Protusión discal, conoce los tratamientos más eficaces

 

Los discos intervertebrales que forman nuestra columna están rodeados de anillos fibrosos que con los años y/o los esfuerzos pierden elasticidad y resistencia.  En este estado, el núcleo pulposo puede desplazarse del centro del disco dando lugar a una protuberancia o protusión discal, que puede ser cervical , dorsal o lumbar en función de la zona en la que se localice. Cuando el anillo fibroso llega a romperse y deja paso libre al núcleo pulposo hacia el canal raquídeo, hablamos de una hernia discal.

Como ocurre con otras dolencias de espalda, la edad, la obesidad y la falta de actividad física son factores de riesgo para la aparición de protusiones y hernias de disco. Las molestias producidas por una protusión discal se localizan habitualmente en la zona cervical ( cuello y espalda alta) y en la zona lumbar ( espalda baja y riñones) y suelen acompañarse de contracturas musculares. Una mala técnica deportiva, o los golpes en la cabeza también son factores de riesgo.  La mayor parte de personas que sufren protusiones se sientan o permanecen de pie por largo tiempo sin moverse mucho . También es un factor de riesgo añadido la realización de deportes intenso o los trabajos de alta exigencia física. Una correcta técnica de levantamiento es imprescindible para prevenir este problema en los deportistas que levantan grandes cargas. Del mismo modo, también tienen más riesgo aquellos deportistas que mantienen una posición estática en la zona vertebral durante largas horas, como ciclistas y maratonianos.

Las protusiones no son demasiado predecibles. A veces las molestias empiezan de repente y en ocasiones vienen poco a poco, suele doler más cuando te doblas hacia delante, o cuando subes después de haber realizado algún movimiento de doblarte hacia adelante, como cuando vas a coger algo del suelo. Si la hernia aprieta un nervio podría causar dolor, adormecimiento y hasta debilidad muscular en el trayecto del nervio comprimido. Si padeces estas molestias o sufres contracturas con frecuencia en el cuello o la zona lumbar, deberías acudir al médico para que estudie las causas y descarte ( o no) la existencia de una protusión o una hernia.

¿ Cuáles son los tratamientos más eficaces? El reposo total no es aconsejable en estos casos. Si no te mueves, notarás más el dolor al perder la musculatura , tono y flexibilidad. Fortalecer los músculos abdominales es beneficioso para mejorar este trastorno. Existen una serie de procedimientos para evitar que el problema vaya a más: masajes, cambios de costumbres, corrección de posturas frente al ordenador o al manejar cargas en el trabajo. Una vez pasada la fase aguda, es conveniente realizar ejercicios para potenciar el core y la musculatura intervertebral que da soporte a las vértebras. La solución radical es la cirugía, pero no se debería llegar a ella sin antes haber probado la efectividad de un programa de fisioterapia, corrección postural y fortalecimiento.

Fuente: Dr Manuel J. de la Torre Gutiérrez. Jefe del servicio de neurocirugía del Hospital Ruber

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *