Caminar después de comer

Es una de las mejores formas de deshacerte de un vientre prominente. Sobre todo si lo haces como te explicamos.

Reducir abdomen puede ser algo difícil de lograr si no somos constantes. Porque aunque el motivo que está generándote estrés desaparezca , en la zona central del cuerpo es donde hay mayor número de receptores de cortisol ( que insistirán en acumular grasa justo ahí).

Ante eso, la constancia. Poner en práctica ciertos hábitos de alimentación y de vida es lo que más te ayudará:

  • Una de las cosas más efectivas es el ejercicio de alta intensidad a intervalos ( se conoce como HIIT, por sus siglas en inglés)
  • Comienza caminando de forma lenta unos 5-7 minutos para calentar y no sufrir tirones musculares.
  • Luego pasa a caminar muy rápido ( sin llegar a correr) durante 30 segundos.
  • Vuelve a caminar más lento un minuto y, de nuevo, aumenta el ritmo otros 30 segundos. Así hasta completar una sesión de 30 o 40 minutos en total .
  • Acabas de convertir tu caminata en ejercicio de intervalos:

-Consumes más oxígeno, mantienes el metabolismo activo y quemas más grasa.

-Se beneficia sobre todo la zona central y el abdomen porque este tipo de actividad ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina … y el mecanismo que favorecía la acumulación de grasa ( por estrés) se mantiene a raya más fácilmente.

Otra consecuencia de vivir con estrés o ansiedad ( y tener elevado el cortisol) es que puede haber más tendencia a la flacidez. Ocurre porque el cortisol favorece el conseguir energía a partir de la degradación de las proteínas. No te olvides, pues , de tomar las suficientes. Con esta actividad ( solo intensa a ratos cortos) logras mejorar la respiración y el estrés, por lo que liberas menos cortisol.

Y de poco sirve que te acostumbres a caminar tras las comidas si lo haces pensando en lo que te agobia. Centra tu atención únicamente en los cambios de ritmo.  Elige entornos naturales siempre que puedas.

No te saltes las comidas porque si lo haces, el cortisol aumentará aún más porque su liberación se activa cuando hay poca glucosa en la sangre, y es algo que puede ocurrir cuando pasas demasiadas horas sin probar bocado.  Conviene escapar de ese círculo vicioso: no solo favorecerá que estés estresado, también puede dañar tu salud. Recuerda que el cortisol trabaja en contra d ela insulina. Y si ambas hormonas están elevadas, se incrementa el riesgo de diabetes 2. Además de todo lo dicho, tus defensas pueden debilitarse.

Fuente: RBA publicaciones

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *