Archivo de la etiqueta: transverso

Entrenamiento en Pilates del suelo pélvico

El entrenamiento de fuerza, según los fundamentos y los conocimientos de la enseñanza del entrenamiento, es también posible y útil en el marco del método Pilates. si se prescinde de la perspectiva tradicional y de la idea predominante que ve «el pilates como concepto sutil de bienestar» se amplía el entrenamiento de pilates tanto con los ejercicios de pilates con colchoneta como con los ejercicios de máquinas.

Si existen grandes disfunciones, no se puede esperar que los ejercicios complejos aquí expuestos obtengan un buen resultado. El entrenamiento dirigido y aislado ,y sobre todo diario, durante largos períodos de tiempo podría ser necesario para equilibrar las carencias. Nos vamos a aproximar a describir los puntos claves de pilates en casos de disfunción de suelo pélvico y en casos que requieran activar el músculo transverso del abdomen.

  • Mediante la actividad física general, los pacientes con disfunción del suelo pélvico no experimentan contracciones reflejas de los músculos del suelo pélvico (Junginger 2009). Por el contrario, el entrenamiento de los abdominales, es decir, los ejercicios que se realizan elevando el tronco en flexión, en casos de disfunción pueden ser molestos para el suelo pélvico (Keller et al. 2007).
  • Los pacientes con disfunción del suelo pélvico a menudo tienen problemas en la articulación sacro-ilíaca y no son capaces de controlar el musculo transverso del abdomen de un modo predeterminado.
  • Los pacientes con problemas en la articulación sacroilíaca son propensos a sufrir incontinencia (Hamilton 2009)

Es recomendable realizar un entrenamiento diario para recuperar la precontracción y el control motor de la musculatura del suelo pélvico.

El objetivo del tratamiento de los ejercicios del suelo pélvico es recuperar la sincronización y coordinación de la musculatura del suelo pélvico .

¿Cómo hay que realizarlo? Hay que contraer los músculos del suelo pélvico 10 veces durante 10 segundos y hacerlo 3 veces al día, aplicando una tensión que llegue gradualmente hasta cerca del 50% así estarás entrenando la resistencia del músculo.

Primero se debe practicar la contracción con la espiración y luego también con la inspiración.

Se hará también con la columna extendida , así como con la columna flexionada.

Mantén una postura erguida a diario, especialmente al toser y al estornudar.

Fuente: Pilates terapéutico . Verena Geweniger y Alerxander Bohlander