10 principios básicos al coger peso

Happy couple carrying cardboard moving boxes in their new home

     Las técnicas de manipulación varían según el tipo de tareas que realices ( cargas compactas, bolsas pequeñas, bolsas grandes, cargas muy largas o voluminosas, por ejemplo). Sin embargo , algunos principios son universales y no importa el tipo de carga que hay que levantar. Veamos 10 principios generales relativos a la manipulación manual.

  1. Haz ejercicios de calentamiento muscular. El calentamiento eleva la temperatura muscular , lo que aumenta hasta un 80% la elasticidad de las estructuras.
  2. Posiciónate en dirección al movimiento. De esta forma minimizas los movimientos con torsiones inadecuadas, sobre todo en el nivel lumbar y de rodillas.
  3. Separa las piernas para conseguir más equilibrio. Así aumentas la base de apoyo y reduces los riesgos de perder el control de la carga o el equilibrio.
  4. Agarra con firmeza la carga. Cuando hacemos las cosas deprisa, a menudo no tenemos un  buen agarre de la carga que debemos desplazar, lo cual incrementa el riesgo de lesiones o de que el objeto levantado resbale.
  5. Contrae los músculos abdominales . La contracción de los músculos abdominales permite proteger la zona lumbar. Por eso es muy importante tener una resistencia muscular adecuada para minimizar los riesgos.
  6. Utiliza tu peso corporal para iniciar el movimiento de levantamiento. Todo el peso utilizado de tu cuerpo permite disminuir el esfuerzo que tus grupos musculares deberán realizar.
  7. Levanta la carga lo más cerca posible del cuerpo. De esta forma minimizas el brazo de palanca, disminuyendo el esfuerzo muscular exigido.
  8. Levanta carga sin torsión ni flexión lateral. La espalda está concebida anatómicamente para realizar muy pocas torsiones y flexiones laterales ( inclinarse de lado) Realizar movimientos mientras levantas una carga supone un riesgo mayor. Colócate freten a la carga para evitar esta situación.
  9. Levanta lentamente la carga, sin movimientos bruscos. Los movimientos bruscos crean ” picos ” de tensión extremadamente elevados en el nivel de las estructuras activas del cuerpo.
  10. Utiliza los grupos musculares más fuertes. Dado que las piernas son más fuertes que los músculos lumbares, dobla las rodillas antes de levantar una carga baja. Tu espalda te lo agradecerá.

Fuente: Dr. jean Drouin. Denis Pedneault . Roberto Poirier

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *