¿Qué medidas puedes tomar si tienes la tensión baja?

Unos niveles de tensión bajos siempre se han considerado un seguro de vida para el corazón. ” Es mejor tenerla baja que alta” acostumbran a decir los médicos . Y es cierto que si la hipotensión no provoca ningún síntoma no se considera una patología ni hay por qué alarmarse. Valores iguales o inferiores a 90 mmHg para la máxima y 60mmHg para la mínima se considera hipotensión. ” Yo he visto a muchos pacientes, sobre todo gente joven, con valores de 9mmHg de máxima y 6 mmHg de mínima que ni siquiera se marean” , asegura la Dra Nieves Martell. Otra cosa bien distinta es sufrir bajadas bruscas:

  • Un cambio de solo 20 mmHg ( por ejemplo, una disminución de 110 a 90 mmHg de presión sistólica ) puede causar mareos porque el cerebro no recibe el suministro adecuado de oxígeno.
  • Esta situación puede deberse a muchas causas y unas tienen más importancia que otras. El momento en el que se produce el descenso te da pistas sobre el tipo de hipotensión que sufres y lo que puede haber tras ella.

Si te mareas al levantarte… es lo que se denomina hipotensión ortostática o postural y es la más común. ¿ Por qué ocurre? En condiciones normales, al ponernos de pie la fuerza de la gravedad hace que la sangre se acumule en las piernas. Para compensar este efecto , el corazón aumenta su ritmo cardiaco y se contraen los vasos sanguíneos, de forma que la sangre llega con normalidad al cerebro. Pero si tienes hipotensión postural ese mecanismo de compensación falla, con lo que la presión arterial disminuye y puedes sufrir mareos, visión borrosa e incluso desmayos al incorporarte. Aunque es más habitual en personas de edad avanzada, no es extraño que suceda a edades tempranas, sobre todo al levantarse rápidamente después de haber permanecido sentado con las piernas cruzadas o en cuclillas. Sucede más si hay deshidratación, con el calor excesivo, tras un reposo prolongado en cama o en el embarazo, pero también se produce por trastornos más serios ( diabetes, venas varicosas o problemas cardiacos o de tiroides). Por eso conviene hablarlo con el médico. Quizá considere investiga por si hubiera alguna dolencia aún no diagnosticada.

Otras situaciones. Cuando desciende después de comer, se trata de hipotensión posprandial y afecta principalmente a gente mayor y a personas hipertensas. Comer poca cantidad y más veces al día ayuda a evitar los desvanecimientos por esta causa.

Tras pasar mucho rato de pie. Se llama hipotensión mediada neuralmente y la padecen sobre todo jóvenes. Se cree que es consecuencia de una mala comunicación entre el corazón y el cerebro.

¿En qué casos sí es un problema? Como ya hemos dicho, por lo general unos valores bajos de tensión no son preocupantes cuando no se acompañan de síntomas, pero todo tiene un límite. Un estudio publicado en Journal of de American College of Cardiology revela que las personas con una presión arterial diastólica inferior a 60mmHg tienen el doble de probabilidades de tener demasiado alta una proteína ” dañina” para el corazón. ” La mínima nunca debería estar por debajo de 60 mmHg porque compromete la función cardiaca ” afirma la Dra Martell.

Lo que no debe olvidar una persona hipotensa. Si notas que te estás mareando no intentes desplazarte. Apóyate en alguna superficie , baja poco a poco hasta tumbarte en el suelo y levanta las piernas.

Acostúmbrate a incorporarte lentamente del sofá o la cama, sentándote a medio camino.

Bebe agua a lo largo del día. La deshidratación es una de las principales causas de síncopes.

Toma un par de cafés o tés a diario. Ambos contribuyen a elevar la presión sanguínea.

Los ambientes calurosos no te convienen. Evita las saunas ( o al menos no las hagas solo) , las duchas muy calientes, el meto en hora punta…

Procura limitar el alcohol. Baja el ritmo cardiaco y también las cifras de la tensión arterial.

La comidas muy copiosas requiere mucho suministro de sangre en el estómago. Y eso puede favorecer bajadas de presión si tienes predisposición a sufrirlas.

Ten a mano chocolate negro. Al igual que el regaliz, sube la tensión. Cuando te notes decaído, toma una onza de chocolate. Asimismo, poner una pizca de sal bajo la lengua funciona.

¿Cómo saber si es una emergencia médica? Las bajadas de tensión acostumbran a ” solucionarse” en casa poniendo en práctica estos consejos, pero vale la pena indagar sobre por qué ocurren. Señales de alarma son piel pálida, húmeda y fría, respiración rápida y poco profunda , y pulso débil y acelerado pueden alertarnos de que estamos ante una emergencia. Las causas son variadas pero requieren atención inmediata: una reacción alérgica o un infección grave, una pérdida de sangre por hemorragia interna o incluso un ataque cardiaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *