Combate los temores que te impiden crecer como persona

Beauty Girl Outdoors enjoying nature. Beautiful Teenage Model girl in white dress running on the Spring Field, Sun Light.

» Solo una cosa vuelve un sueño imposible; el miedo a fracasar» Paulo Coelho

Entenderlos te ayudará a afrontarlos con éxito y sacarles partido.  El miedo es un gran enemigo del crecimiento y el progreso personal. Para evitar que te invada y frene tus propósitos, debes identificar su origen y seguir unas pautas que te ayudarán a vencerlo.

   «No sé si seré capaz de conseguirlo » o «creo que es demasiado difícil» son frases que pueden resultarnos familiares, ya que todos las hemos pronunciado alguna vez. El miedo a fracasar en el trabajo , a no gustar, a sufrir por amor o al dolor físico es ancestral e inherente al ser humano. Todos tenemos temores y experimentar esa sensación es natural. El problema es cuando ese miedo empieza a controlar tu vida y condiciona tus decisiones ( o te impide tomarlas).

Intenta comprenderlos.  El primer paso para afrontar un temor es conocer su origen y entender por qué ha aparecido.

Manifestación física. El miedo conlleva reacciones fisiológicas y mentales , como sudores, problemas para respirar y ansiedad, entre otras.

Un gran estímulo. Esta sensación es muy útil para alertarnos de posibles peligros. Por ejemplo, si es de noche y paseas por una calle oscura y abandonada, corres riesgos. El miedo es un estímulo que nos prepara para pasar a la acción o protegernos.

Aceptación positiva. Ignorar o negar tus miedos es la opción más cómoda para no asumirlos y seguir viviendo al margen de ellos, pero acaba pasando factura. Reconocer tus sentimientos es el primera paso para empezar a controlar la situación.

Liberación. Dejar que los temores salgan a la superficie es una manera muy sana de liberarte. Intenta no poner etiquetas a esas sensaciones: no son buenas ni mala, simplemente, existen.

Plántales cara. Identificadas las causas de nuestros temores y siendo conscientes de todas las ventajas que tiene despojarnos de ellos, es el momento de hacerlo.

Huye de las falsas creencias. Muchos miedos proceden de creencias falsa o  catastróficas. Es aconsejable que reflexiones con objetividad para ver el riesgo real, que probablemente sea menor del que te imaginabas.

Hazlo progresivamente. Exponte al miedo, pero hazlo de forma progresiva para que lo vayas interiorizando y superando.

Respira profundamente. Las técnicas de relajación resultan de gran ayuda para que el cuerpo se libere del miedo y también combaten el estrés y la ansiedad.

Benefíciate de ellos. En situaciones extremas, los sentidos se agudizan y el instinto toma las riendas. El miedo no siempre es negativo, pues nos hace actuar de forma eficiente y poderosa.

Aprovecha la oportunidad. Los temores son una señal de alarma que nos ayuda a identificar los problemas y resolverlos de la forma más efectiva. El miedo es una oportunidad de aprender y descubrir cosas que pueden resultar muy útiles.

images[10]

¿Cuáles son los miedos más habituales y cómo superarlos con éxito? Existen algunos temores, que hemos adquirido de generaciones anteriores.

Rechazo. El miedo a no ser aceptados , a decepcionar a los demás o a quedarnos solos en el futuro frenan muchas acciones. Para vencerlo, intenta desarrollar tu autonomía personal y, en el plano sentimental ,concédete un espacio personal y físico para ti y para tu pareja.

-Críticas. Muchas personas anteponen lo que se espera de ellas a lo que creen que es lo correcto, intenta no autojustificarte por todo lo que hagas.

-Vejez. El paso de los años y el empeoramiento del aspecto físico suelen causar un gran temor. Frenar el envejecimiento es un propósito que casi todos abordamos con mucho empeño. Una alimentación equilibrada, hacer ejercicio físico de forma habitual y vivir con intensidad el día a día son de gran ayuda para afrontar el miedo a la vejez.

-Enfermedad. Es uno de los grandes miedos que todos padecemos y puede llegar a convertirse en una obsesión. Para evitarlo, debes rehuir de los pensamientos negativos. Vivir con intensidad y plenitud te ayudará a abordar este temor.

Fuente: Heres publicaciones. Antonio Gómez Abad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *