Atent@ a tu suelo pélvico.

Pilates en tres cantos y colmenar viejo

Además de trabajar los abdominales  con ejercicios adecuados , es muy importante tener consciencia de la acción muscular del suelo pélvico. Cada vez son más las mujeres deportistas que son conscientes de la necesidad de realizar ejercicios que ayuden a mantener y reforzar la musculatura de su suelo pélvico, pero muy pocos los hombres que se apuntan a este tipo de trabajo.

La acción de la musculatura del suelo pélvico es mucho más sutil que la de la musculatura del abdomen, pero no por ello es menos importante. En nuestras rutinas de ejercicios siempre es conveniente tener en cuenta las repercusiones sobre el periné que tendrán los esfuerzos realizados. Lo mejor es incluir ejercicios que activen el suelo pélvico en nuestras rutinas, incluso como parte de algunas acciones del día a día.

  • Siempre que realices ejercicios abdominales procura que tu suelo pélvico no proyecte hacia el exterior, sino más bien todo lo contrario. Debes tener la sensación de que se proyecte hacia dentro y hacia arriba.
  • Cuando hagas ejercicios de fuerza concéntrate para que tu suelo pélvico no se proyecte hacia el exterior. Como sabes la respiración juega un papel fundamental cuando haces contracciones abdominales. Debes espirar en la fase concéntrica ( cuando flexionas) e inspirar en la excéntrica. De ese modo evitas la distensión de los músculos de la zona abdominal y por lo tanto ayudas a que la longitud de las fibras musculares en esa región no crezcan en sentido contrario al que nosotros deseamos.
  • Incluye algunas rutinas de ejercicios hipopresivos con los que incrementarás el tono muscular en reposo, es decir, la contracción muscular sostenida y autónomo, lo que permite disminuir el perímetro de la cintura.

hipopresivos-1[1]

¿Cómo hacer abdominales hipopresivos? Debes inspirar haciendo que tu abdomen reduzca su diámetro significativamente, haciendo que el ombligo se acerque a tu espina dorsal. Una vez hecho esto, debes expulsar el aire y quedarte en apnea hasta que tengas necesidad de volver a respirar. Cuando ocurra esto, hazlo, pero sin relajar el abdomen e intentando llevar el ombligo cada vez más adentro.

Vía: Spor Life . Raúl Notario.

Puedes dejar tu comentario más abajo si lo deseas. Gracias y feliz día.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *