Los “escudos” protectores de tus defensas

Las últimas investigaciones han demostrado que existen multitud de hábitos de vida que pueden mejorar las barreras naturales del organismo contra las infecciones y que influyen en el buen funcionamiento del sistema inmune . Si logras potenciar estos ” escudos naturales” toda tu salud mejora.

Vivir libre de enfermedad no solo depende  de prevenir su desarrollo, también es muy importante que el organismo sea capaz de plantarle cara cuando, a pesar de todo, se presente. Es decir, resulta vital potenciar la salud “innata”.

Y es que tu organismo tiene diferentes formas de protegerse frente a la invasión de los microorganismos infecciosos. La más básica, la que actúa en un primer nivel, consiste en un sistema de “barreras externas”. Se trata de mecanismos innatos que impiden físicamente la entrada es estos patógenos al organismo. ¿Dónde se encuentran estas defensas? En los puntos del cuerpo que de alguna forma están más en contacto con el mundo exterior:

  • La boca, las vías respiratorias y la nariz tienen mucosas que sirven para atrapar a los microbios. Los pelos de la nariz y los cilios del aparato respiratorio también como objetivo “capturarlos”.
  • El sudor, las secreciones ácidas del estómago y la vagina, la lisozima que hay en la saliva… también son barreras químicas que destruyen microorganismos.
  • La flora de bacterias buenas del cuerpo  ( en la vagina, intestinos y boca)son barreras biológicas que igualmente impiden la invasión y proliferación de los patógenos que pueden dañarnos. Si la primera barrera de tu cuerpo ( tus defensas externas) en algún momento es superada y un virus o basteria logra entrar al organismo, no está todo perdido en ese momento tu sistema inmune interno, un batallón de células especializadas – los glóbulos blancos o leucocitos- actúan contra los patógenos.

La segunda línea de defensa se produce en los huesos y, en concreto, la mayoría se fabrican en la médula ósea. Estas células almacenadas especialmente en algunos lugares, como los ganglios linfáticos y el bazo , pero circulan a través de la sangre por todo el organismo, por lo que tu sistema inmune está presente en todo el cuerpo. Se activa cuando sufres una infección, y entonces se pone en marcha la respuesta inmunológica contra los patógenos.

Ciertos hábitos de vida pueden mejorar el funcionamiento de las barreras naturales del organismo contra las infecciones y del sistema interno de defensa frente a los patógenos, según han demostrado múltiples investigaciones.

Se ha comprobado que el sistema inmunitario depende más del ambiente que de los genes,  y que los efectos ambientales sobre él son acumulativos y eso significa que no debemos conformarnos con un organismo débil :¡podemos reforzarlo!

Que estas barreras naturales de protección estén en óptimas condiciones es tu mejor baza para mantener a raya las infecciones,pues si están en plena forma, los patógenos no podrán entrar a tu organismo y tu cuerpo podrá ” luchar” mejor ante cualquier eventualidad.

La tercera línea de defensas del organismo se “esconde” en la flora intestinal. Contiene bacterias buenas que funcionan como una barrera protectora que impide la posible invasión o el desarrollo de miscroorganismos patógenos, lo que es fundamental en la prevención de enfermedades infecciosas. Su buena salud se relaciona con la respuesta inmune que se produce en todo el organismo. Y es que, según los últimos estudios, se calcula que un 80% de las células inmunitarias se encuentra alrededor  del tubo digestivo.

Fuente: Doctor Jordi Sagrera -Ferrándiz . Una vida más saludable

 

Un comentario sobre “Los “escudos” protectores de tus defensas”

  1. I enjoy you because of all of your work on this web site. My mom really loves making time for research and it’s really easy to see why. Many of us notice all relating to the compelling manner you create precious solutions via this web site and as well attract participation from other people. You are always conducting a tremendous job.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *