4 consejos para prevenir la halitosis

El mal aliento no solo está provocado por la mala higiene bucal, también puede ser síntoma de distintas enfermedades: desde infecciones respiratorias hasta digestivas. o incluso puede etar causado por llevar una dieta inadecuada o por tomar alimentos de fuerte olor, ¿cómo prevenirlo?

  • Higiene. La clave está en la eliminación de las bacterias, que se consigue mediante ” la limpieza mecánica y la extracción de las bacterias de los hábitat más predominantes que son la lengua y encías” apunta el doctor Nunes, director del Instituto del Aliento  . Para ello es esencial la utilización regular de hijo dental y la limpieza de la lengua.
  • Adiós al ayuno. ” Los estados de hipoglucemia inducen all cuerpo a utilizar vías metabólicas alternativas para reponer el nivel de azúcar en sangre. Estos procesos generan compuestos de mal olor. También la ausencia de masticación durante un periodo largo de tiempo contribuye a esta situación” La halitosis desaparece al comer y/o al lavarse los dientes. 
  • Alimentación .” El mal olor resultante dela intesta de alimentos varía según el tipo de alimento, de su elaboración, los crudos provocan  un olor más intenso, la cantidad ingerida y los factores metabólicos de cada uno”.  comenta Nunes. Hay que tener precaución co los de olor como ajo, cebolla, leche, queso,huevos, condimentos y picantes, anchoas o embutidos. El experto, además , apuesta por una dieta variada libre de alcohol y tabaco. 
  • Respira por la nariz. La respiración bucal provoca la evaporación de la saliva y la volatilización de los compuestos del mal olor, además de una alteración de la flora bacteriana oral. La costumbre de respirar por la boca de noche, puede prolongar el mal olor durante el día.

Un 30% de la población tiene mal aliento, según un informe de la Sociedad Española de Periondocia y Osteointegración. Las causas son diversas, desde una enfermedad hasta una dieta inadecuada. Por ejemplo, el olor a acetona  en el aliento suele ser frecuente en los niños cuando están muchas horas sin comer, se produce una bajada  en las reservas de glucosa y el organismo, al no recibir alimento, recurre a las grasas como fuente de energía, al quemarlas , se acumula acetona en la sangre y su eliminación a través de los riñones y la respiración hace que huelan mal la orina y el aliento. 

Aunque en la mayoría de los casos el mal aliento tiene su origen en la cavidad bucal , también existen otras causas, como las infecciones del aparato respiratorio. ” La rinosinusistis es una de las más frecuentes. Puede estar asociada a la respiración bucal, obstrucción nasal, rinorrea posterior, desvío del tabique nasal o desarrollo de expectoración, apunta el doctor Jonas Nunes, director del Instituto del Aliento 

Por regla general, la halitosis aparece tras el reflujo del contenido alimenticio y del ácido del estómago hacia el esófago, lo que puede desencadenar una mayor dificultad para deglutir, además de ronquera, laringitis, daños en las cuerdas vocales o incluso agravar el asma y la neumonía recurrente. Pero generalmente no supone riesgo alguno para la vida. Otras causas comunes del mal aliento son las que se originan a partir de la ingesta de alimento o medicamentos de fuerte olor, del tipo de dieta que se sigue o de los ayunos prolongados. 

Fuente: Cristina Bisbal . Salud & corazón. Sociedad española de cargiología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *