Pisa bien y vivirás mejor

La salud del pie influye poderosamente en la del resto del cuerpo.

Leonardo da Vinci ya dijo que el pie » es una obra de ingeniería de la naturaleza». En el pie tenemos 28 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones. » El pie está concebido para adaptarse a diferentes superficies. Cada vez que pisas esos huesos, esas articulaciones y tendones se mueven y absorben el impacto, si no lo hicieran tus rodillas se romperían como si fueran de cristal «, afirma el Dr. Víctor Alfaro, podólogo , autor del libro Todo comienza por un paso.

Conocer su importancia. En cada pisada descargamos sobre el pie que cae el doble de su peso, y hasta cuatro veces cuando corremos. El pie actúa como un amortiguador y si no funciona bien empiezan a aparecer los problemas. Lo importante es que el pie funciones bien: si nos pasamos de amortiguación perdemos estabilidad y viceversa.

El pie tiene 3 puntos de apoyo en forma de triángulo: el calcáneo ( talón), la cabeza del primer metatarsiano y la cabeza del quinto metatarsiano. Cuando estamos en bipedestación el apoyo se produce en 3 partes comunicadas : talón, zona lateral externa y zona metatarsal. El pie se apoya en estas tres partes configurando una estructura muy estable.

Tipos de pie. En función de la longitud de los dedos el pie se clasifica en tres tipos: pie griego, en el que el segundo dedo es más largo que el primero ( el 15% de la población lo tiene y la mayor parte de los zapatos no están diseñados para él; pie egipcio, donde el segundo dedo es más corto que el primero ( es el tipo de pie más habitual, está presente en el 50-60% de la población y la mayor parte de las hormas están hechas para él); el pie cuadrado, en el que el primer y segundo dedos son iguales ( después del egipcio es le pie más frecuente).

Alteraciones en el pie. El pie va cambiando con la edad por lo que es recomendable visitar al especialista que valoren la idoneidad de la pisada desde la infancia hasta la vejez. » Los pies envejecen y se deterioran, pueden sufrir deformaciones , el tejido adiposo va desapareciendo, algunas enfermedades como la diabetes pueden generar problemas serios…» aclara el Dr. Alfaro. Las deformidades pueden ser congénitas o adquiridas y las más frecuentes  son : pie plano, pie cabo ( el arco longitudinal interno es más grande lo normal) pie equino ( el pie se apoya en el suelo únicamente por la parte anterior) , el pie talo ( el pie se apoya únicamente por la zona del talón ), pie varo ( la planta del pie mira hacia el interior) y el pie valgo ( la planta del pie mira hacia el exterior).

Técnica de carrera. En el running el impacto del pie sobre el suelo es mucho mayor que al caminar, cuando la bóveda y la estructura muscular y ligamentosa que la rodean funcionan perfectamente el pie es un amortiguador perfecto. Si existe algún tipo de deformidad el movimiento natural de esa bóveda se ve limitado o modificado y por eso genera una mayor carga sobre otras estructuras o un cambio en el plano de apoyo. Correr es un acto natural, pero es algo que se puede corregir y mejorar con una correcta ejecución. El corredor realiza las distinta fases de la carrera, apoyo o contacto , impulso y vuelo, siguiendo una técnica. Una excesiva pronación , el movimiento por el que el pie tiende a desplazar la carga hacia el interior, o supinación, el desplazamiento de la carga del pie hacia la zona externa, pueden dar lugar a esguinces o dolores. Estos movimientos son normales en una personas que pisa bien y casi toda la población contacta con el suelo por la zona externa del talón y luego despega por el primer o segundo dedo. La forma ideal de correr es apoyar al mismo tiempo talón y planta.

Hay decálogo que el runner debe seguir para prevenir problemas en los pies: cuidar la pisada, escoger una zapatilla adecuada, no estrenar calzado en una prueba, usar vaselina o una crema antifricción, cuidar las uñas, usar calcetines técnicos, ajustar bien los cordones, revisar los pes después de correr, mantener seco el calzado e hidratar los pies todas las noches con crema específica.

Fuente: Carmen Castellanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *