4 causas menos conocidas del insomnio

El cuerpo necesita dormir para recuperar fuerzs. Pero distintos factores pueden provocar que el sueño no sea los suficientemente reparador.

La Sociedad Española de Neurología señala que el 30% de la población sufre alguna patología del sueño,y el insomnio es uno de los más frecuentes.

Dormir es una necesidad evolutiva, los hábitos de sueño se van modificando con la edad. Pero es que , además, en los últimos años los cambios en el ritmo de vida de las sociedades accidentales, los ajustes de horarios  o los trabajos por turnos han afectado a su calidad. El insomnio es uno de los trastornos más comunes que se producen ,ya sea por factores internos o externo. Te presentamos algunos en los que quizá no habías reparado:

  1. Reflujo gastroesofágico. Aparece cuando los ácidos del estómago suben por el esófago. el ardor se acentúa cuando te acuestas, ocasionando dolor, acidez y regurgitación, lo que provoca despertares frecuentes.
  2. Piernas inquietas. De origen neurológico, este trastorno se caracteriza por el deseo irrefrenable de sacudir las extremidades inferiores. Tanto los hombres como las mujeres que padecen este síndrome tienen la necesidad de moverlas para aliviar una sensación desagradable, incluso a veces dolorosa.
  3. Cefalea ” del despertador” Es un dolor en la cabeza que ” corta” el sueño. Este síntoma se manifiesta sobre todo  en personas mayores de 50 años. No existe una causa concreta, aunque podría deberse a la presión que ejerce la mandíbula cuando se duerme con tensión.
  4. Tu estado de ánimo .¿ Cuántas veces no has podido dormir porque te preocupaba algo? Estar bien con uno mismo es esencial para conciliar el sueño. La inquietud por dormir poco y mal, el nerviosismo o estrés hace que nuestro cuerpo se mantenga en alerta constante … yel sueño se ve interrumpido.

Alimenta buen tus sueños. El ácido gamma-aminobutírico (GABA) es un neurotransmisor que regula el estado de ánimo. Unos niveles bajos en el organismo están relacionado con ansiedad, estrés , depresión y, en consecuencia, con el insomnio. Pero algunos alimentos tienen la capacidad de estimular su producción y, por lo tanto, pueden ayudar a dormir mejor. Incluye en tu dieta pasta integral, lentejas , verduras, frutas o té verde. 

Crea una rutina diaria antes de ir a dormir. Acostumbrarse a un horario y a unas actividades concretas antes de ir a dormir mejorará tu reposo nocturno.

  • Toma el último café después de comer, aunque también es cierto que no todos metabolizamos  igual la cafeína, unas personas son hipersensibles a su efecto y, en cambio, otras necesitan tomar varias tazar para sentirse ” despiertas” . Tras beber café u otras bebidas excitantes) su cafeína llega hasta el tubo digestivo y el estómago y los intestinos la absorben rápidamente. Después pasa al hígado,donde se metaboliza. su concentración en la sangre llega a su punto máximo a los 30-60 minutos  y su vida media es de unas 4 horas.  No nos afecta a todos por igual , depende de la genética, la sensibilidad del sistema nervioso central , y otros factores como la dieta o los fármacos que se están tomando. La enzima CYP1A2 es el que metaboliza la cafeína en el hígado. Y en las características de cada personas es más o menos activo. En las personas que metabolicen la cafeína más despacio el efecto estimulante será más duradero.
  • Deja de hacer deporte intenso, como correr, nadar o hacer pesas dos horas antes de ir a dormir. Este tipo de ejercicio activa nuestro sistema nervioso por la generación de adrenalina.
  • Cena al menos dos horas antes de meterte en la cama para que tu cuerpo haga una buena digestión. Decántate por las preparaciones ligeras.
  • Desconecta. Según un estudio de la Universidad de East London ( Reino Unido) , dejar de mirar el móvil dos horas antes de ir a dormir te proporciona más felicidad y un mejor sueño.
  • Relájate y reduce la actividad una hora antes de acostarte, dúchate con agua caliente, lee un libro… Así tu cerebro recibe la ” orden ” de que es hora de descansar y te será más fácil coge el sueño.

Fuente: RBA publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *