¿Cómo hacer frente a las alergias de otoño?

Aunque las más habituales son las de primavera, las alergias pueden presentarse durante todo el año. En otoño, las más frecuentes son las relacionadas con los ácaros y el moho, entre otras. Una buena higiene en el hogar y fortalecer el organismo nos ayudará a reducir su intensidad y aliviar los síntomas.

La humedad ambiental aumenta, las casas se ventilan menos, empieza a ponerse la calefacción… Todas estas circunstancias forman un caldo de cultivo perfecto para la proliferación de los llamados alérgenos de otoño, no solo en el exterior sino también dentro de nuestro hogar. Los expertos aseguran que en las casas, oficinas y colegios pueden concentrarse hasta cinco veces más alérgenos que en ambientes exteriores, tanto en el aire como en la superficie de los muebles y objetos. Para reducir al máximo los síntomas, es importante tener en cuenta que en otoño, las  sustancias que producen alergia son mucho más variadas que en otras estaciones del año:

  • Moho. Puede encontrarse tanto en espacios interiores húmedo (baños, cocinas, sótanos…) como exteriores ( zonas con mucha vegetación como parques, bosques, …)
  • Ácaros. Son insectos microscópicos que se encuentran en el polvo. Suelen estar presentes en el ambiente y en los objetos, sobre todo si son porosos, como las maderas y los tejidos  (cortinas, colchones, almohadas, peluches…)
  • Epitelio de los animales. Se trata de un tipo des caspa que desprenden los animales, sobre todo los perros, los gatos y los hámsters. La alergia puede sufrirse aunque el animal no esté en la habitación.
  • Polen. En otoño, el polen con efecto alergénico más frecuente es el de los cipreses y arizónicas, los árboles más habituales en los setos de jardín, muy presentes en urbanizaciones y parques.

En esta época del año, es común confundir los síntomas alérgicos con los del resfriado o de otras infecciones víricas, como la gripe. Sabemos que se trata de alergia si se observan una o más de estas señales:

-Rinitis alérgica. Es la inflamación crónica de las membranas internas de la nariz, causada por alérgenos exteriores, como polen o polvo, o por determinados alimentos. sus síntomas principales son los estornudos, picor en la nariz, mucosidad abundante y transparente en forma de goteo y taponamiento nasal.

-Asma alérgica. Tiene lugar cuando la persona aspira la sustancia alergénica (ácaros, pólenes…) provocando que los músculos bronquiales se contraigan y se inflame la mucosa bronquial. Todo ello dificulta el paso del aire por las vías respiratorias.

-Otros. También se pueden sufrir molestias como ojos rojos, lloroso o con picor, tos dolor e irritación de garganta, cefalea, dificultad para respirar, falta de aliento, piel irritada, erupción cutánea , urticaria…

El tratamiento para la alergia es intentar reducir el contacto con la sustancia que la produce . Cuando esto no sea posible, existen tratamientos que nos ayudan a aliviar los síntomas:

  • Fármacos. Hay de varios tipos. La elección dependerá de las características de la alergia, la intensidad de los síntomas , edad y estado general de la persona que la sufre. Antihistamínicos. Impiden la liberación de histamina, la sustancia que desencadena los síntomas alérgicos. Se utilizan para combatir los síntomas cutáneos con picor , la rinitis y la conjuntivitis. Corticoides. Se pueden tomar por vía oral para tratar el asma, en forma de pulverizador nasal para combatir la rinitis y en aerosol en el caso de asma bronquial. Los corticoides en crema se usan para los problemas cutáneos. Broncodilatadores. Se administran a través de inhaladores y ayudan a dilatar la vía aérea cuando se sufre asma bronquial. Epinefrina. Se administra para tratar las reacciones alérgicas graves.
  • Vacunas. La inmunización consiste en ir administrando progresivamente pequeñas cantidades de alérgeno para que, de esta manera, el organismo se vaya acostumbrando a su efecto. Mejoran los síntomas de la rinitis alérgica y del asma, reduciendo su intensidad y frecuencia. Es importante, sin embargo qu estén bien pautadas y que se administren después de un diagnóstico correcto realizado por un especialista.

¿Por qué se produce? Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunitario ante una sustancia inofensiva para la mayoría de personas. El organismos se defiende de lo que considera una amenaza mediante mecanismos que acaban por dañarlo. Cuando los alérgenos entran en contacto con el organismo de una persona alérgica, ésta reacciona liberando anticuerpos y produciendo los síntomas típicos de este trastorno, como el goteo nasal , los estornudos, los sarpullidos, el asma…

Es un trastorno de origen genético. Si uno de los progenitores es alérgico, el riesgo de sufrir una alergia es del 50%. Si lo son los dos progenitores, la probabilidad es del 70%.

¿ Cómo se puede tener una casa a prueba de alérgenos? Las personas alérgicas tienen que mantener su hogar limpio de sustancias que puedan agravar su dolencia.

Alfombras. Aspíralas con frecuencia y, si se ensucian, límpialas inmediatamente . Utiliza aspiradoras con filtro HEPA. ventilación.

Ventilación. Airea todas las habitaciones de tu casa durante un mínimo de cinco minutos al día.

Calefacción. No la utilices en exceso ni a una temperatura demasiado alta, ya que puede dispersar los alérgenos por el aire.

Almohadas y colchones. Cúbrelos con protectores antiácaros. Renueva el colchón cada 10 años como mínimo.

Sábanas. Lávalas una vez por semana como mínimo con agua caliente.

Peluches . Evítalos o , al menos, no los coloque sobre las camas.

Sol. Durante el día mantén las persianas subidas el máximo tiempo posible. El sol disminuye la humedad y elimina los ácaros y el moho.

Mascotas. Evita, sobre todo, que se suban a la cama.

Ropa mojada. Tiéndela siempre en el exterior de la casa, nunca en el interior.

Extractor. Úsalo siempre cuando cocines.

Tabaco. No fumes nunca en el interior de casa.

Cuarto de baño. Mantenlo lo más seco posible.

Plantas de interior. Procura que no haya moho en las hijas o en la tierra.

Fuente: Mariano Nadal . Heres publicaciones.

 

c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *