6 principios básicos de Pilates

Josep%20Pilates[1]

Es necesario incorpora los principios de forma correcta y trabajar los conceptos fundamentales hasta que fluyan de forma natural y se conviertan en hábito.

Core o centro de energía. Es definido como el «cinturón» ( anterior y posteriormente hablando) que se extiende desde la base de las costillas hasta por debajo de la pelvis. Constituye el pilar fundamental del método. Todo el trabajo empieza a partir del centro y continúa desde él. El centro soporta el tronco , ayuda a mejorar la postura, facilita movimientos equilibrados y afina el control motor de las extremidades.

Todos los movimientos irradian del centro de energía: fluyen a partir del interior de este centro hacia afuera. Respetando otras disciplinas y técnicas, el centro en el método Pilates es un centro físico y no un centro físico. El desarrollo del centro de energía ayuda a prevenir el dolor de espalda y otras lesiones , e implica menos fatiga.

Concentración. Para beneficiarnos completamente del trabajo, los ejercicios deben realizarse con una absoluta concentración. Es la mente la que guía al cuerpo. Los ejercicios no deben ejecutarse de un modo casual o repentino, sino que la mente se debe centrar con el cuerpo en movimiento. Al realizar los ejercicios, es fundamental tener conciencia de todas las partes del cuerpo, enfocando la concentración se consigue una total conciencia del cuerpo. Todas las partes del cuerpo están interconectadas y se influencian entre sí, de modo que aprender a concentrarse es esencial para aprender a controlar el cuerpo y la mente.

En el método Pilates se estudia en cada ejercicio unos objetivos y una razón de ser. Las pautas e instrucciones son fundamentales para obtener el éxito global de cada ejercicio, ignorar los detalles supone sacrificar el valor y el beneficio del ejercicio. La razón de la necesidad de concentrarse es poder estar al mando de cada movimiento, para , así , realizar movimientos precisos y perfectos.

Control. Cuando el trabajo se realiza desde el centro y con absoluta concentración, se controlan los movimientos que se ejecutan , sin permitir que los hábitos – casi siempre erróneos- o la gravedad se adueñen de ellos. Joseph Pilates llamó a su método  El Arte del Control. Es importante conseguir el control del cuerpo en momento, de la mente sobre el cuerpo y del patrón de respiración. Nada en el método Pilates es casual, el control es una clave esencial para conseguir la calidad deseada del movimiento, un movimiento que ha de ser preciso.

Precisión. Todos los ejercicios tienen una estructura clara, una forma precisa y una dinámica adecuada. Los ejercicios fueron diseñados con el fin de obtener el máximo beneficio de cada uno de ellos. Se debe prestar mucha atención a los detalles, ya que la calidad en los movimientos es más importante que la cantidad. Pilates dijo:» Concéntrese en los movimientos correctos cada vez que se ejercita o los hará incorrectamente y perderán su valor» La precisión ayuda a disminuir el riesgo de lesiones, por eso los ejercicios avanzados solo son recomendables para los alumnos que tiene «precisión» en la ejercicios de los movimientos.

Respiración. La respiración debe ser adecuadamente coordinada con los movimientos. Joseph Pilates escribió: «Ante todo, aprenda a respirar correctamente» Defendía que forzar la espiración completa era la clave para una correcta inspiración. La espiración es fundamental, pues expulsa el aire viciado de los pulmones, como cuando » estrujamos un paño empapado de agua».

Fluidez de movimiento. Están diseñados para darte flexibilidad y habilidad que se releja en tu manera de andar… Los movimientos deben ser rítmicos y armoniosos.

Vía:El auténtico método Pilates . Esperanza Aparicio y Javier Pérez.

Amigo, puedes dejar si lo deseas tu comentario a continuación. Muchas gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *