Las 4 claves para alejar el infarto (II) por el prestigioso cardiólogo Valentín Fuster

Empieza a hacer ejercicio y sé constante. Provoca el efecto contrario que la obesidad: sube el colesterol bueno, baja la tensión… y es un antídoto contra el estrés , que también daña el corazón.

Pero lo mejor del ejercicio es que , tal y como nos explica Valentín Fuster, ” lleva a dejar el tabaco , a alimentarse mejor…” Te empuja a cuidarte en todos los aspectos . Y no solo a hacerlo durante unos días, sino siempre. Esto es así porque practicando de forma regular requiere iniciativa ( no esfuerzo) y constancia por tu parte. Por eso , asegura el Dr. Fuster  , ” en las personas  que se preocupan por hacer deporte, en general todo mejora porque sencillamente están más motivadas”. Y esa motivación ,” ese estar preocupado por la salud de cada uno ” es lo que hace que seas constante a la hora de hacer cualquier tipo de actividad física, comer bien…

No te pongas excusas. Nadie duda de las bondades del deporte , desde luego… pero nos ponemos mil pretextos para no empezar. El Dr enumera los que más nos ponemos y nos da un ” antídoto” para cada uno de ellos:

  • ” No tengo tiempo”: El ejercicio no roba tiempo, hace que el que dedicas a otras cosas cunda más.
  • ” No me gusta”: Hazlo en compañía. Lo que te aburre en solitario pude gustarte con otros.
  • ” Soy demasiado mayor”. Nunca es tarde para cuidarse.

3 cosas debes saber sobre el ejercicio que te conviene:

  1. No por más intenso es mejor. Está demostrado que actividades moderadas como caminar tienen un gran beneficio para el corazón. Y es lo mejor para iniciarse en el ejercicio.
  2. La frecuencia y la duración importan más. La Asociación Americana del Corazón aconseja un mínimo de 30 minutos al menos 4 veces por semana para que tu corazón lo note.
  3. Y no vale concentrar las sesiones el fin de semana. El ejercicio actúa como pastilla para  regular la tensión, el azúcar… No sieve tomar toda la medicación en 1 o 2 días.

Si nunca has hecho ejercicio el consejo del Dr Fuster es ” camina entre 3 y 4 km al día, que es una distancia que una persona entrenada puede hacer en media hora a paso rápido. Calcula cuánto tardas y cada mes procura bajar un minuto. Cuando llegues a un punto en el que notes que te fatigas de verdad, habrás llegado a la velocidad ideal para tu salud cardiovascular”

El estrés puede ser la gota que colma el vaso. Libera sustancias perjudiciales para las arterias y controla tu vida. No deja que priorices tu salud , que es lo que importa.

” A menudo la ansiedad y el estrés están en el origen de muchos problemas de salud” . Es cierto que el estrés por sí solo no causa un infarto, siempre habrá alguna otra causa más directa como la hipertensión o el tabaquismo. Pero sí puede favorecerlo.

Así afecta al corazón. Si es agudo ,la adrenalina que se segrega al sufrir un ataque de ira tiene un efecto coagulante , lo cual es fatal si las arterias ya están deterioradas.

Si es crónico, no produce picos de adrenalina tan importantes como los episodios agudos,pero se sabe que las personas que lo sufren se cuidan menos. La razón es que ” el estrés te hace perder el control de lo que haces, el entorno te domina ” asegura el Dr. Fuster. Y entonces ya no hay tiempo para hacer ejercicio,para comer bien. Incluso puede que haya días que no tengas tiempo para comer. Y eso es justo lo contrario de lo que le conviene a tu corazón, que requiere una actitud comprometida por tu parte en hábitos de vida saludables.

En esto también el ejercicio es tu aliado. Prova una descarga de endorfinas en el cerebro que tiene una acción eufórizante, contrarrestando los efectos nefastos de la adrenalina.

15 minutos al día dedícalos a relajarte. Puedes hacer meditación o solo pensar. Es el consejo que nos da el Dr. Fuster.

Las prisas no son buenas consejeras. ” Hay gente que vive siempre al ímite, haciéndolo todo en el último momento. Les iría bien pararse a pensar qué les hace ir siempre con prisas y cómo remediarlo. Nunca he hecho un proyecto con prisas que haya tenido buenos resultados. La prisa puede llevar a acabar un trabajo en la fecha fijada, pero desde el punto de vista del desarrollo personal, no lleva a nada” revela el Dr Fuster.

Practica el optimismo porque te protege. Ver la vida en positivo actúa como motor para vigilar tu salud y hace que generes hormonas como las endorfinas , que alejan el infarto.

” En mi opinión el optimismo es clave para plantar cara a los problemas de salud” V . Fuster.

” Vivimos en un momento social en el que muchas personas se encuentran desmotivadas. El pesimismo ha ido ganando terreno y por eso hay que incidir en la importancia de tener una actitud positiva. Para plantar cara a la adversidad es muy importante la constancia, el altruismo, el optimismo, la aceptación y la fuerza de voluntad. Nunca es tarde para lograr los objetivos. Y pensar así ayuda a afrontar los problemas de salud, incluidos los cardiovasculares ” V. Fuster.

5 consejos para tener el corazón contento:

  1. Ríete mucho. Los beneficios de la risoterapia están más que demostrados , y no solo para el cerebro. Según la Fundación Española del Corazón, la risa tiene una acción vasodilatadora. Cuando ríes a carcajadas, la tapa interior de los vasos sanguíneos se relaja , mejorando la circulación y disminuyendo la presión sanguínea.
  2. Búscate aficiones. Pintura, patchwork, jardinería, baile… Cuando disfrutas haciendo algo generas endorfinas, desconectas de los problemas y alejas el estrés… Y todo ello actúa como la mejor píldora de salud para tu corazón.
  3. Sé altruista. Ayudar a los demás de forma desinteresada, sin recompensas ni aplausos , mejora la salud cardiovascular. Así lo ha demostrado un estudio publicado en la revista JAMA. La razón de tal beneficio es que se liberan hormonas como la oxitocina, que proporciona bienestar y aumenta nuestro instinto protector tanto hacia los demás como hacia nosotros mismos. Ayudar a los demás actúa como motor para cuidar la propia salud.
  4. No estés solo. En Estado Unidos llaman super-ager a las personas mayores que se mantienen en forma, tanto a nivel mental como físico. Se han realizado estudios acerca de este grupo de población y la conclusión a la que han llegado los científicos es que todos ellos tiene algo en común: practican sus relaciones sociales. Esto actúa como un estímulo para las neuronas, haciéndolas trabajar constantemente y como una motivación para no descuidar tu salud: hacer deporte, comer bien, no fumar, ni beber… Cosas buenas para el corazón.
  5. Piensa en positivo. Es la esencia de todo  porque el optimismo se nutre de positivismo. Para ello, huye de los pensamientos derrotistas ( no  te llevan a nada, solamente a recrearte en tu malestar) y enfoca tus energías en lo que sí puedes hacer ( en lugar de pensar en lo que no está a tu alcance)

Fuente:RBA publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *