Visualización en Pilates

A la hora de practicar o enseñar Pilates, una de las herramientas que más se utilizan es la visualización. Una imagen puede transmitir de manera instantánea grandes cantidades de información, mientras que una explicación requeriría de muchas palabras técnicas y largas descripciones que podrían incluso confundir y resultar contraproducentes De hecho, a menudo es imposible describir una descripción de forma anatómica. Imagina ,por ejemplo , que quiere que el movimiento resulte fluido ¿ qué indicación anatómica concreta podría dar? Sin embargo, el simple hecho de decir «fluye», y acompañarlo de un gesto ilustrativo o un tono de voz suave, muy posiblemente consiga el efecto deseado.

Se debe utilizar la visualización con cierto criterio, para evitar malentendidos o cortes en la comunicación. La imagen tiene que ser adecuada para el vocabulario visual del cliente/ paciente , de manera que pueda identificarla y transformar su significado. De no ser así, la imagen puede resultar vacía o incluso absurda. Algunas expresiones de uso habitual como » llevar el ombligo hacia la columna» o » ahuecar el abdomen» son ejemplos de visualización, van enfocadas a utilizar en los ejercicios el centro energético , todo un reto, debido al alto nivel de conciencia, concentración y control que se requiere. La clave está muchas veces en la visualización.

La utilización de imágenes a la hora de dar indicaciones efectivas para la ejecución de un ejercicio exige una elevada compresión del movimiento. Dar pautas es todo un arte que se expresa de diferentes maneras ( táctil, verbal y visual) y cada una de estas maneras se puede transmitir de diferentes formas. Por medio de las indicaciones se transmite, recibe e integra la información. Unas indicaciones concisas darán lugar a una buena comunicación y una buena comunicación hará posible una mejor comprensión. Una buena comprensión es la base de la práctica efectiva y la práctica consistente, de alta calidad , es el camino hacia el dominio de la actividad y el éxito.

Un componente esencial a la hora de mejorar las indicaciones es la experiencia. las indicaciones para un ejercicio pueden variar también de persona a persona y de día a día. El conocimiento, la práctica, la experiencia, la intuición, la compasión y el entendimiento son, todos , ingredientes para formar una buena indicación.

Alargar.

En Pilates se utiliza mucho la palabra alargar, o elongar. Es una directriz compleja, pues cada personas entiende algo diferente con ella. el trabajo con rangos de movimiento completos puede animar a elongar. También suele ayudar pensar en la contracción simultánea de la musculatura, a lo largo de la cadena cinética y con las articulaciones en extensión total. Así da la impresión, desde fuera y desde dentro , de estar trabajando toda la cadena cinética, como un alargado segmento ( alargándose en el espacio), más que sus cortos segmentos individuales.

A la hora de utilizar imágenes , es importante enfatizar la diferencia entre concepto y realidad fisiológica, y no confundirlas. Cuando se dice ,por ejemplo , » Eleve la pierna desde atrás ( los isquiotibiales) alargando la pierna desde la articulación dela cadera» » Alargue el brazo desde la axila» estamos empleando la visualización para conseguir un efecto físico ,pero anatómicamente es impreciso. Esto no quiere decir que estas imágenes no deban usarse, al contrario, se pueden usar y suelen ser muy efectivas. Pero debemos saber distinguir siempre entre realidad y licencia poética. Un punto de discusión relacionado con el anterior es la cuestión de cómo de estirado es estirado. Debido a la indicación habitual de no bloquear las rodillas o los codos se está refiriendo a no hiperextender la articulación. Debemos evitar hiperextender la articulación al practicar Pilates. Sin embargo, por el hecho de existir esta precaución no debemos evitar extender la articulación, significa que se debe alcanzar la línea más recta posible, sin pasar la extensión verdadera ( una línea recta). Para conseguir esto hay que tomar conciencia de lo que significa recto. En primer lugar, imagine una línea recta que atraviesa la articulación. Luego active los grupos musculares agonista y antagonista en la contracción simultánea. En el caso de la rodilla, lolos isquiotibiales y los cuádriceps debe estar contraídos simultáneamente con la rodilla en extensión total. En esta posición, la articulación disfruta de un buen soporte, los músculos correctos están plenamente activos y se ha conseguido una línea larga.

Recuerde que un miembro estirado es más largo que uno en hiprextensión o ligeramente flexionado. Notar esto resulta sencillo al realizar el trabajo de pies sobre el reformer. Mientras el carro se desplaza y aleja de la barra de pies, la pierna se está estirando. Una vez que la pierna está completamente estirada, el carro no podrá moverse más en esa dirección y será el momento de flexionar la rodilla y regresar. Si la rodilla continuase extendiéndose más allá de la línea recta, hacia hiperextensión, lo que hará el carro en realidad es aproximarse de muevo a la barra de pies. Es un movimiento pequeño pero claro a la hora de identificarlo, que demuestra que la hiperextensión es más corta que la extensión total. Por último, el alargamiento se trata tanto de una cualidad anatómica como interna, más fácil de conseguir cuando el movimiento es relajado que cuando es tenso.

Relajar las costillas.

Al hablar de visualización, hemos de prestar una particular atención a la parte inferior de la caja torácica, que suele abrirse o proyectarse hacia delante en posición erguida o levarse en la colchoneta en posición supina. Hacer esto puede desembocar en un acortamiento de los extensores de la columna lumbar y en hiperlordosis. Yo imagino que las costillas inferiores están conectadas a la sínfisis púbica por medio de una goma elástica que permite a las costillas moverse, deslizarse m deslizarse de arriba a abajo por la parte anterior del cuerpo , y permanecer controladas. Esta imagen favorece la relajación de los músculos de la zona lumbar, lo que aumenta la probabilidad de mejorar la activación abdominal. Oirá a menudos a profesores de Pilates decir » Cierre las costillas » o » Relaje las costillas» . Lo que psicológicamente se transmite es la activación de los músculos abdominales y el descenso de actividad de los extensores de la columna lumbar ( sin ir a la flexión de columna) , lo cual determina una alineación ideal y una apropiada activación muscular. La respiración puede representar un papel muy importante en este proceso. en general, espirar profundamente consigue el resultado deseado.

Imprimir las vértebras.

Eve Gentry, una de las mejores profesoras de pilates de primera generación, fue quien acuñó el término imprinting. Fue el tema central de sus enseñanzas y una de las potentes imágenes que utilizó con mucho éxito.

Tumbado sobre la colchoneta, visualice cómo el cuerpo se hunde sobre una tierra suave, dejando su huella. A partir de ahí, los huesos se acercan y se separan a esa huella o impresión. Con este modo de trabajar se deja de pensar en el movimiento de cada músculo individualmente y se presta más atención a movimiento de cada parte del cuerpo. Lo ideal es que termine resultado un movimiento fluido y libre de tensión. Por ejemplo, al realizar un despegue de la pelvis puede usted imaginar la impresión que deja su columna en la arena. Cada una de las vértebras se van separando de la huella , para luego volver a caer sobre ella. El resultado es una articulación secuencial de la columna, sin un exceso de actividad muscular ( o al menos sin la tensión que surge al esforzarse mucho en algo) . Este concepto puede aplicarse a cualquier parte del cuerpo y en cualquier posición. Permite que el cuerpo se mueva con una grácil corrección, sin ser sobrecargado de información.

Como conclusión, aprender y enseñar estrategias con efectividad depende del tipo de patrón de movimiento. Aun más, las diferentes personas puede preferir distintas formas de aprender. Algunos individuos aprenden mejor si se les enseña un dibujo o una maqueta del movimiento que le permitan practicar con la simulación. Otros aprenden mejor si diseccionan el ejercicio en movimientos más pequeños. Y otros prefieren una explicación o la utilización de indicaciones táctiles. En la mayoría de los casos lo mejor es una combinación de técnicas, empleando todos los ángulos posibles para mejorar el rendimiento y aumentar la comprensión.

Fuente: Rael Isacowitz . Pilates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *