¿ Qué deporte te conviene según tu edad?

El ejercicio no solo es esencial para mantener la salud del cuerpo y la mente a cualquier edad, sino que nos aporta beneficios. obviamente, no tenemos el mismo cuerpo a los 20 que a los 50 años, pero tampoco son iguales nuestras aficiones y gustos, nuestro tiempo libre ni nuestros intereses. Por eso, la actividad física debe adecuarse a la edad y condición de cada persona.

Conviene practicar ejercicio durante al menos 30 minutos cuatro días a la semana, aunque lo  ideal sería dedicarle un tiempo cada día. Esto no quiere decir que debamos estar media hora en el gimnasio con una actividad intensa si no nos apetece. Hay muchos deportes y actividades físicas diferentes y conviene escoger el más adecuado o, mejor aún,  combinar varios porque moverse potencia la salud, pero también es un placer.

Hasta los 30 años.

El cuerpo está en su plenitud de fortaleza y resistencia, por lo que es un momento ideal para practicar cualquier deporte. Puede seguir con aquellos realizados en la adolescencia o empezar otros que se adapten mejor a tus horarios y actividad laboral. Piensa que si has empezado a trabajar y pasas muchas horas sentado, debes movilizar el organismo para evitar la acumulación de grasa.

Las actividades aeróbicas y de resistencia son muy adecuadas. Es un buen momento para el ciclismo, tanto exterior como el » indoor», así como para el tenis, el atletismo, la natación, el fútbol, el baloncesto, el waterpolo… estos últimos deportes de equipo que permitirán que trabajes en grupo, coordinar, delegar, aceptar órdenes … algo que será útil en tu vida laboral.

A partir de los 30 años.

En esta década suelen producirse cambios importantes, como el nacimiento de los hijos, que tienen repercusiones en la salud y la forma física , especialmente en las mujeres. Puedes notar que estás más cansado o que has engordado unos kilos que cuestan eliminar.

Es un buen momento para el » running» ligero, ya que se adapta a tus horarios. Otra buena opción es el baile: zumba, salsa, bailes de salón… Además de conservarte en forma, ayuda a mantener el equilibrio y la coordinación y te conecta con otras personas.

A los 40 .

A partir de esta edad, el cuerpo se «queja» y, aunque es normal, puede sorprenderte, especialmente si has mantenido  forma física en las etapas anteriores. Sigue con el deporte, porque es una de las mejores inversiones en salud que pues hacer.

La masa muscular empieza a disminuir ,por lo que hay que potenciarla con ejercicios de fuerza, como pesas o máquinas que fortalezcan la espalda y las articulaciones . Puedes realizar estas actividades 2-3 días por semana de 15 a 20 minutos . Combínalas con una actividad que, además, te relaje, como el yoga, el Pilates o el taichí. Si hasta ahora has hecho » running» sigue practicándolo, aunque con menor intensidad. si no corres, es el momento de andas, al menos 30 minutos al día. Es uno de los mejores deportes, ya que moviliza todo el organismo y te ayuda a mantener el peso. si haces baile o natación, no los dejes.

A los 50.

La menopausia en el caso de las mujeres puede provocar alteraciones, como la pérdida de músculos y el aumento de grasa y de peso, así como una tendencia mayor a la flacidez y el descolgamiento . En ambos sexos, y hay que trabajar especialmente la flexibilidad, la movilidad articular y la agilidad, así como reforzar la masa muscular como la ósea. Si se han mantenido unos hábitos saludables y se ha realizado deporte, hay que seguir adaptando la intensidad a las condiciones físicas y teniendo especial cuidado con los ejercicios de impacto, que pueden causar lesiones óseas.

Si hasta ahora la caminata era una actividad optativa , ahora se convierte en una de las más recomendables y conviene aumentar su tiempo a una hora diaria. También la natación es una de las mejores opciones aunque, en este caso, conviene ajustar el tiempo (30 minutos ) y la intensidad. Otra buena opción es el » acuagym», ya que los ejercicios de gimnasia en el agua ayudan a evitar la tensión y las lesiones, pues el cuerpo pesa menos , el impacto queda amortiguado y facilita la relajación.

Después de los 65.

No hay que dejar nunca de hacer ejercicio, por supuesto adaptado a las condiciones físicas. Pero éste es un muy buen momento, ya que, en general, se dispone de más tiempo para uno y hay que aprovecharlo. Los ejercicios acuáticos  siguen siendo muy recomendables para fortalecer los huesos y evitar tanto la osteoporosis como las fracturas, si bien pueden estar más indicados los estiramientos que la actividad aeróbica en el agua. También los bailes de salón , que potencian la coordinación, el equilibrio y las relaciones sociales, así como los ejercicios de flexibilidad como el yoga , el Pilates o el taichí, que ayudan a mantener la postura correcta y alivian los dolores musculares. Y, por supuesto, andar , ya que moviliza todo el organismo y despeja la mente.

Fuente: Heres publicaciones. Mariano Nadal.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *