Come de cuchara

 

¿Sabías que los guisantes son un tipo de legumbre? Hay otras curiosidades que quizás te sorprendan de este grupo de alimentos, que además de ser económicos, cocinadas en caliente son el plato perfecto para asentar el cuerpo en invierno.

Las legumbres son consideradas por los nutricionistas como una maravilla de la cocina doméstica y bajo esta acepción se agrupan las más populares, como los garbanzos o las lentejas,pero también los cacahuetes, los guisantes y las vainas de soja. “Poseen un perfil nutricional muy interesante. Son ricas en proteínas de origen vegetal, fibra, vitaminas del grupo B y minerales, entre los que destacan el potasio, magnesio, zinc, hierro y fósforo” , apunta Elena de la Fuente, diplomada en nutrición humana y dietética. Un estudio reciente sugiere que este grupo de alimentos podría estar poco explotado a la hora de perder peso. La investigación, de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), reveló que aquellas personas que tomaron una ración de legumbres en la comida consumieron un 12% menos de calorías en la siguiente. Otro estudio, publicado en Journal Of the American College of Nutrition, demostró que las personas que consumen legumbres regularmente están más delgadas y tienen menos riesgo de obesidad que aquellas que no las toman. ” Al tener un buen aporte de fibra producen una sensación de saciedad a largo plazo, evitan el estreñimiento y regulan los niveles de azúcar en sangre, previniendo enfermedades ardiovasculares y obesidad” razona De la Fuente. Todo son ventajas : son baratas , fáciles de cocinas y nutritivas. Además, los expertos nos animan a comerlas más de lo que lo hacemos,porque a pesar de todos sus beneficios ,les persigue un mito infundado por el que tendemos a no incluirlas en nuestros menús:” Han estado asociadas al sobrepeso debido a la falsa creencia de que aportan mucha energía y grasa ” , explica la nutricionista. Hay muchos tipos de legumbres, así que no te quedes en los maravillosos potajes , aquí verás nuevas y ricas opciones.

Judías pintas. 100 g=99 calorías, 8 g de fibra, 7 g de proteína y 0,13 g de grasa saturada.
Son una excelente fuente de fibra y folato, y también buenas proveedores de energía, vitamina B y hierro. Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition concluyó que las judías pintas contienen poderosos antioxidantes, llamados polifenoles, los cuales ayudan a prevenir ciertos cánceres, incluido el de mama.
Así se comen. Atrévete con unos exóticos burritos, con unos tacos o tómalas en ensaladas y sopas.
 
Alubias negras.100g= 132 calorías, 16 g de fibra, 21 g de proteínas y 0.2 g de grasa saturada.
Puede que las descubrieras en algún restaurante chino ,pues suelen tener en sus cartas platos como pollo en salsa de alubias negras. Comida para llevar a un lado, las alubias negras resultan una opción muy interesante para incorporar a tu dieta . Son especialmente ricas en fibra, tiene un buen aporte de sustancias antioxidantes así como folatos, vitaminas del grupo B y minerales como potasio, magnesio y calcio.
Así se toman. Combinan bien con carne de vacuno, pollo, verduras salteadas y con la típica preparación mejicana de chili con carne.
 
Alubias blancas. 100 g= 78 calorías, 3,7 g de fibra, 4,7 g de proteína y 0 g de grasa saturada.
Son una gran fuente de fibra, pero si las tomas en lata añadirás grandes cantidades de sal y azúcar. Busca las versiones bajas en grasa. Y no te olvides de los gases , este alimento puede activar los síntomas del síndrome del colon irritable en algunas personas.
Así se comen. Rindiendo tributo a la cultura inglesa las puedes poner sobre una tostada en el desayuno… o a cualquier hora del día.
-Habichuelas rojas . 100 g= 118 calorías, 6,2  g de fibra, 7 g de proteína y 0,1 g de grasa saturada.
Las habichuelas rojas son una gran fuente de zinc , que ayuda a fortalcer el sistema inmunitario. Pero hay que tener en cuenta que contienen una sustancia llamada lectina, que es tóxica. De la Fuente nos da un truco para reducirla ” Se ha observado  que la legumbre cruda empapada en agua durante horas reduce la cantidad de lectina”
Así se comen. No las tomes solo con carne . Escúrrelas, enjuágalas y prepara una rica ensalada con ellas.
-Lentejas . 100 g= 118calorías, 8  g de fibra, 9 g de proteína y 0,1 g de grasa saturada.
Son muy  baratas, de hecho, es uno de los alimentos más económicos que `puedes encontrar en el mercado, sí que merece la  pena dominar algunas recetas con esta legumbre como ingrediente principal.
Así se comen. La nutricionista nos propone tomarla en paté, consúmelo solo, con crudités o como relleno de otros alimentos.

-Garbanzos . 100 g= 164 calorías, 8  g de fibra, 9 g de proteína y 0 g de grasa saturada.
Su contenido en vitamina K, hierro, fosfato, calcio, magnesio, maganeso y zinc contribuye a la construcción y mantenimiento de la estructura y la resistencia ósea. Además es una legumbre saciante y fibrosa que te dejará sin hambre durante unas cuantas horas.
Así se comen. Si eliges los más pequeños serán perfectos para acompañarlos con curry.
-Vainas de soja . 100 g= 173 calorías, 16  g de fibra, 21 g de proteína y 0,2 g de grasa saturada.
Son conocidas por ser una potente fuente de proteína, al mismo nivel que la carne, se pueden manipular para convertirlas en otros alimentos, como leche, tofu sopa miso y se pueden consumir frescas cuando la vaina está todavía tierna. Es una alimento libre de colesterol y gluten, bajo en calorías y una excelente fuente de proteínas, hierro y calcio.
Así se toman. Hiérvelas y ponles sal.
-Cacahuetes. 100 g= 567 calorías, 9  g de fibra, 26 g de proteína y 7 g de grasa saturada.
Podrían parece unos intrusos dentro de este grupo de alimentos peor no, están aquí por derecho propio y son una magnífica fuente de antioxidantes. En la piel del cacahuete encontramos polifenoles y resvaratrol y además gran parte d ela fibra que poseen se encuentra en esta parte. Pero tienen un pequeño inconveniente , ten cuidado con la cantidad que tomas, porque son muy calóricos. Opta por unos 30 g como snacks y cómpralos al natural.
Tómalos así.  Son una excelente alternativa para tenerlos en el cajón de la oficina.
Fuente: María Villar y María Lally . Women´s Health

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *