¿ Qué conexión tiene deporte y felicidad?

 

Todos sabemos que la actividad física genera cambios en nuestro cuerpo y mente que incrementa el nivel de bienestar, modifican nuestros neurotransmisores y reducen estados emocionales como la ansiedad y la ira. Pero, al margen de esto, ¿ qué otra conexión hay entre deporte y felicidad?

Los estudios de Sonia Lyubonirsky de la Universidad de California llegaron a la conclusión de que la felicidad no es fruto de los éxitos obtenidos, sino que es la que los causa. Es decir, la gente feliz provoca sus éxitos, en lugar de ser la gente exitosa la que provoque su felicidad.

-951666_w767h767c1cx510cy248[1]

Pero, ¿ qué nos da felicidad? Muchas personas asocian la felicidad a nivel y estatus socioeconómico que permite vivir una vida en la que uno pueda tener de todo. Pero los estudios demuestran que, a partir de un determinado nivel en el que se curen las necesidades más básicas, la felicidad está relacionada con las experiencias que vivimos, aquello que compartimos y los recuerdos que nos generan. La gente que tiene más no es más feliz porque rápidamente se termina acostumbrando a lo que posee. Mientras que las experiencias positivas nos dejan una huella en la memoria que aumenta el nivel de satisfacción con la vida. Los estudios de Leaf Van Boven y Thomas Gilovih afirman que si para ser feliz tienes que comprar, que lo hagas con experiencias. Y a ser posible, compartidas.  Una experiencia gratuita o pagada, si asistes a un centro deportivo, es el ejercicio. Lo puedes practicar solo o en compañía. Al margen de todos los beneficios psicológicos que tiene, realizar ejercicio es una actividad que permite que te sientas realizado , pone a prueba tus capacidades y tu nivel de superación, te educa en la disciplina y el esfuerzo y te ayuda a organizar tu agenda y a establecer prioridades. Además, suele influir en tu estilo de vida consiguiendo que modifiques a la vez tu forma de alimentarte, el descanso, incluso muchos son los que se plantean dejar otros hábitos poco saludables como lo es dejar de fumar. Cuando vives la experiencia de compartir un objetivo deportivo, también trabajas tus habilidades sociales., sientes que formas parte de un equipo o de una comunidad deportiva, animas y te dejas animar y desarrollas la cooperación y el sentimiento de pertenencia. Entre las actividades que generan felicidad están:

  • Llevar un diario en el que anotes todo aquello que disfrutes. Escribir es una conducta que nos enfoca, que permite centrar la atención en aquello que vamos a registrar. El hecho de saber que al final del día tu mente dedicará cinco minutos a recoger tus fuentes de bienestar, hará que durante el día estés pendiente de ellas. Sal a correr observando de qué disfrutas y por la noche, anótalo.
  • Tener actos de amabilidad diarios, pequeños, pero frecuentes. Cuando practicas un deporte sabes perfectamente con qué tipo de acciones puedes ser amable: cedes a tus compañeros el paso cuando el camino es estrecho, saludar a otros runners, ayudar a levantarse a alguien que tropieza. Trata conscientemente de ser amable y verás como automáticamente cambian tus emociones.
  • Desarrollar la gratitud. La persona que practica la gratitud tiene puesta su atención en todos los pequeños detalles que le regala la vida, desde dar las gracias a os que te acompañan a correr hasta dar las gracias por estar sano, no estar lesionado o poder tener unas buenas zapatillas que te ayudan a correr mejor. Pensamos que lo que tenemos es común, normal o que lo merecemos y con ello dejamos de darle el valor que realmente tiene.
  • Compórtate como si fueras feliz. Sonríe, busca soluciones, no te limites, ábrete a la gente, comparte.
  • Dejar de pensar en tener y comprar más. En el momento en el que tu felicidad no depende de la marca de tu coche o de aquello que deseas poseer, te conviertes en una persona libre.
  • Llevar un ritmo de vida sereno. El deporte permite canalizar emociones y relajarte. Si además lo compañas de una técnica de meditación , tendrás la serenidad asegurada.

Fuente: Patricia Ramírez Loeffler, psicóloga del deporte y de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *