El crecimiento de la columna vertebral

 

La capacidad de crecimiento también conocida como ” autoelongación” , permite que el sistema vertebral se enderece o, por decirlo de otro modo, se eleve. Para conseguirlo, es necesaria la acción conjunta de músculos específicos ( largo del cuello, transversoespinoso también llamado ” multífido”,  y psoas). Este aspecto más propioceptivo de la reeducación postural es muy importante, porque permite una descompresión y una mayor estabilidad articulares. El músculo transversoespinoso,  forma parte de estos músculos profundos recién mencionados que, a diferencia de los músculos superficiales que se cargan de movimientos globales, se ocupan de gestionar los movimientos más finos y precisos entre las vértebras. Este músculo permite, por ejemplo, movilizar una a una las vértebras y enderezar las vértebras torácicas durante el crecimiento. Como acabamos de ver , el objetivo no es ” reforzar” estos músculos literalmente hablando, sino asegurar el mantenimiento de las funciones y estimularlos. Por eso al practicar ejercicios de Pilates, yoga o taichí , por ejemplo, el crecimiento estará presente en las descripciones.

Para realizar este ejercicio de carácter propioceptivo, tendrás que seguir cinco pasos:

  1. De pie y con la espalda contra la pared, retrae ligeramente la columna para alinear la columna cervical.
  2. Abre el pecho para enderezar la columna torácica.
  3. Mueve la pelvis para alinear la columna lumbar.
  4. Lleva los hombros hacia atrás para estabilizar el brazo.
  5. Intenta alejar la cabeza de la pelvis o prolongar el movimiento hasta las piernas como si quisieras separar la cabeza de los talones.

Cuando consigas integrar esto elementos en el movimiento o posicionamiento, deberás mantener la posición durante unos 30 segundos.

Fuente: Dr Jean Drouin , Denis Pednealt y Roberto Poirier en Ejercicios que te curan, cómo corregir tu postura corporal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *