Archivo de la etiqueta: patologías

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática crónica e inflamatoria que afecta a casi medio millón de personas en España. Suele aparecer en personas adultas jóvenes , entre los 18 y los 30 años, y es más frecuente entre los hombres. Puede llegar a limitar mucho la vida de una personas, tanto en el ámbito físico como psicológico.

¿Cuáles son sus causas? No se saben exactamente los motivos de por qué sucede, pero parece tener una causa genética, ya que aparece con frecuencia en determinadas familias y , por otro lado, más del 90% de los afectados tienen un gen, el HLA-B27 , relacionado con el desarrollo de esta enfermedad. Este gen podría alterar diferentes células del sistema inmunológico produciendo una inflamación crónica como la de la espondilitis anquilosante.

¿Qué síntomas produce? El más característico es el dolor de espalda, concretamente en la zona lumbar. Suele empezar de manera lenta y resulta más intenso por las mañanas, aunque mejora cuando nos movemos. como se prolonga durante meses, puede provocar rigidez en la columna vertebral. También acostumbra a haber inflamación de la zona sacroilíaca, donde se une el huesos saro con la pelvis, y puede afectar a otras articulaciones de cuerpo como las rodillas, caderas, hombro y tendones, siendo muy frecuentes las molestias en el tendón de Aquiles.

¿Cómo se diagnostica? Suelen realizarse radiografías de la columna con el objetivo de detectar cambios crónicos que provoque inflamación, como zonas de erosiones o esclerosis. En la mayoría de casos también se realizará una resonancia para un estudio más completo. Por otro lado, una analítica de sangre puede confirmar unos elevados parámetros inflamatorios, también llamados reactantes de fase aguda, como son la PCR y la VSG. La presencia del gen HLA-B27 también se detecta en una analítica, aunque solo se tendrá en cuenta esto si el paciente tiene los síntomas característicos de una espondilitis, puesto que es un tipo de gen también presente en un 10% de personas sanas.

¿Cómo se trata? Suelen prescribirse analgésicos : en concreto antiinflamatorios como el diclofenaco o corticoides como la prednisona, para mejorar el dolor , y también fármacos auntrreumáticos modificadores de la enfermedad, como el metotexano o sulfasalazina. Otros medicamentos como los inhibidores biológicos, que pueden ” frenar”, la progresión de la enfermedad, se valorarás según el caso y solo se indicarán a aquellas personas que puedan beneficiarse realmente de los mismos. Además resulta muy importante mantenerse activo haciendo ejercicio físico moderado con cierta regularidad.

Fuente: Mariano Nadal. Heres publicaciones