Conócete a ti mismo y descubre tus puntos fuertes

” Lo importante en la vida no es ser fuerte, sino sentirse fuerte” Jon Krakauer, escritor estadounidense

   Ser conscientes de nuestra valía nos ayudará a hacer grandes cosas, también en el deporte. Muchas veces no sabemos de lo que somos capaces de hacer porque no hemos explorado nuestros propios límites.

   Cuando pensamos en nosotros  mismos, tendemos a focalizarnos en los aspectos más negativos de nuestra personalidad,olvidando los positivos. Esto hace que ,poco a poco , vayamos perdiendo nuestra autoestima y nos veamos poco capaces de conseguir nuestras metas. Para acabar con esta tendencia, es necesario cambiar la mentalidad y empezar a valorar nuestros puntos fuertes para, de esta manera,poder potenciarlosy alcanzr nuestros objetivos.

   El talento no es patrimonio  exclusivo de los intelectuales, de los artistas o de los grandes investigadores. Todos tenemos, en mayor o menor medida, la posibilidad de desarrollar nuestras capacidades, lo que ocurre es que o siempre somos conscientes de ello. Para sacar el máximo partido a tu potencial necesitas creer en ti mismo.

   Convéncete de que puedes hacerlo o, al menos , intentarlo. Una persona que no cree en sus propias capacidades no se esforzará lo suficiente para conseguir sus objetivos, ya que, cuando empiecen a surgir dificultades, se dará por vencido demasiado pronto, mucho antes de concluir satisfactoriamente su obra. Por el contrario, alguien que confía en sí mismo irá más allá incuso de lo que , en un principio, sería capaz de hacer , porque se esforzará más y le dicará más tiempo y energía a lograr sus metas. Las personas perseverantes siempre llegarán más lejos que las que se rinden fácilmente, aunque tengan más limitaciones.

   Apuesta por una visión positiva de la vida. El experto en Psicología positiva , Shawn Achor, asegura que un cerebro feliz es mucho más productivo que otro que piense en clave negativa. ” Cuando nuestra mentalidad y nuestro estado de ánimo son positivos, somos más inteligentes, estamos más motivados, y , por lo tanto, somos más exitosos”. Para conseguir este estado es necesario , por lo tanto, empezar a ver las cosas de una forma más optimista.

   Ponte a prueba y saca a flote tus virtudes. ¿ Te resulta difícil reconocer cuáles son tus verdaderas fortalezas? Te proponemos un sencillo ejercicio. Consiste simplemente en rememorar alguna situación difícil que haya tenido lugar en el pasado y que hayas podido solucionar con éxito.¿ Qué actitud te ayudó a superar el conflicto? ¿ Tu paciencia , tu perseverancia, tu determinación, tu capacidad de diálogo…? Pues eso, es precisamente , lo que aumenta tu valor como persona.

Young backpackers enjoying a valley view from top of a mountain

   Haz cosas nuevas. Si siempre estás inmerso en la rutina , difícil que puedas demostrarte a ti mismo lo lejos que puedes llegar. Es necesario , por lo tanto , atreverte a hacer una actividad nueva ( aprender un idioma, tocar un instrumento, hacer una actividad física distinta…) Puede que descubras una aptitud tuya que desconocías y que aumente la confianza en ti mismo y en tus capacidades.

Falsos mitos sobre las capacidades personales:

” Es cuestión de genética”. Aunque todos nacemos con un potencial determinado, esto no quiere decir, que con el tiempo y la experiencia, podamos aumentarlos de forma considerable.

” Con la edad , disminuyen nuestras capacidades”  Mantener el cerebro activo ayuda a aumentar las conexiones neuronales, un potencial que podemos mantener durante toda la vida.

” Si no tienes buena memoria , no hay nada que hacer.” La memoria es uno de los rasgos de los que se componen las capacidades cognitivas. Si desarrollamos todos las demás ( inteligencia, creatividad…) podremos compensar esta falta.

Las 6 fortalezas de Selligman : ¿ cuál es la tuya?

  1. Conocimientos. Tienes una gran facilidad para asimilar información y almacenarla en tu memoria.
  2. Creatividad. Sientes una gran satisfacción realizando actividades que te permiten expresar lo que sientes.
  3. Curiosidad. Te gusta ir siempre más allá, descubriendo el porqué de las cosas.
  4. Pensamiento crítico. Analizas todo lo que ocurre a tu alrededor y lo contrastas con tus conocimientos.
  5. Deseo de aprender. Te gusta leer, estudiar , hablar con personas que pueden aportarte información…
  6. Sabiduría. Los demás acuden a  ti en busca de consejos, ya que tienes una gran capacidad para encontrar el camino adecuado en cada ocasión.

Fuente: Mariano Nadal . Heres publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *