Los mejores remedios para reforzar las defensas en otoño

Poner a punto tus defensas es la mejor forma de dar la bienvenida al otoño con un sistema inmune a prueba de ataques. ¡Te explicamos cómo!

  • Da un toque de jengibre a todas tus recetas. En arroces, curris, verduras salteadas, licuados… Razones para hacer un hueco a este antiséptico y antiinflmatorio natural no faltan. Agregar jengibre rallado a tus platos refuerza las vías respiratorias al instante. Para entrar en calor, combínalo con cardamomo y canela y, para reforzar tu salud tras una época de excesos , con cúrcuma.
  • Con equinácea, líbrate de resfriados y gripe. Si no te ves capaz de tomar tres dientes de ajo crudos al día, recurre a la equinácea, otro fortalecedor inmunitario. Es tal su potente acción antiviral que actúa como un eficaz preventivo contra los resfriados y la gripe. Para preparar el organismo frente a los cambios bruscos de temperatura , confía en el extracto de equinácea, solo o combinado con tomillo y própolis . Toma 10-15 gotas diluidas en agua con limón tres veces al día.
  • Añade gajos de naranja y nueces a la ensalada. Esta pareja de alimentos aporta un plus de vitamina C, flavonoides, Omega 3 y selenio a tu organismo, nutrientes básicos para resistir con éxito la invasión de virus , hongos y bacterias. Harás bien en preparar las ensaladas con endibias o con achicoria roja. Estos dos vegetales son ricos en inulina, un tipo de fibra que alimenta la flora bacteriana intestinal . ¿Sabías que el 80% de nuestras defensas están en el intestino? Este órgano actúa como una auténtica barrera inmunológica.
  • El escaramujo moviliza tus defensas. Si comes poca fruta y apenas pruebas las ensaladas y los licuados, compénsalo tomando infusiones de escaramujo endulzadas con miel de romero. Los frutos del rosal silvestre son excepcionalmente ricos en vitamina C, incluso después de ser infusionados en agua caliente. Otra copciçon son las cápsulas o el jarabe escaramujos. en este caso, elige un suplemento que esté formulado con eucalipto, malva,tomillo, acerola…
  • Boniatos, calabazas y caquis. Su color anaranjado da cuenta de su alto contenido en betacarotenos. Si tu punto débil es el aparato respiratorio, come , al menos , uno de estos alimentos a diario. Estos pigmentos, además de dar un impulso al sistema inmune, protegen la mucosa de las vías respiratorias, la primera línea de defensa frente a virus y bacterias.
  • Granada y frutas del bosque. Estas frutas de otoño aportan dosis muy generosas de ácido elágico y de antocianinas, dos antioxidantes que estimulan las defensas frente a las agresiones tóxicas, células potencialmente cancerígenas.
  • Castañas. Encabeza la lista de alimentos más ricos en ácido fólico. Esta vitamina ayuda a crear glóbulos blancos, centinelas de nuestra salud. Si el recuento de leucocitos es, por algún motivo, bajo, da preferencia a las castañas crudas.  El ácido fólico, vitamina que si falta puede causar disminución en la producción de serotonina, una hormona clave a la hora de prevenir la depresión.
    Antes de que la tristeza o la melancolía se apodere de ti, modula la química de tu cerebro comiendo castañas. Esta sana costumbre también te proporcionará buenas dosis de un tipo de fibra que refuerza la flora intestinal .Ahora entenderás por qué las alteraciones intestinales ( como colón irritable, diarrea…) están tan relacionadas con las emociones.
  • Setas: búscales buenas compañías. Este exquisito manjar de otoño posee nutrientes clave para nuestro ejército de defensas. Huevo, para reforzar su contenido en vitamina D, potente estimulador inmunitario.Ajo, salteadas con este antibiótico natural, se dispara su elevado contenido den glutatión, una sustancia que no solo favorece el buen funcionamiento de las defensas, sino que también ayuda a eliminar posibles sustancias cancerígenas. Guisantes, para potenciar el aporte en ácido fólico, zinc y hierro, tres nutrientes que aumentan la resistencia frente a las infecciones, asocia las setas a los guisantes, los espárragos, las espinacas o el brócoli.
  • Más selenio. La falta de este antioxidantes puede provocar una baja respuesta defensiva. La mitad de la población sufre carencias y los grupos con mayor riesgo de déficit son los fumadores y los niños que respiran humo. Las mejores fuentes de selenio son de origen vegetal. Abunda en los frutos secos y semillas, las legumbres y los cereales integrales (centeno, avena…) También lo hallarás en la cebolla, el ajo, el bróculi y los rábanos.

Fuente: Mariano Nadal . Heres publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *