Resuelve tus problemas sin forzar la situación

” El corazón te dice lo que necesitas si le dejas hablar y sabes escucharlo” Elsa Punset

Desde Oriente, nos llega una antigua y valiosa enseñanza: la filosofía Wu wei.

¿ No te ha pasado nunca que al tomar partido en un conflicto lo único que logras es empeorar la situación? ¿ O que algo se resuelve de la forma más natural posible cuanto tu ya has decidico ( y te costó) mantenerte al margen?

Dejar que las cosas sigan su curso, tal y como el agua de un río sortea los obstáculos que encuentra a su paso hasta llegar al mar, es una sana forma de vivir la vida. en nuestra cultura , movida por las prisas y orientada a la acción, esta filosofía puede resultar chocante, pero especialmente si eres una persona impulsiva, impetuosa o impaciente, no actuar a la primera de cambio, es decir, dejar que la situación respire y tome forma, puede ser todo un acierto.

La filosofía “wu wei” consiste en dejar fluir, dejar que las cosas pasen sin forzar ninguna solución. No es pasividad, ni pereza o apatía, es permitir que le tiempo ponga cada cosa en su sitio y, ya de paso, entrenar nuestra capacidad de adaptación y de reflexión. A menudo, nos dejamos la piel en un proyecto o luchamos a brazo partido por salvar una relación y lo único que conseguimos, lleguemos o no a la meta, es tener nuestros depósitos de energía a cero por todo el esfuerzo que implica oponernos a la realidad. Cuando optamos por la vía de la calma y nos sincronizamos con el flujo de los acontecimientos, las cosas, muchas veces, se acaban resolviendo solas.

Todo vuelve a su cauce. Muchas obsesiones vienen de nuestra baja capacidad para aceptar la incertidumbre al igual que muchos desenlaces no deseados se producen por habernos precipitado. Aunque el deseo de ver resuelto un conflicto te empuje a intervenir, pisa el freno. Sobre todo si te caracterizas por ser impaciente, trata de mantener la calma, espera y madura tus decisiones. Este simple gesto te situará en una posición más favorable a tus intereses.

La urgencia, mala consejera. Las personas que se mueven entre la urgencia y la ansiedad son más reactivas que las que aceptan las cosas tal y como vienen. El problema de quienes nadan a contracorriente o quienes buscan resultados inmediatos es que pueden romper el ritmo natural de las cosas y forzar la realidad.

Fluye sin más. Ir en contra del orden natural de los acontecimientos suele hacer las cosas más difíciles. si tu obstinación te ha generado ya algún que otro problema, déjate llevar ” Cuando las cosas se complican y me siento confuso  me las arreglo recordando lo siguiente, si es complicado, seguramente forma parte del problema. si es sencillo, podría ser una solución” Spencer Johnson en su libro Mi minuto esencial 

En equilibrio. No dejes que la rabia, la impotencia, la necesidad de hacer oír tu voz… añada más leña al fuego. Actúa cuando tu espíritu interno esté en paz- Y hazlo teniendo en cuenta lo que depende solo de ti , sin pretender corregir las acciones de los demás. El narrador taoísta Chuang Tzu lo explicaba hace más de dos milenios de la siguiente forma:” Del vacío del sabio surge la quietud. De la quietud, la acción. De la acción , el logro. ”

La fuerza de la naturaleza como ejemplo. Wu wei en chino significa crecimiento y sin esfuerzo. Las plantas crecen por wu wei, es decir, de forma natural y armoniosa, sin ofrecer resistencia y adaptándose a cada situación.

Este movimiento filosófico, asociado al taoísmo, también se identifica con el agua, un elemento que puede adoptar un sinfín de formas y acabar moldeando otros elementos, en principio inquebrantables, como las rocas. Y lo hace con humildad sin oponerse a la piedra, sin oprimir el tronco que encuentra en su camino, sin anunciar sus intenciones y sin reivindicar su poder.

El afán por controlarlo todo puede ser contraproducente. Quien sobre analiza, el fuego atiza, dice un refrán popular. ¿ Y si en lugar de darle más y más vueltas, salieras a pasear, te evadieras leyendo un libro, o buscaras la compañía de esas personas que tanto te hacen reír?

Tenemos que aprender a dejar en ” stand by”. ” No puedo resolver el tema mientras mis ojos están sobre él” advertía el poeta Adam Mickiewicz.  Salir del problema significa dejar de rebobinar los hechos, de buscar más explicaciones, de justificarnos, de lamentarnos…

” La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos” reconocía el empresario estadounidense Henry Ford.

Observa. Adopta, a continuación, una actitud de observación sin pensar que debes intervenir ni tomar el control de la situación. Así apreciarás el flujo natural de las cosas ( la calma después de la tormenta, encuentros casuales que cambian el rumbo de la vida, ideas reveladoras que surgen de la nada… ) Hasta que no sientas calma, deja que todo siga su curso.

Lecciones de vida. ” Considera las contrariedades como un ejercicio ” aconsejaba Séneca. Si crees que eres muy impulsivo, la filosofía wu wei puede ayudarte a parar los motores y reflexionar. si eres impaciente, aprenderás a esperar y a aguardar el momento más propicio. Si siempre necesitas entender el por qué de las cosas, acabarás aceptando que, a veces no hay razones o que se escapan a nuestro control.

Fuente: Mariano Nadal. Heres Publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *