Ante los excesos de Navidad… entrena tu autocontrol

Las fiestas, cenas con amigos, las vacaciones, las reuniones familiares, los días de celebración, la riqueza de nuestra gastronomía… son innumerables los motivos o las excusas que nos llevan a excedernos en este mes de diciembre. Un exceso no es un problema. el problema aparece cuando un exceso se convierte en una norma durante un mes.

El mes de diciembre y los primeros días de enero pueden tirar por la borda todo el tiempo que llevas tratando de comer de forma saludable, llevar una vida activa haciendo ejercicio de forma regular o priorizando el sueño para dormir las horas que necesitas. Si quieres ser capaz de tener algún exceso pero que este exceso no se convierta en un » hasta el diez de enero no empiezo de nuevo» puedes trabajar estas directrices que te ayudarán a tener más autocontrol.

  • Descansa y duerme. Glucosa, descanso y capacidad de autocontrol están estrechamente relacionados.
  • Medita. Además de darte serenidad, es un estado emocional que facilita la paciencia y el autocontrol. También permite entrenar la capacidad de estar en el ahora. Muchos de los momentos en los que pierdes tu autocontrol están relacionados con la incapacidad para permanecer concentrado. Tu deseo, tu impulso te llevan a estar fantaseando con el objeto del deseo, en lugar de seguir centrado en tu trabajo. -Quiero comer, quiero un cigarrillo…-. La meditación hará que sepas aceptar el deseo y que dejes de luchar contra tu impulso.
  • Ten claras las consecuencias de la ausencia de control. La mayoría de las veces nos saltamos el control por no pararnos a pensar qué ocurrirá si lo hacemos o por minimizar el riesgo . ¿ Qué es lo peor que podía pasar? Existen diferentes tipos de consecuencias, las propias de no controlarte que pueden afectar a tu salud, coger peso, estar agotado por la falta de sueño, en segundo lugar las emocionales , como la culpa o la frustración y en tercer lugar las que afectan a terceros , ¿ qué imagen doy cuando me comporto de esta manera?¿soy un modelo para mis hijos/familia/amigos cuando pierdo el control?
  • Busca tu motivación intrínseca .¿Qué sentido tiene esto para mi?¿Por qué y para qué lo hago? Cuando tratamos de motivarnos con premios externos, como darnos un capricho. a motivación se pierde. Es más fácil controla el impulso cuando hay algo que de verdad tira de nosotros porque nos apasiona.
  • Anticípate. Elabora un plan. Antes de que llegue la comida de navidad o la cena de empresa, decide cómo quieres relacionarte con el alcohol y la comida. Cuántas copas de vino vasa beber, si tomarás postre, turrones, mazapanes ,polvorones o si solo te decantarás por uno de ellos. Decidir antes de actuar permite que el cerebro sepa más o menos cómo debe actuar.
  • Entrena la atención. Si eres consciente de lo que está pasando en este momento, serás capaz de frenarlo. solo tienes que, antes de actuar, pensar qué quieres hacer. La mayoría de las veces perdemos el control porque no damos espacio a reflexionar. Decide, incluso para comer algo que esté fuera de tus planes. Hazlo desde la reflexión y la elección, pero no porque el diablillo de tu cabeza te empuje.
  • Retrasa, simplemente retrasa. Retrasar significa darte 10 minutos. No se trata de prohibir, porque esto incrementa el deseo. Solo de decirte que a pesar de que tienes unas ganas locas de tomar un polvorón, vas a esperarte 10 minutos. si dentro de 10 minutos tienes el mismo nivel de deseo, cómetelo. Solo se trata de aprender a entrenar la paciencia y de darle valor a lo que sentimos. A veces parece que el deseo tiene tal intensidad que es irrefrenable, pero cuando lo desatendemos durante 10 minutos,tiende a perder esa intensidad. ¡Felices fiestas!

Fuente: Patricia Ramírez Loeffler , psicóloga del deporte y de la salud.

¿Cómo puedes evitar el dolor de rodillas y los crujidos?

A veces notamos una sensación punzante, que la rodilla se queda » clavada» o que cruje. son molestias comunes a cualquier edad, y se puede hacer mucho por disminuirlas.

Es una de las articulaciones más grandes de nuestro cuerpo , y también una de las más complejas. Huesos , meniscos, ligamentos, tendones, bursas. forman un perfecto engranaje que permite que la rodilla soorte casi todo el peso del cuerpo. » Pero precisamente debido a esta complejidad y sobre todo a la presión y a la carga a la cual está sometida, es mucho más vulnerable a las lesiones» advierte la doctora Mercé Torra, experta en patología musculoesquelética y miembro del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Mutua Terrasa ( Barcelona) . Por eso, si no la cuidamos como se merece, la aparición de dolor en la rodilla es frecuente.

El peso justo libera presiones. Sin duda, uno de los principales enemigos de la salud articular es el sobrepeso » Se calcula que cada kilo de más supone unos 5 kg de presión extra en la rótula al subir y bajar escaleras» nos cuenta la especialista.

Cuando las rodillas empiezan a quejarse y sobra algo de peso, es posible que el dolor se deba a u exceso de presión. si crees que es tu caso, ya tienes un motivo más para plantearte, este año sí , adelgazar y no volver a recuperar los kilos perdidos. Pero mientras lo consigues debes tener muy en cuenta también otros factores que pueden acabar provocando dolor frecuente en las rodillas.

Hay posturas que las cuidan. Una correcta higiene postural es fundamental para evitar lesiones y dolor » Hay que controlar siempre la postura de las rodillas, sobre todo evitando flexionarlas excesivamente y durante mucho tiempo» remarca la doctora Torra.

No sobrepases los 90º de flexión de rodilla si estás mucho tiempo sentado . y si ya has tenido algún problema que te ha generado dolor en la zona, la experta aconseja no doblarlas más de 45º.Es igualmente importante usar un reposapiés cuando no se llega con los pies al suelo, de esta forma soportarán menos presión.

Al hacer ejercicio también debes ser muy cuidadoso en cuando a la posición de tus rodillas. De hecho, movimientos que en principio son beneficiosos para ellas porque contribuyen a reforzar su musculatura sin sobrecargar la articulación ( como ir en bici) pueden acabar perjudicándote si la postura en la que los haces no es la correcta( por ejemplo, cuando el sillín está muy bajo y obliga a doblar mucho la articulación. Por eso es tan imporrante ,ante de comenzar a practicar un nuevo deporte o una rutina de ejercicios, que un buen profesional te asesore.

Las malas posturas, como empujar las rodillas hacia atrás mucho rato mientras estás de pie ( en extensión), también pueden empeorar trastornos que ya han aparecido como el quiste de Baker (ocurre cuando , por un exceso de presión , se acumula líquido en la rodilla debido a un defecto en la cápsula articular). Si no hay otro trastorno detrás ( como por ejemplo , un daño de los meniscos o un esguince) no suele ser doloroso y lo habitual es que con el tiempo acabe reabsorbiéndose. Pero » si eso no ocurre, los médicos podemos drenarlo y, en ocasiones excepcionales, incluso existe la opción de operar» apunta la doctora.

El calzado influye. Unos zapatos gastados ,una suela que no amortigüe el peso o un tacón muy alto sobrecargan tus rodillas. » Al aumentar la presión sobre la rótula, los tacones muy altos pueden incluso acabar desgastando el cartílago, generando rigidez y dolor» advierte la rehabilitadora.

La forma en la que caminas es otro factor a tener en cuenta, hacerlo con los pies hacia dentro o hacia fuera provoca una mala posición de tus rodillas que, sostenida en el tiempo, causa dolor. Consulta a un profesional.

¿Cómo reforzar su musculatura? Para la experta este es uno de los aspectos más importantes. No es de extrañar si tenemos que cuenta que «son precisamente los músculos que rodean esa zona (cuádriceps , gemelos, isquiotibiales …) los que soportan la mayor parte del peso y la tensión que sufren cada día». Pr eso, si están débiles, acaban desestabilizando la articulación , y el riesgo de que se dañe con cualquier pequeño esfuerzo es mucho más alto.

Los deportes que más te convienen, además de la bicicleta ( de forma segura) , puedes hacer elíptica, pilates, natación , aquagym o caminar. Estos ejercicios fortalecen las musculatura sin sobrecargar la articulación porque son de bajo impacto articular. en cambio, es mejor evitar otros de alto impacto ,como correr o saltar sobre todo si se llevan a cabo en superficies duras como el asfalto de las ciudades.

En tus platos pon colágeno que es una proteína fundamental para mantener las rodillas flexibles. Los huevos, el limón y los frutos secos ayudan a nuestro organismo a producirla.

¿Qué puedes hacer si ya te duelen? Lo primero que debes tener en cuenta es que, pese al daño que notas, el reposo excesivo no te conviene. si no mueves la rodilla, sus músculos se debilitarán aun más , y eso puede hacer que el dolor sea más intenso. Para que esto no ocurra, la doctora recomienda fortalecerlos con ejercicios isométricos, en los que se provoca una contracción sin cambiar la longitud del músculo . «Esto permite fortalecer la musculatura pero sin mover la articulación, evitando así la aparición o el empeoramiento de las molestias», nos cuenta. Si mientras se realizan se siente dolor, la especialista recomienda dejar de hacerlos e informar al médico de ello.

Una vez que los músculos han ganado tono, se puede empezar a mover la articulación con ejercicios en la piscina, pedaleando… Con el objetivo de que el dolor no vaya a más es importante reducir el riesgo de caídas: guarda las alfombras de casa y usa un calzado antideslizante los días de lluvia.

Si tienes un golpe o una caída… la rodilla puede hincharse debido a una respuesta natural del organismo, que envía más sangre a la zona para curarla. Ponte un poco de hielo para desinflamarla ( durante 10-15 minutos cada 2-3 horas )

Ponerse de puntillas ayuda a trabajar los músculos de detrás de la rodilla.

¿El clima les afecta? Los cambios de presión pueden hacer que el dolor empeore en algunas personas que ya tienen un problema articular en sus rodillas. Aunque no repercute en todas por igual » Parece que hay pacientes más sensibles que otros a estos factores » afirma la doctora Mercé Torra. En invierno, además, solemos ser más sedentarios y , si las rodillas están tocadas, esto favorece la rigidez articular y la aparición de contracturas.

¿ Por qué las rodillas crujen tanto? Los crujidos sin dolor ocurren cuando se da una diferencia de presiones en los gases que forman parte del líquido sinovial, que sirve para lubricar las articulaciones y evitar el desgaste. Es un proceso natural, y hay gente más propensa que otra.

¿ Y cuándo pueden darse esos cambios de presión? ES frecuente que se produzcan al mover la rodilla y forzarla un poco, porque el movimiento provoca que esas pequeñas burbujas que contienen gas exploten ,produciéndose el característico crujido.

¿ En qué momento hay que preocuparse? Debemos hacerlo si son frecuentes y , sobre todo , si van acompañados de dolor, bloqueo y sensación de inestabilidad. Cuando esto ocurre podemos estar delante de luxaciones, roturas de menisco, desgaste articular… Lo mejor es consultarlo con un médico.

Fuente: Dra Mercé Torra Parra , Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Mutua Terrassa.

Visualización en Pilates

A la hora de practicar o enseñar Pilates, una de las herramientas que más se utilizan es la visualización. Una imagen puede transmitir de manera instantánea grandes cantidades de información, mientras que una explicación requeriría de muchas palabras técnicas y largas descripciones que podrían incluso confundir y resultar contraproducentes De hecho, a menudo es imposible describir una descripción de forma anatómica. Imagina ,por ejemplo , que quiere que el movimiento resulte fluido ¿ qué indicación anatómica concreta podría dar? Sin embargo, el simple hecho de decir «fluye», y acompañarlo de un gesto ilustrativo o un tono de voz suave, muy posiblemente consiga el efecto deseado.

Se debe utilizar la visualización con cierto criterio, para evitar malentendidos o cortes en la comunicación. La imagen tiene que ser adecuada para el vocabulario visual del cliente/ paciente , de manera que pueda identificarla y transformar su significado. De no ser así, la imagen puede resultar vacía o incluso absurda. Algunas expresiones de uso habitual como » llevar el ombligo hacia la columna» o » ahuecar el abdomen» son ejemplos de visualización, van enfocadas a utilizar en los ejercicios el centro energético , todo un reto, debido al alto nivel de conciencia, concentración y control que se requiere. La clave está muchas veces en la visualización.

La utilización de imágenes a la hora de dar indicaciones efectivas para la ejecución de un ejercicio exige una elevada compresión del movimiento. Dar pautas es todo un arte que se expresa de diferentes maneras ( táctil, verbal y visual) y cada una de estas maneras se puede transmitir de diferentes formas. Por medio de las indicaciones se transmite, recibe e integra la información. Unas indicaciones concisas darán lugar a una buena comunicación y una buena comunicación hará posible una mejor comprensión. Una buena comprensión es la base de la práctica efectiva y la práctica consistente, de alta calidad , es el camino hacia el dominio de la actividad y el éxito.

Un componente esencial a la hora de mejorar las indicaciones es la experiencia. las indicaciones para un ejercicio pueden variar también de persona a persona y de día a día. El conocimiento, la práctica, la experiencia, la intuición, la compasión y el entendimiento son, todos , ingredientes para formar una buena indicación.

Alargar.

En Pilates se utiliza mucho la palabra alargar, o elongar. Es una directriz compleja, pues cada personas entiende algo diferente con ella. el trabajo con rangos de movimiento completos puede animar a elongar. También suele ayudar pensar en la contracción simultánea de la musculatura, a lo largo de la cadena cinética y con las articulaciones en extensión total. Así da la impresión, desde fuera y desde dentro , de estar trabajando toda la cadena cinética, como un alargado segmento ( alargándose en el espacio), más que sus cortos segmentos individuales.

A la hora de utilizar imágenes , es importante enfatizar la diferencia entre concepto y realidad fisiológica, y no confundirlas. Cuando se dice ,por ejemplo , » Eleve la pierna desde atrás ( los isquiotibiales) alargando la pierna desde la articulación dela cadera» » Alargue el brazo desde la axila» estamos empleando la visualización para conseguir un efecto físico ,pero anatómicamente es impreciso. Esto no quiere decir que estas imágenes no deban usarse, al contrario, se pueden usar y suelen ser muy efectivas. Pero debemos saber distinguir siempre entre realidad y licencia poética. Un punto de discusión relacionado con el anterior es la cuestión de cómo de estirado es estirado. Debido a la indicación habitual de no bloquear las rodillas o los codos se está refiriendo a no hiperextender la articulación. Debemos evitar hiperextender la articulación al practicar Pilates. Sin embargo, por el hecho de existir esta precaución no debemos evitar extender la articulación, significa que se debe alcanzar la línea más recta posible, sin pasar la extensión verdadera ( una línea recta). Para conseguir esto hay que tomar conciencia de lo que significa recto. En primer lugar, imagine una línea recta que atraviesa la articulación. Luego active los grupos musculares agonista y antagonista en la contracción simultánea. En el caso de la rodilla, lolos isquiotibiales y los cuádriceps debe estar contraídos simultáneamente con la rodilla en extensión total. En esta posición, la articulación disfruta de un buen soporte, los músculos correctos están plenamente activos y se ha conseguido una línea larga.

Recuerde que un miembro estirado es más largo que uno en hiprextensión o ligeramente flexionado. Notar esto resulta sencillo al realizar el trabajo de pies sobre el reformer. Mientras el carro se desplaza y aleja de la barra de pies, la pierna se está estirando. Una vez que la pierna está completamente estirada, el carro no podrá moverse más en esa dirección y será el momento de flexionar la rodilla y regresar. Si la rodilla continuase extendiéndose más allá de la línea recta, hacia hiperextensión, lo que hará el carro en realidad es aproximarse de muevo a la barra de pies. Es un movimiento pequeño pero claro a la hora de identificarlo, que demuestra que la hiperextensión es más corta que la extensión total. Por último, el alargamiento se trata tanto de una cualidad anatómica como interna, más fácil de conseguir cuando el movimiento es relajado que cuando es tenso.

Relajar las costillas.

Al hablar de visualización, hemos de prestar una particular atención a la parte inferior de la caja torácica, que suele abrirse o proyectarse hacia delante en posición erguida o levarse en la colchoneta en posición supina. Hacer esto puede desembocar en un acortamiento de los extensores de la columna lumbar y en hiperlordosis. Yo imagino que las costillas inferiores están conectadas a la sínfisis púbica por medio de una goma elástica que permite a las costillas moverse, deslizarse m deslizarse de arriba a abajo por la parte anterior del cuerpo , y permanecer controladas. Esta imagen favorece la relajación de los músculos de la zona lumbar, lo que aumenta la probabilidad de mejorar la activación abdominal. Oirá a menudos a profesores de Pilates decir » Cierre las costillas » o » Relaje las costillas» . Lo que psicológicamente se transmite es la activación de los músculos abdominales y el descenso de actividad de los extensores de la columna lumbar ( sin ir a la flexión de columna) , lo cual determina una alineación ideal y una apropiada activación muscular. La respiración puede representar un papel muy importante en este proceso. en general, espirar profundamente consigue el resultado deseado.

Imprimir las vértebras.

Eve Gentry, una de las mejores profesoras de pilates de primera generación, fue quien acuñó el término imprinting. Fue el tema central de sus enseñanzas y una de las potentes imágenes que utilizó con mucho éxito.

Tumbado sobre la colchoneta, visualice cómo el cuerpo se hunde sobre una tierra suave, dejando su huella. A partir de ahí, los huesos se acercan y se separan a esa huella o impresión. Con este modo de trabajar se deja de pensar en el movimiento de cada músculo individualmente y se presta más atención a movimiento de cada parte del cuerpo. Lo ideal es que termine resultado un movimiento fluido y libre de tensión. Por ejemplo, al realizar un despegue de la pelvis puede usted imaginar la impresión que deja su columna en la arena. Cada una de las vértebras se van separando de la huella , para luego volver a caer sobre ella. El resultado es una articulación secuencial de la columna, sin un exceso de actividad muscular ( o al menos sin la tensión que surge al esforzarse mucho en algo) . Este concepto puede aplicarse a cualquier parte del cuerpo y en cualquier posición. Permite que el cuerpo se mueva con una grácil corrección, sin ser sobrecargado de información.

Como conclusión, aprender y enseñar estrategias con efectividad depende del tipo de patrón de movimiento. Aun más, las diferentes personas puede preferir distintas formas de aprender. Algunos individuos aprenden mejor si se les enseña un dibujo o una maqueta del movimiento que le permitan practicar con la simulación. Otros aprenden mejor si diseccionan el ejercicio en movimientos más pequeños. Y otros prefieren una explicación o la utilización de indicaciones táctiles. En la mayoría de los casos lo mejor es una combinación de técnicas, empleando todos los ángulos posibles para mejorar el rendimiento y aumentar la comprensión.

Fuente: Rael Isacowitz . Pilates.

Casualidad y suerte

Las casualidades son pícaras e inseparables compañeras de viaje que parecen comportarse sin orden ni concierto. Eso sí, actúan democráticamente, pues afectan por igual la vida de hombres y mujeres, mayores y pequeños, ricos y pobres. Sin embargo, muchas personas tratan de exiliar el azar de sus vidas e ignoran o niegan su influencia. Suelen ser individuos fatalistas que aseguran que todos los acontecimientos están sometidos a leyes inalterables e irrevocables. Creen profundamente que el futuro ya está decidido, sea por principios científicos, disposiciones divinas, decretos del destino o influencias astrales. No faltan tampoco quienes al tirar los dados borran el elemento de azar que en realidad guía su caída y leen en el resultado la fuerza implacable del destino. Algunos imaginan incluso que Dios hace que llueva o salga el sol intencionadamente, para facilitarnos o complicarnos la vida el día de la boda al aire libre.

Hablando del rechazo al factor casualidad, recuerdo una noticia publicada en octubre de 2003. Explicaba la reseña que a Jan Michelini, ayudante de dirección de la película de Mel Gibson La pasión de Cristo, le cayeron dos rayos y otro al actor principal, Jim Caviezel, mientras rodaban el polémico filme en Italia y se resguardaban bajo un paraguas de una aparatosa tormenta. Por fortuna, excepto por quemaduras sin importancia, ambos sobrevivieron a las descargas eléctricas que les enviaron las nubes del cielo. Numerosas personas creyentes irritadas por el planteamiento «superficial» que había hecho Gibson del Nuevo Testamento o por considerar la cinta antisemita o, incluso, antiislamista ( la película fue prohibida en Arabia Saudí, Kuwait y Bahrein) vieron claramente la castigadora mano de Dios en el suceso.

La casualidad es más llamativa cuando pasan cosas improbables. Esto me hace recordar un relato emocionante que escuché hace poco al científico y escritor Leonard Mlodinow, sobre una experiencia de su padre mientras fue prisionero de los nazis en el campo de concentración de Buchenwald. Al parecer un día el buen hombre se sintió tan muerto de hambre que robó unas pocas rebanadas de pan de la panadería del campo. Cuando el oficial jefe de este servicio notó el hurto , hizo que los agentes de la Gestapo pusieran en fila a los diez presos sospechosos. » ¿ Quién ha robado el pan? , les preguntó. Al no obtener respuesta ordenó a los carceleros fusilar a los aterrados prisioneros uno por uno ,hasta que todos muriesen o uno cantara. El padre de Mlodinow dio entonces un paso adelante y confesó el robo. No lo hizo tanto por altruismo como por fatalismo, explicaría más tarde, ya que estaba seguro de que iba a ser ejecutado de todas formas. Sin embargo ,y para su sorpresa, el jefe de la panadería no solo le perdonó la vida, sino que además lo nombró su ayudante. Gracias a ello el padre de Mlodinow vivió para contarlo.

Y mientras anotaba estas ideas también ocurrió algo insólito en Nueva York. El viernes 5 de diciembre de 2007 el andamio de madera en el que trabajaban los hermanos Edgar y Alcides Moreno, limpiadores de ventanas, se desplomó al vacío desde el piso cuarenta y siete de un rascacielos del este de Manhattan ( una altura de 160 metros). El cuerpo de Edgar se desintegró por el impacto, pero Alcides sobrevivió a la caída. Pese a haber sufrido múltiples fracturas y roturas de órganos internos, los bomberos se lo encontraron consciente y sentado en los restos del andamio. Hospitalizado en estado crítico, Alcides fue sometido a nueve operaciones y transfusiones de varios litros de sangre. Pero al final, este hombre de treinta y siete años, casado y con tres hijos pequeños , sobrevivió. Los médicos que lo trataron nunca habían visto un caso parecido. cuando el periodista James Barron del diario The New York Times preguntó al jefe del servicio de traumatología que lo trató cómo se lo explicaba , se limitó a decir » Si usted cree en los milagros, este sería claramente uno».

La verdad es que , si reflexionamos un poco, se hace evidente que las casualidades juegan un papel determinante en nuestra existencia. La coincidencia de circunstancias imprevisibles con factores personales y sociales configura nuestras decisiones y determina los desenlaces de nuestros enfrentamientos con los avatares de la vida. Y cuando pensamos sobre los hechos que hemos vivido, casi siempre nos referimos a la buena o a la mala suerte para catalogar los resultados insospechados, favorables o adversos.

La suerte es una idea tan arcaica como universal, cuyo poder ha sido casi siempre atribuido a misteriosas fuerzas externas . De hecho, además de la antigua y venerada diosa Fortuna, casi todas las divinidades que han surgido a lo largo de nuestra historia han retenido su popularidad en tanto en cuanto sus intervenciones han sido consideradas beneficiosas por sus seguidores. Nadie va al templo para atraer la mala suerte, es verdad que si bien todos podemos hablarle a Dios y rogarle que nos libre del mal, no resulta nada fácil obtener respuesta. Con todo, las religiones de hoy son vehículos que permiten a millones de personas canalizar la ilusión y la esperanza que ya florecen de forma natural en sus mentes y les ayudan a neutralizar la indefensión que sienten ante posibles calamidades. En este sentido, las religiones son herramientas de nuestro natural optimismo y de nuestra inclinación natural a encontrar razones esperanzadoras y motivos para luchar por sobrevivir.

Mucha gente se protege del mal agüero adoptando costumbres que están basadas en pensamientos mágicos. Por ejemplo, en Nueva York , los actores de Broadway nunca se desean buena suerte unos a otros ni mencionan el nombre de Macbeth. en muchas partes del mundo son legión quienes no se atreven a pasar por debajo de una escalera, abrir un paraguas dentro de casa o se inquietan a las vista de un gato negro. U a nuestro alrededor abundan las personas inteligentes y sensatas que confían ciegamente en los poderes sobrenaturales de amuletos , fetiches, talismanes o mascotas para atraer la buena fortuna y ahuyentar la mala.

La fortuna se presta a la subjetividad. No pocos se sienten afortunado sin serlo objetivamente, mientras que otros, desde luego afortunados, se consideran auténticos cenizos. Además , la suerte es un motivo muy popular de autodisculpa. Todos hemos protegido alguna vez la autoestima o la imagen pública trasladando la responsabilidad de nuestros fallos y decisiones erradas a la mala pata y atribuyendo nuestros éxitos a la propia competencia, y cuántas no habremos pensado que nuestros contrincantes triunfan por fortuna y pierden por ineptitud.

La verdad es que mis vínculos con la suerte han sido bastante buenos hasta ahora. Quizá el momento culminante de esta feliz relación tuvo lugar la trágica mañana del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. A causa del cargo oficial que ocupaba entonces, como directos del sistema de Hospitales Públicos de la ciudad, tras producirse los atentados me desplacé al puesto de mando provisional que había improbidad el Departamento de Bomberos en la calle Vesey, al pie mismo de las Torres Gemelas. El increíble espectáculo y las imágenes alucinantes me dejaron sin habla, casi hipnotizado. A pocos metros de nosotros, los dos rascacielos ardían como inmensas teas, mientras los jefes de bomberos y sus veteranos ayudantes, embutidos en sus pesados trajes negros con franjas amarillas, iban y venían incansablemente , en un denodado esfuerzo por ayudar a las víctimas de los ataques. Cuando al fin la lucidez me devolvió a la realidad , decidí dar la alarma por teléfono al hospital público más cercano. Pero mi móvil no funcionaba. En aquel momento, que sería crucial para mí, un desconocido surgió de la vorágine y se ofreció amablemente a acompañarme a las oficinas de un cercano edificio de oficinas para que pudiera acceder a un teléfono fijo. No llevaría más de cinco minutos hablando con el director del Hospital Bellevue cuando la comunicación se cortó en seco, las luces se apagaron y el inmueble comenzó a temblar violentamente en medio de un rugido ensordecedor. Tras unos instantes interminables cesaron las sacudidas y después deque un líder espontáneo nos guiara a la salida, los pocos que nos encontrábamos allí encerrados escapamos aterrados del edificio, abriéndonos paso a través de una espesa e irrespirable polvareda gris, montañas de escombros y un tropel de hombres y mujeres que corrían aterrados en todas direcciones.

Un par de horas después de haber huido de aquel inolvidable infierno, me enteré de que la especie de terremoto que había sentido mientras hablaba por teléfono fue causado por el derrumbamiento de la primera torre. Trágicamente su desplome había aplastado a todos los bomberos que se hallaban en el puesto de mando, donde yo había estado apenas momentos antes de ir en busca de un teléfono , incluyendo a los jefes Bill Feehan y Peter Ganci. Gracias a la buena suerte de que no me funcionara el móvil había salvado la vida.

El factor suerte llama la atención principalmente en estas situaciones en las que no podemos predecir el desenlace. Nos consideramos con suerte cuando obtenemos buenos resultados pese a no haberlo intentado, y aún más cuando los buenos resultados ocurren a pesar de haber adoptado resoluciones improcedentes o de llevar a cabo comportamientos erróneos. Por el contrario, nos sentimos especialmente desdichados cuando las cosas se tuercen pese a haber invertido mucho esfuerzo y tomado todas las precauciones posibles. Los enfermos que se curan con rapidez a pesar de ingerir medicinas incorrectas, que no son pocos, son enfermos afortunados. Quienes empeoran pese a seguir el tratamiento adecuado son ostensiblemente desafortunados.

Fuente: Dr Luis Rojas Marcos Supera la adversidad