Archivo de la etiqueta: gym

Cuando el corazón sufre

¿Sabías que muchas mujeres notan un gran cansancio e insomnio unas semanas antes de tener un infarto?

Se calcula que el 60% de los fallecimientos de mujeres en países desarrollados ( y el 50% en países en vías de desarrollo) tienen una causa cardiaca detrás. ambos datos vienen a poner de manifiesto que muchos de los hábitos de vida que adoptamos hoy en día no son adecuados o suficientes para cuidar el corazón.

PON NOMBRE A TUS ENEMIGOS Y CONTRÓLALOS.

  • El estrés , enemigo número 1. Según una investigación realizada por el Hospital de Brigham (EEUU), las mujeres que trabajan bajo presión tienen un 40% más de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, el infarto incluido. Para que no represente una gran amenaza, descubre maneras de relajarte al final del día y oblígate a relativizar lo que te ocurre, las presiones que recibes o las responsabilidades y problemas que tú misma vas arrastrando.
  • La menopausia. Está demostrado que las hormonas femeninas que circulan por nuestro organismo durante la edad fértil ayudan al buen funcionamiento del corazón y a limpiar las arterias de la grasa dañina que las va estrechando. Por eso, que falten esas hormonas por haber entrado en la etapa menopaúsica, se considera un factor de riesgo. Puesto que no es modificable y, tarde o temprano, los ovarios dejarán de trabajar y de producir esas hormonas protectoras, no hay más remedio que buscar otras armas con las que seguir estando «fuera de peligro». ¿ Cómo lo podemos hacer? la alimentación mediterránea que es abundante en legumbres, cereales, frutas y verduras frescas y pescado , así como el ejercicio físico son la combinación perfecta para mantenernos alejadas de los problemas cardiacos.
  • El tabaco. Las mujeres no se salvan de sus dañinos efectos, que tienen una incidencia directa sobre el corazón y todas las estructuras que lo rodean. Al poco tiempo de dejar este hábito, el riesgo de sufrir un infarto se reduce de manera considerable. Una » calada» aumenta el ritmo cardíaco, que pasa de 5 a 20 latidos por minuto. Y eso no sería tan problemático si el tabaco no provocara, a la vez una contracción de los vasos sanguíneos. ¿ El resultado? Hay más presión en la sangre pero menos sitio por donde circular.
  • Trastornos no controlados, como la hipertensión, el colesterol, la obesidad o la diabetes. De ahí que todavía sea más necesario llevar una buena y variada alimentación realizar una actividad física que ayuda a que esas enfermedades no se descontrolen.
  • Sus propias alertas. las coronarias de las mujeres son más finas que en el hombre, por lo que a veces ni siquiera es necesario que se formen placas de grasa sino que esas arterias pueden cerrarse súbitamente por un espasmo coronario a raíz de un disgusto muy intenso un shock repentino o un estrés agudo.

¿Por qué nos detectan tarde el infarto? Los síntomas de infarto en la mujer pueden ser más inespecíficos y menos claros que en el hombre: no suele aparecer dolor en el brazo izquierdo ni tan siquiera fuerte opresión en el pecho sino más bien una especia de quemazón en mitad del cuerpo que puede confundirse con acidez estomacal. Si suele haber mareos y sudoración, pero en ellas estos síntomas son propios de trastornos habituales. El primer error es , posiblemente, que ni la propia mujer le dé la importancia que merece y, por tanto, que acuda tarde al servicio médico. El segundo , que los especialistas no consideren que se trata de un infarto. Pese a todo, y para evitar una situación complicada, bien valdría la pena que en esos casos ( y sobre todo si la mujer tiene más de 50 años) se realizara un electrocardiograma. Y atenta a este otro dato : muchas mujeres «infartadas» cuentan que unas semanas antes notaron un cansancio extremo y dificultad para conciliar el sueño.

Especialistas del Hospital Sir Charles Gairdner de Australia aseguran que comer una onza de chocolate al día o por lo menos una vez a la semana, reduce un 35 % el riesgo de morir por enfermedad cardiaca. Debe ser, preferiblemente, negro ( al menos 75% de cacao) y tomarlo sin caer en excesos.
¿Te animas? ¡Está riquísimo!!

Fuente: Guía de la salud femenina: consejos saludables para la mujer de hoy. RBA publicaciones

Entrenamiento en Pilates del suelo pélvico

El entrenamiento de fuerza, según los fundamentos y los conocimientos de la enseñanza del entrenamiento, es también posible y útil en el marco del método Pilates. si se prescinde de la perspectiva tradicional y de la idea predominante que ve «el pilates como concepto sutil de bienestar» se amplía el entrenamiento de pilates tanto con los ejercicios de pilates con colchoneta como con los ejercicios de máquinas.

Si existen grandes disfunciones, no se puede esperar que los ejercicios complejos aquí expuestos obtengan un buen resultado. El entrenamiento dirigido y aislado ,y sobre todo diario, durante largos períodos de tiempo podría ser necesario para equilibrar las carencias. Nos vamos a aproximar a describir los puntos claves de pilates en casos de disfunción de suelo pélvico y en casos que requieran activar el músculo transverso del abdomen.

  • Mediante la actividad física general, los pacientes con disfunción del suelo pélvico no experimentan contracciones reflejas de los músculos del suelo pélvico (Junginger 2009). Por el contrario, el entrenamiento de los abdominales, es decir, los ejercicios que se realizan elevando el tronco en flexión, en casos de disfunción pueden ser molestos para el suelo pélvico (Keller et al. 2007).
  • Los pacientes con disfunción del suelo pélvico a menudo tienen problemas en la articulación sacro-ilíaca y no son capaces de controlar el musculo transverso del abdomen de un modo predeterminado.
  • Los pacientes con problemas en la articulación sacroilíaca son propensos a sufrir incontinencia (Hamilton 2009)

Es recomendable realizar un entrenamiento diario para recuperar la precontracción y el control motor de la musculatura del suelo pélvico.

El objetivo del tratamiento de los ejercicios del suelo pélvico es recuperar la sincronización y coordinación de la musculatura del suelo pélvico .

¿Cómo hay que realizarlo? Hay que contraer los músculos del suelo pélvico 10 veces durante 10 segundos y hacerlo 3 veces al día, aplicando una tensión que llegue gradualmente hasta cerca del 50% así estarás entrenando la resistencia del músculo.

Primero se debe practicar la contracción con la espiración y luego también con la inspiración.

Se hará también con la columna extendida , así como con la columna flexionada.

Mantén una postura erguida a diario, especialmente al toser y al estornudar.

Fuente: Pilates terapéutico . Verena Geweniger y Alerxander Bohlander