Grasa abdominal, ¿ más riesgo de ictus?

La grasa acumulada en la cintura influye más que otras en el riesgo de padecer ictus. Te los explicamos.

La zona donde está acumulada la grasa en el cuerpo es determinante para que exista más riesgo de sufrir un ictus . Así lo demuestra un estudio realizado con pacientes del hospital del Mar y publicado en la resvista European Journal Of Neurology. El estudio contó con 388 participantes con ictus isquémico  tratados en el hospital y 732 voluntarios sanos como grupo de control. El infarto cerebral isquémico se produce cuando una parte del cerebro deja de recibir sangre súbitamente debido a la oclusión de alguna de sus arterias.

» La acumulación de grasa produce un estrechamiento en las arterias» explica la doctora María Rosa Fernández Olmo, cardióloga del Hospital de Jaén , y esto supone un factor de riesgo. La grasa acumulada a nivel abdominal afecta más que en otras partes del cuerpo». Según los autores del estudio » se observa que hay personas obesas pero metabólicamente sanas que, al contrario de lo que se cría, tienen menos riesgo cardiovascular. En cambio la grasa abdominal es una señal de alarma porque supone que habrá más grasa en los intestinos, fuera de su sitio natural «.

Más acusado en las mujeres. La obesidad abdominal constituye un factor de peligro para ambos sexos, pero afecta más a las mujeres teniendo un riesgo seis veces mayor, mientras que en los hombres es cuatro veces más. La mujer , sobre todo en la menopausia, tiende a acumular grasa en el perímetro abdominal.

La doctora Fernández Olmo establece un perfil más propenso a sufrir ictus:» Suelen ser personas mayores, hipertensas, obesas, con grasa abdominal, en los varones suelen ser fumadores «. También influye el estilo de vida: el sedentarismo y no seguir una alimentación equilibrada.

La doctora insiste en la importancia de seguir una dieta saludable y hacer ejercicio físico:» Cada cual tiene que hacer el ejercicio con el que consiga tener más adherencia, lo más rentable es aquello que más motiva a cada persona y que va a hacer de forma continuada». Hay que controlar la obesidad, la hipertensión y el colesterol. «Hay que educar en una buena alimentación desde la niñez, desde los colegios». La dieta mediterránea, basada en el consumo abundante de frutas, verduras, cereales, legumbres, frutos secos y aceite de oliva como fuente principal de grasa, así como una baja ingesta de lácteos, carne roja, carne procesada y dulces, junto a un consumo moderado de vino en las comidas, es lo más indicado. » De todas formas, indica  la doctora , los 40 años de la mujer actual son diferentes ahora, no hay tanta mujer obesa, se cuidan más».

«Cuando una mujer es más joven la grasa se acumula en otras zonas del cuerpo, como el culo o muslos, pero en la menopausia dejan de tener tanta influencia los estrógenos y es más común que se acumule en la barriga, por lo que hay que hacer un seguimiento. La mujer a partir de los 55 años tiene que seguir cuidándose y evitar la obesidad eso será la mejor prevención cardiovascular».

Los medidas de cintura de alarma es una cintura de más de 88 centímetros en las mujeres y más de 102 entre los hombres.

Fuente: Carmen Castellanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *