Ponlo en práctica

4[1]

El ejercicio es la trampa amistosa que le haces a la naturaleza. Tu cuerpo espera que camines quince kilómetros al día, con una o dos horas de caza y algún otro trabajo pesado adicional. Pero afortunadamente es fácil engañarlo. Con algo menos de una hora de ejercicio diario, puedes convencerle de que la primavera ha llegado a la sabana . Menos de una hora al día para estar delgado, en forma, alerta, enérgico, saludable y optimista durante las próximas décadas.

La naturaleza no es como la cinta andadora del gimnasio. Es un entorno físico siempre cambiante, con lo cual no es de extrañar que una variedad de ejercicios con distintas intensidades sea más beneficiosa que una rutina única y sin variaciones. en la práctica , la mayoría de la gente acaba cansándose del programa único y lo abandona. Por esta razón, sugerimos incorporar una gran variedad de ejercicios a lo largo de los próximos 30 años. La regla de la naturaleza es sencilla: ejercítate en serio cada día. Ignora todo lo que se dice acerca de hacer ejercicio tres o cuatro días a la semana. Igual que las recomendaciones oficiales para el colesterol, no es más que el mínimo indispensable , una súplica desesperada que la profesión médica hace cuando reina el sedentarismo.

Que el ejercicio sea prolongado y suave ( una o dos horas  de caminata a buen ritmo o Pilates  ) o más corto e intenso ( correr, nada …) es mucho menos importante que el hecho de que sea diario ( seis días a la semana). Recuerda que lo principal es proporcionarle continuamente a tu cuerpo señales que le indique que tiene que hacerse más joven. No importa si rejuveneces con mayor o menor rapidez; tienes tiempo. Lo importante es que continúes avanzando en la dirección correcta.

Vía Más joven cada año. Chris Crowley y Henry S. Lodge

Si quieres , a continuación, puedes dejar tu comentario. Gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *