Nunca es tarde para empezar

 

¿ Yo, a mi edad? ¿ Yo que nunca he hecho ejercicio? ¡Pero si me veo ridículo!  La edad no te condiciona, lo que te condiciona es tu actitud. Bueno , y la falta de confianza  en ti mismo así como tus ideas limitantes. ¿ Basadas en qué ? Juicios de valor, o mejor dicho, en prejuicios. Porque no se puede tener un juicio de valor válido  sobre algo que no se ha intentado. Atrévete, prueba y luego ya decides.

¿Deseando ver tu cuerpo más ágil, más fuerte, más delgado?  La inseguridad y la baja autoestima llevan a perder oportunidades antes de ponerse a prueba.

Tenemos edad para aprender algo nuevo toda la vida, siempre desde la prudencia y el consejo de un profesional con rigor.

  • Evidencia científica. ¿ Cuál es la prueba científica que demuestre que tú no podrás correr, nadar , apuntarte a una carrera y disfrutar como lo hacen otros? Lo que cuentan son los argumentos, no las percepciones subjetivas que sacar tú antes de tiempo. en lugar de darle  tanta vuelta a lo que puede fallar o a lo que crees que nos serás capaz, trata de realizar el ejercicio contrario. Y si es por escrito, mejor.
  • Ejemplos de superación. Seguro que en tu vida has roto tus propias barreras en alguna ocasión, superaste tus excusas o fuiste capaz de comprometerte con un objetivo  a priori complicado. Tira de éxitos, ¿ los recuerdas? Dedicamos poco tiempo a analizar nuestros éxitos . Los damos como válidos, sin más, a veces sin sentirnos orgullosos de ellos. Y ya sabemos que el cerebro solo fija aquellos con lo que se emociona. Si no te emocionas y recreas en tus éxitos es complicado que tu mente se acuerde de ellos , y por lo tanto que tengas una imagen positiva y exitosa de ti frente a lo nuevo.
  • Tenemos la capacidad de aprendizaje durante toda la vida. Es decir, tienes la facultad de comprender, repetir y organizarte. Tu cerebro, con cada nueva actividad, se estimula y rejuvenece. No necesitas nada más. Y deberías saber que, si al final te inicias en el ejercicio, tu cerebro rejuvenecerá todavía más , porque la actividad física pone en modo on a tus neuronas, facilitando la neurogénesis, que es la creación de nuevas neuronas a partir de células madre. Tendrás un cerebro más activo y muy ramificado.
  • Cultiva tu paciencia. Es cierto que a partir de una edad perdemos facultades, pero esto no significa que no podamos conseguir nuevos propósitos. Solo necesitamos otro ritmo y más paciencia. Si a la primera agujeta, sobrecarga o torpeza, decides que esto no es para ti, entonces de verdad que no será para ti. Pero realmente es para todos. Para todos aquellos que no tengan prisa.
  • Tranquilo , tienes todo el tiempo del mundo . ¿ A ti te han comunicado ,oficialmente , qué día vas a morir? No, ¿ verdad? Entonces  no sabes si te quedan 15, 30 o 40 años por delante. Pensar que ya no tienes edad sin saber cuánta edad te queda es algo incoherente . Aventúrate. Iniciarte en el ejercicio con 50, si te quedan 40 años de vida…. es casi la mitad de tu vida, ¿ a que ahora no pareces tan mayor?
  • Busca tus ” para qués”. ¿ Cómo mejorará tu vida si das el paso de empezar a planificar y actuar conforme a tu objetivo? ¿ Para qué quieres correr? Cuanto más ” para qués” encuentres , mayor será tu motivación interna y externa.
  • Deja de perder el tiempo pensando. Llevas demasiado tiempo pensando, puede incluso que años o toda la vida, en todas las dificultades y en todas las excusas, y ninguna de ellas te ha llevado a actuar. Y hasta ahora te ha servido para poco. Actúa. Poco a poco, sin prisa, con errores, pero actúa.
  • La experiencia es un grado. Muchos aprendizajes o metodologías son generalizables. Es decir, aquellos que te sirvió para aprender un idioma puedes utilizarlo para aprender un deporte. La diferencia está en el contenido, pero no en las formas, la organización, tu disciplina, la motivación, mantenerte positivo…
  • Un objetivo a priori exigente o difícil , está al alcance de casi todos. La diferencia está en la ilusión, la curiosidad , el esfuerzo y el humor de cada uno le pone para poder alcanzarlo. ¡Bienvenido a tu vida actual activa!

Fuente: Patricia Ramírez Loeffler , psicóloga del Deporte y la Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *