Espalda sana y sin dolor.

1777f0_faf6ea19b27e4051baa1d072f5a3bbfc.jpg_srz_525_646_75_22_0.50_1.20_0[1]   El dolor de espalda es uno de los más frecuentes. Según la OMS el 80% de las personas sufriremos este dolor en algún momento de nuestra vida. De hecho , en las personas mayores de 45 años esta dolencia es la segunda causa de baja laboral en España, solo por detrás de los catarros y la gripe. Y no somos una excepción: las dolencias de la espalda son la principal causa de absentismo en el trabajo en los países industrializados.

Y, ¿ por qué es tan frecuente? Existe una teoría, extraída de la medicina darviniana, que asegura que las enfermedades que sufre el ser humano a medida que avanza en su evolución son consecuencia, precisamente, de esa misma evolución y que deberíamos tomarlas como señales para modificar nuestro estilo de vida.  Efectivamente, se sabe que en nuestros orígenes, hace millones de años, caminábamos a cuatro patas y eso descartaba que se sufriera este tipo de dolores . Cuando llegamos a la bipedestación, la columna pasó a llevar todo el peso de nuestro cuerpo. Ese conjunto de huesos tuvo que adaptarse a esa nueva vida de pie, y no ha sido fácil.

imagesFFJ3T2XK

La prevención, es nuestra mejor arma. Las investigaciones de los últimos años han supuesto enormes avances que están permitiendo a los pacientes desarrollar una vida normal, pese a ese «desarrollo contra natura» No obstante, la prevención, el ejercicio y una correcta higiene postural siguen siendo actualmente las armas más eficaces en la lucha contra el dolor de espalda. La mayoría de las molestias de espalda son consecuencia de problemas musculares, pinzamientos o trastornos de los discos que han ido generando con el paso del tiempo por repetir posturas o hábitos inadecuados que, lejos de contrarrestar el esfuerzo de caminar erguidos, lo han aumentado. Sí, las malas posturas, la falta de tono muscular por no ejercitar adecuadamente la musculatura de la espalda y muy especialmente el sobre peso y la obesidad son los peores enemigos de una columna vertebral sana.

Ejercicios de forma continuada de Pilates por ejemplo o entrenando en suspensión, unos minutos al día, siendo consciente y dedicados a fortalecer aquellos músculos que nos sustentan, evitarán que suframos dolores de espalda.

¿ Te animas a practicarlos? El tiempo que dediques hoy evitará dolores mañana.

¿Te aportó nuestro artículo? Si es así, puedes dejar tus comentarios a continuación. Gracias y feliz viernes!

12 comentarios sobre “Espalda sana y sin dolor.”

  1. I am now not certain the place you are getting your info, but great topic. I needs to spend some time studying more or working out more. Thanks for excellent information I used to be on the lookout for this info for my mission.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *