¿Demasiado pendiente de tu imagen? Explota otros recursos a tu alcance

GAFAS

 

Tendemos a otorgar a la belleza y a la juventud un peso más importante del que realmente tienen en las relaciones. A la hora de crear vínculos, hay otros factores que entran en juego como el nivel de confianza que desprendemos y nuestra capacidad para generar buenas vibraciones.

Vivimos en una sociedad cada vez más superficial  y eso hace que , muchas veces, caigamos en el error de utilizar baremos puramente estéticos a la hora de valorarnos a nosotros mismos y a los demás. ” Es terriblemente triste eso de que el talento dure más que la belleza” lamentaba con ironía Oscar Wilde. Si bien la apariencia física puede determinar hasta un 58% el éxito o el fracaso de un primer encuentro , una entrevista de trabajo, una reunión con nuevos clientes, , una cita… hay muchos otros factores que favorecen la conexión entre las personas. Valorarnos es el primer paso para sacarles todo su provecho.

Genera oxitocina. Apretar las manos con seguridad, dar dos besos afectuosos, sonreír de forma sincera, tocar la cara a la otra persona ( sin invadir su espacio) o transmitir confianza mirando a los ojos produce en nuestros interlocutores oxitocina, la hormona vinculada al amor que también es responsable de que nos mostremos más mables, generosos, confiados y de que se creen vínculos más estrechos entre las personas. Para que tu interlocutor desactivo todos sus sistemas de alarma, utiliza este tipo de recursos.

Genera empatía. No subestimes el poder de las neuronas espejo. Si muestras agrado, sonriendo, manteniendo una postura relajada,… harás que tu interlocutor se sienta cómodo. Quien está a gusto en su propia piel transmite un atractivo y una fuerza tan especiales que logra que los demás actúen con naturalidad.

Genera confianza. El escritos Robin Baker resumen las 10 técnicas más efectivas ala hora de construir vínculos en las relaciones. Su primer consejo es mostrar un interés sincero en lo que nos cuenta la personas que tenemos enfrente. A casi todos nos encanta tener una audiencia que nos escuche. Tendrás muchos ganado si intentas satisfacer esa necesidad tan humana sacando temas que puedan ser del interés del otro y buscando la conexión.

La filosofía oriental puede ser una guía. Orientada a cultivar la profundidad del ser y a apreciar la esencia de las pequeñas cosas, la filosofía oriental podría ser una fuente de inspiración.

El arte del ” wabi-sabi” . Apreciar lo que nos rodea es una tarea fundamental para el budismo y un sano ejercicio que, en Japón, recibe este nombre. Salir de nosotros mismos para valorar las cosas bellas del mundo es una experiencia que nos hace disfrutar de una tarde soleada,un atardecer ,un gesto de solidaridad… ” No pasa un día – decía Borges – en que no estemos , un instante , en el paraíso” . Para ponerse en modo “wabi-sabi” no hace falta estar de vacaciones o viajar a un lugar nuevo, el reto está en pasear con los ojos abiertos, en dejarnos emocionar por las personas que nos rodean y en captar los pequeños detalles que nos recuerdan que lo esencial es vivir.

El arte del ” kintsukuroi”. Entender que somos seres vulnerables y aceptar nuestros defectos nos ayuda a dejar de perseguir esa imagen de perfección que nos venden desde la publicidad o el cine.El “kintsukuroi” es el arte japonés de recomponer lo que se ha roto, es decir, de realzar la belleza que esconde detrás de cada defecto. Cuando una pieza de cerámica se rompe, los maestros “kintsukuroi” la reparan llenando las grietas con polvo de oro o de plata y destacando, de ese modo, la reconstrucción. Una pieza reparada gana aún más valor porque es única, un símbolo de la fragilidad y de fortaleza.

Si buscas trabajo, vigila tu marca personal en las redes.

Internet se ha convertido en  el espacio que muchas empresas rastrean en busca de nuevos fichajes ¿ Te gustaría mejorar tu huella digital?

Las fotos , de vital importancia. Presta mucha atención a las fotos de perfil que utilizas en un WhatsApp, blog personal, Facebook, Instagram, Linkendln, … porque esta es tu tarjeta de presentación virtual. La idea es que muestre una buena imagen de ti. Escoge, preferiblemente una foto tuya en la que estés solo.

Atento al lenguaje. Cuida la calidad de los contenidos que publicas o en los que participas. Saca a relucir tu  buen humor y sé sincero, pero sin ofender a nadie.

Consideración ante todo. Interactúa con las personas que te siguen, acepta las críticas con entereza y haz caso omiso a los ” trolls” esos instigadores digitales que aprovechan el anonimato para provocar. Entrar en esas polémicas está mal visto desde el área empresarial.

Véndete. Piensa qué tipos de mensajes te interesa lanzar y cómo mostrar una imagen congruente entre tu vida personal, tus aficiones, tu especialidad profesional, tus aspiraciones,… Una vez lo sepas, véndete y utiliza las redes como una plataforma más de lanzamiento donde mostrar tus logros profesionales. ¡Nunca sabes por dónde pueden caer las ofertas!

Sin máscaras. Y recuerda que cuanto más humano te muestres, más valiosa ( por auténtica y real) será tu imagen de marca.

Fuente: Heres publicaciones. Mariano Nadal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *