Adiós a la anemia.

historia.mujeres.cade_[1]

Cansancio, desánimo, uñas frágiles… pueden ser señales de que a tu cuerpo le falta hierro. Te ayudamos a solucionarlo.

¿Sabías que un déficit marcado de hierro puede causar depresión? ¿ O que una anemia provoca mala memoria y falta de concentración, lo que puede crear problemas en el trabajo y malas notas en el caso de estudiantes?  La anemia, concretamente la ferropénica, es una de las carencias nutricionales más frecuentes en el mundo desarrollado. Afecta sobre todo a mujeres y niños , y puede tener repercusiones negativas en la salud.

El hierro es esencial en nuestra vida. Gracias a él sintetizamos la hemoglobina, que se encarga de transportar el oxígeno a todo el organismo. Cuando generamos poco , el oxígeno no llega bien a todo el cuerpo, lo que nos provocará palidez, cansancio, piel y uñas frágiles, desánimo e incluso alteraciones cardiovasculares, como taquicardias o palpitaciones, así como una disminución de nuestras defensas.

Muchas mujeres arrastran anemias desde el embarazo. Durante la gestación las reservas de hierro quedan mermadas y en el parto se pierde sangre. El problema se agrava por la falsa creencia de que el hierro engorda.yogaemb[1]

El hierro no engorda. Muchas mujeres asocian anemia a delgadez y no toman el hierro suficiente por miedo a engordar. El hierro natural de los alimentos y el de suplementos no engorda ni provoca que comamos más. en cambio, la anemia genera cansancio, que el cuerpo intenta paliar demandando más alimentos.

Una buena dieta es la mejor receta. El hierro en tus platos. El que mejor se asimila es el de origen animal. Come carne dos o tres veces por semana. Una ración ideal es 100-130 g. Toma también pescado dos o tres cedes a la semana. Una de las raciones que sea alguno muy rico en hierro, como berberechos, mejillones, almejas…

Legumbres con vitamina C. Inclúyelas en tu dieta tres veces por semana ( unos 50-70 g por ración) Intenta combinarlas con alimentos ricos en vitamina C ( tomates, pimientos , perejil) porque absorberás mejor el hierro.

774-Vino1[1]

Una copita de vino contiene casi un miligramo de hierro por cada 100 ml ,pero la razón para aconsejarlo es que el alcohol aumenta la absorción del aportado por el resto de alimentos.

Cuidado con el calcio, ya que dificulta que asimiles el hierro de los alimentos. Intenta no tomar lácteos , por ejemplo cuando planees un menú rico en hierro.

Frutos secos a diario. Un puñadito de frutos secos cada día es la mejor garantía de tener un aporte extra de hierro y otros minerales esenciales. Los pistachos y los piñones son los campeones en este mineral.

La cafeína, mejor entre horas. No tomes café después de comer, o bebidas de cola durante la comida. La cafeína que contienen inhiben la absorción del hierro. Tómalos 1 hora después . Entre comidas.

Vía : RBA. Mamen Lorenzo.

Si te sirvió nuestro artículo o quieres dejar tu aportación, adelante, puedes hacerlo a continuación  y desearte un estupendo día.

Un comentario sobre “Adiós a la anemia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *