Las 4 claves para alejar el infarto (I) por el prestigioso cardiólogo Valentín Fuster

Con la ayuda del mejor cardiólogo del mundo te explicamos cómo conseguir que los hábitos que cuidan tu corazón te acompañen toda la vida.  El Dr. Valentín Fuster aclara que  el ” poder” para evitarlo está más cerca de lo que imaginas:

  • ” Hay 7 factores que son causa de infarto. Dos son mecánicos ( tensión arterial alta y obesidad) , dos químicos ( colesterol y azúcar elevado en sangre) , y tres son de conducta ( tabaco, sedentarismo y alimentación). Tenemos que cuidarnos en estos 7 factores de riesgo. y es muy sencillo, lo que pasa es que lo hacemos complejo. Debemos decidir si nuestra salud es una prioridad. Y si lo es, debemos cuidar todos estos aspectos”  asegura el cardiólogo barcelonés.
  • Entonces… ¿ por qué no lo hacemos? ¿ O quizás es que fallamos en el intento? Por ejemplo, si has hecho mil dietas puede que pienses que no es tan fácil perder peso y, sobre todo, no volverlo a recuperarlo. Te mostramos hábitos cardiosaludables y los consejos de quien más sabe en la materia : Valentín Fuster.

Necesitamos ayuda para cambiar. ” Los adultos no cambiamos individualmente. En temas de salud, necesitamos de otras personas, ya sean familiares, comunidades o grupos para cambiar nuestras vidas ” dice el Dr. Fuster. Por eso es tan difícil obligarse a hacer deporte solo, sin ir a un gimnasio, sin compañía si vamos a caminar….

” Los buenos hábitos deben empezar en la infancia” nos dice el Dr. “Además esto no es solo útil para el niño, sino para su familia, porque él puede influir muchísimo en el comportamiento de los padres”

Si tu dieta ya es sana, para adelgazar no hay más secreto que comer lo mismo pero MENOS. Y convertir este consejo en costumbre. “En los países desarrollados, el 35-40% de los adultos es obeso y el 65% tiene sobrepeso. Y esta es la verdadera razón por la cual la mortalidad cardiovascular, que estaba estancada , ahora está subiendo otra vez. en mi opinión , el reto más importante que tenemos en términos de salud es combatir la obesidad. Y no por ella en sí misma, sino por sus consecuencias para el corazón” aclara el Dr. Fuster.

Las células grasas liberan sustancias como las citoquinas que en exceso:

  • Alteran el metabolismo del colesterol en el hígado, lo que dispara el LDL ( el malo) y los triglicéridos, y reduce el HDL ( el bueno).
  • Provocan la constricción de las arterias y, en consecuencia, se eleva la tensión arterial.
  • Influye en la actividad de la insulina, lo que aumenta el nivel de glucosa en sangre y empuja al organismo hacia la diabetes tipo 2.
  • Y el efectos más perverso, asegura el Dr Fuster , ” le están diciendo al cerebro que tiene más hable, como más, de modo que la obesidad tienen da llevar a más obesidad”

” Nunca había habido tantos millones de persona haciendo régimen como ahora, pero el número de obesos no deja de aumentar” Y es que quizá el problema no está en el tipo de dieta, sino en el tipo de persona. En opinión de Fuster, la persona que consigue perder peso para siempre y no lo recupera es aquella que :

  • Lo hace poco a poco. Lo ideal es un quilo por mes. Es fácil estar motivado dos meses antes del verano,pero estarlo un año cuesta más . Si adelgazas poco a poco es garantía de que has interiorizado buenos hábitos a la hora de comer.
  • Come menos. Y esto quiere decir menos cantidad, no menos grasas. Lógicamente si tu dieta es rica en ellas sí debes reducirlas, pero si tus menús ya son equilibrados, disminuir las grasas pero no las calorías totales será útil para bajar el colesterol , no el peso.

¿Cuánto hay que comer? Te sugerimos un sencillo método avalado por la Universidad de Harvard para reducir las raciones y… las calorías. La mayoría de los médicos coinciden en que el principal culpable del aumento de la obesidad en el primer mundo no es tanto lo que comemos, sino las cantidades que ingerimos, que suelen ser excesivas para nuestro gasto energético.

El método del plato consiste en incluir todos los nutrientes  de un menú completo en un único plato.  Divídelo en dos mitades. Luego parte de la primera mitad en dos  ( una algo mayor que la otra). en la más grande dispón la verdura y en la otra la fruta ( menos cantidad porque es más rica en azúcar).

Con la segunda mitad haz lo mismo. Divídela en dos partes y en una mayor incluye los hidratos de carbono ( arroz, pasta o pan integral , legumbres o patatas) . Deja el último cuarto , más pequeño, para los alimentos ricos en proteínas ( carne, pescado o huevo).

 

Fuente: RBA publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *