemos gente que camina como si tuviera un muelle en los zapatos. El pie y el tobillo constan de 26 huesos, lo que significa que una cuarta parte de los huesos del cuerpo humano está en los pies. Cada pie tiene 33 articulaciones y más de cien músculos, hecho que hace todavía más extraordinario su diseño, si bien con demasiada frecuencia no lo sabemos valorar. Todos estos componentes trabajan juntos para sostener nuestro cuerpo y darle equilibrio y movilidad.

Sobre los tacones , el problema no es ya la altura de los tacones, sino la mera existencia del tacón.  Cuando andamos descalzos tenemos el cuerpo alineado de manera natural, pero, al calzarnos, incluso un tacón bajo como  el que suelen llevar los zapatos masculinos puede contribuir a desalinearlo. Según el doctor Rossi, si una persona se calza unos zapatos con tacones de 5 centímetros todo su cuerpo se inclina hacia delante unos 20º . Para evitar caerse de bruces, la organización de su estructura perfectamente equilibrada debe cambiar de manera considerable. La pelvis rota hacia delante, con lo que disminuye el soporte de los órganos contenidos en su cavidad. las vértebras lumbares se arquean más intentando recuperar el equilibrio y, en consecuencia, todos los músculos, tendones y ligamentos se tensan. pero lo peor es que el hecho de estar desequilibrado provoca un desplazamiento de la cabeza hacia atrás y hacia abajo, que aumenta excesivamente la tensión en la zona de la cabeza, el cuello y la espalda, lo que a su vez entorpece el Control Primario y, por lo tanto, el funcionamiento de todo el organismo se ve afectado negativamente. Con cada reajuste que lleva a cabo, nuestra estructura se desplaza progresivamente de su vertical y aumenta enormemente el esfuerzo que debemos realizar para mantener una postura erguida. Si una persona lleva zapatos de tacón alto evidentemente el problema se agrava, cuanto más se alto es el tacón, tanto más se inclina el cuerpo hacia delante y tanto mayor es su desalineación.  En mi opinión,  aunque llevar zapatos de tacón alto de vez en cuando no hace ningún daño,  su uso habitual puede aumentar mucho la tensión muscular en todo el cuerpo, lo que puede tener consecuencia negativas incluso en nuestra forma de respirar.

Fuente: Richard Brennan. Cambia tu postura, mejora tu vida.

 

Apreciar lo que nos rodea

paseando perro

Un joven acudió a un campamento de leñadores para pedir trabajo. El capataz , al ver que era fuerte, lo aceptó sin pensárselo. Podía empezar al día siguiente.

   Durante su primer día en la montaña trabajó mucho y cortó decenas de árboles. El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción se redujo la mitad. El tercer día se propuso mejorar. Durante toda la jornada golpeó el haca con toda su furia. Aun así, los resultados fueron muy inferiores. Cuando el capataz se percató del escaso rendimiento del joven, le preguntó:

-¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha?

Y el joven respondió:

-No he tenido tiempo. ¡He estado atareado talando árboles!

Una de las herramientas de la psicología cognitiva es ” apreciar lo que nos rodea o sintonizarse con la armonía”.

¿ Pero en qué consiste específicamente ? Lo podríamos definir como una práctica para asumir un talante no terribilizador , pero desde la experiencia más que desde la cognición y el debate racional.

Con la práctica de la armonía buscamos experimentar alegría en la situación actual, sin ninguna razón concreta. Sólo queremos disfrutar del presente. Y este ejercicio de disfrute de las pequeñas cosas implica que necesitamos muy poco para estar bien.

Algunas formas de experimentar esta sintonía son:

  • Pasear por la ciudad contemplando su belleza: arquitectura, iluminación…
  • Caminar en medio de la naturaleza con la misma actitud contemplativa.
  • Escuchar música y apreciarla con deleite.
  • Regodearse en pensamientos agradables.
  • Trabajar disfrutando del momento: tratar de hacerlo bien y de forma elegante.
  • Tener una conversación agradable y apreciarla.
  • Disfrutar de las virtudes personales: ser atento con los demás, ordenado, honesto…
  • Disfrutar del arte.

Sintonizarse es ejercitarse todos los días en alguna de estas actividades y sentir el placer de conllevar, con el compromiso de orientarse en la vida hacia el disfrute y erradicar la terribilización, la necesititis y la queja.

La psicología cognitiva con enseña que los estados emocionales son como canales musicales que sintonizamos. Muchas veces nos quedamos pegados a canales negativos,pero podemos cambiar y sintonizar con los canales del buen rollo, de lo armonioso.

Después de caminar durante horas en medido de la naturaleza, sin ningún propósito salvo el de ir de un lugar a otro, uno se relaja casi por completo. Por muy nervioso que estemos, la charla en buena compañía, los colores y sonidos de la naturaleza, el ejercicio pausado… nos pacifican. images[7]

Cuando estamos estresados, acelerados, temerosos o neuróticos es porque estamos pegados al canal equivocado. Se trata del canal de la lucha, del ” deber” y de la queja. En ese momento nuestra tarea consistirá en sintonizar otro canal y ahí nos ayudará la búsqueda de la poesía que hay a nuestro alrededor . ¡Y siempre la hay!

Otra forma de experimentar que la vida es maravillosa y que necesitamos muy poco para ser felices es afinar nuestra capacidad de apreciar lo pequeño. Es lo que se puede llamar el practicar el wabi-sabi. Y es que se podría decir que la fortaleza emocional y la felicidad se hallan en las pequeñas cosas de la vida: una copa de vino, un artículo bien escrito, una siestecita después de comer , una ráfaga de aire fresco por la mañana…

En Japón existe una tradición lteraria que alude a esa apreciación de las pequeñas cosas: los haiku o pequeños poemas que cantan las maravillas de lo que nos rodea. No tienen por qué rimar y versan sobre experiencias minúsculas experimentadas como hermosos milagros.

Aquí van un par de ellos. El primero  de Buson:

Noche corta de verano:

                       entre los juncos, fluyendo,

                        la espuma de los cangrejos.

Y de la famosa poetisa Tatsuko:

Blancos los rostros

                           que observan

                             el arcoíris.

Fuente: Ser feliz en Alaska . Rafael Santandreu

 

¿ Qué conexión tiene deporte y felicidad?

 

Todos sabemos que la actividad física genera cambios en nuestro cuerpo y mente que incrementa el nivel de bienestar, modifican nuestros neurotransmisores y reducen estados emocionales como la ansiedad y la ira. Pero, al margen de esto, ¿ qué otra conexión hay entre deporte y felicidad?

Los estudios de Sonia Lyubonirsky de la Universidad de California llegaron a la conclusión de que la felicidad no es fruto de los éxitos obtenidos, sino que es la que los causa. Es decir, la gente feliz provoca sus éxitos, en lugar de ser la gente exitosa la que provoque su felicidad.

-951666_w767h767c1cx510cy248[1]

Pero, ¿ qué nos da felicidad? Muchas personas asocian la felicidad a nivel y estatus socioeconómico que permite vivir una vida en la que uno pueda tener de todo. Pero los estudios demuestran que, a partir de un determinado nivel en el que se curen las necesidades más básicas, la felicidad está relacionada con las experiencias que vivimos, aquello que compartimos y los recuerdos que nos generan. La gente que tiene más no es más feliz porque rápidamente se termina acostumbrando a lo que posee. Mientras que las experiencias positivas nos dejan una huella en la memoria que aumenta el nivel de satisfacción con la vida. Los estudios de Leaf Van Boven y Thomas Gilovih afirman que si para ser feliz tienes que comprar, que lo hagas con experiencias. Y a ser posible, compartidas.  Una experiencia gratuita o pagada, si asistes a un centro deportivo, es el ejercicio. Lo puedes practicar solo o en compañía. Al margen de todos los beneficios psicológicos que tiene, realizar ejercicio es una actividad que permite que te sientas realizado , pone a prueba tus capacidades y tu nivel de superación, te educa en la disciplina y el esfuerzo y te ayuda a organizar tu agenda y a establecer prioridades. Además, suele influir en tu estilo de vida consiguiendo que modifiques a la vez tu forma de alimentarte, el descanso, incluso muchos son los que se plantean dejar otros hábitos poco saludables como lo es dejar de fumar. Cuando vives la experiencia de compartir un objetivo deportivo, también trabajas tus habilidades sociales., sientes que formas parte de un equipo o de una comunidad deportiva, animas y te dejas animar y desarrollas la cooperación y el sentimiento de pertenencia. Entre las actividades que generan felicidad están:

  • Llevar un diario en el que anotes todo aquello que disfrutes. Escribir es una conducta que nos enfoca, que permite centrar la atención en aquello que vamos a registrar. El hecho de saber que al final del día tu mente dedicará cinco minutos a recoger tus fuentes de bienestar, hará que durante el día estés pendiente de ellas. Sal a correr observando de qué disfrutas y por la noche, anótalo.
  • Tener actos de amabilidad diarios, pequeños, pero frecuentes. Cuando practicas un deporte sabes perfectamente con qué tipo de acciones puedes ser amable: cedes a tus compañeros el paso cuando el camino es estrecho, saludar a otros runners, ayudar a levantarse a alguien que tropieza. Trata conscientemente de ser amable y verás como automáticamente cambian tus emociones.
  • Desarrollar la gratitud. La persona que practica la gratitud tiene puesta su atención en todos los pequeños detalles que le regala la vida, desde dar las gracias a os que te acompañan a correr hasta dar las gracias por estar sano, no estar lesionado o poder tener unas buenas zapatillas que te ayudan a correr mejor. Pensamos que lo que tenemos es común, normal o que lo merecemos y con ello dejamos de darle el valor que realmente tiene.
  • Compórtate como si fueras feliz. Sonríe, busca soluciones, no te limites, ábrete a la gente, comparte.
  • Dejar de pensar en tener y comprar más. En el momento en el que tu felicidad no depende de la marca de tu coche o de aquello que deseas poseer, te conviertes en una persona libre.
  • Llevar un ritmo de vida sereno. El deporte permite canalizar emociones y relajarte. Si además lo compañas de una técnica de meditación , tendrás la serenidad asegurada.

Fuente: Patricia Ramírez Loeffler, psicóloga del deporte y de la salud.